Homepage
Cruzada
Perspectivas
Sobre Fátima
Noticias
Recursos
Tercer Secreto
Consagración
Oración
Librería
Homepage
Apostolado
Para hacer un donativo
Más información
Nuestra señora de Fatima en línea
ImageMap for Navigation ¿Por qué Fátima? Mapa del sitio Contactar
La Cruzada de Fátima: El rector del santuario confirma la nueva orientación ecuménica en Fátima
Al intentar negarlo lo están afirmando

El rector del santuario
confirma la nueva
orientación ecuménica en Fátima

por John Vennari

Tras dos meses de silencio, por fin las autoridades del Santuario de Fátima han tratado en público su presunto plan de transformar Fátima en un santuario interconfesional. Salieron tres noticias desde Fátima al respecto. La primera noticia fue publicada el 1º de enero de 2004 en un informe de Zenit basado en un comunicado de Mons. Guerra, el rector del santuario de Fátima, con fecha del 28 de diciembre de 2003; la segunda fue la publicación en la web por parte del mismo Santuario del comunicado del 28 de diciembre, un texto algo diferente de lo publicado en Zenit (se explicarán las razones más tarde); la tercera fue una entrevista corta con el rector Mons. Guerra que se publicó en una página web relacionada con Medjugorje.

El artículo que se publicó en Zenit

El 1º de enero el servicio de noticias Zenit publicó un artículo en inglés titulado “¿Qué sucede en Fátima?” que trató un presunto plan para convertir el santuario de Fátima en un santuario interconfesional. El artículo contiene numerosas inexactitudes, la mayoría de parte del rector del santuario, Mons. Guerra.

La periodista Delia Gallagher dijo que Zenit había recibido un facsímile de tres páginas (escrito en portugués) del Obispo Serafim de Sousa Ferreira e Silva, con fecha del 28 de diciembre, en el cual el rector del santuario de Fátima afirmó que el Padre Nicholas Gruner estaba detrás del informe original del 1º de noviembre que se publicó en el Portugal News con el título de “Fátima está en camino de convertirse en un santuario interconfesional”.

“Estamos convencidos — dijo el rector del santuario de Fátima, Guerra — de que en el artículo que se publicó en el Portugal News actuaron como instigadores algunos miembros del grupo que sigue al Padre Nicholas Gruner”. La suposición de Guerra era completamente falsa. Declaro categóricamente que el Padre Gruner de ninguna forma está conectado con el Portugal News y no está involucrado en el informe del 1º de noviembre.

A petición de la organización del Padre Gruner asistí al Congreso Interconfesional de Fátima y escribí un informe titulado “¿Fátima está en camino de convertirse en santuario interconfesional? Relato de un testigo presencial” que se publicó en la página web del Padre Gruner.1 También se publicó en el número de The Fatima Crusader del invierno de 2004.

.En ese informe cito el artículo del Portugal News y también otro periódico local de Fátima, Notícias de Fátima, que publicó un artículo titulado “Santuario para distintas religiones”. Pero absolutamente nadie de la organización del Padre Gruner tenía algo que ver con los artículos publicados en Portugal News y Notícias de Fátima.

Zenit también afirmó que el Padre Gruner estaba conectado con la declaración de “Te Resistimos en la Cara”, lo que no es verdad. La declaración de resistencia fue un proyecto coordinado por Atila Sinke Guimarães, Michael Matt, Marian Horvat y un servidor. El Padre Gruner no estaba enterado ni leyó dicha declaración hasta después de su publicación en The Remnant en su número del 30 de mayo de 2000.

Es interesante que Zenit haya merecido una respuesta por facsímile de las autoridades de Fátima, algo que no recibieron otros periodistas católicos. Christopher Ferrara envió un facsímile de parte de The Remnant el 23 de noviembre de 2003 en el que hizo algunas preguntas sobre la nueva iniciativa pan-religiosa* de Fátima y pidió la confirmación o negación del rector Guerra de las citas que se le atribuyó haber dicho en el Portugal News y Notícias de Fátima. Mons. Guerra no mandó una respuesta a este facsímile del Sr. Ferrara, ni a su correo electrónico del 10 de noviembre; tampoco hubo respuesta de otro personal del santuario. Es más, Guerra no niega la declaración en ninguna parte del documento enviado a Zenit aunque tenía la oportunidad de hacerlo. Se puede concluir razonablemente que el Monseñor no niega la veracidad de las citas que se le atribuyó haber dicho en Portugal News y Notícias de Fátima.2


+Nota del editor: vea la copia del facsímile del 21 de noviembre, enviado el 23 de noviembre, en el artículo titulado “Lo Hiciste - ¿Sí o No?” que aparece en este número.
*pan-religioso: para todas las religiones, con excepción de la única verdadera.

Un comunicado “revisado”

El 2 de enero escribí los párrafos anteriores en respuesta al artículo de Zenit y se publicaron inmediatamente en distintas páginas web. Diez días después me enteré de que el Santuario de Fátima había publicado el comunicado del 28 de diciembre en su propia página web. Sin embargo, el texto fue cambiado para eliminar toda referencia explícita al Padre Gruner. No se le menciona. Pedí una explicación a Zenit de esta diferencia y me contestaron que el 7 de enero el Santuario de Fátima les había mandado una versión en inglés de la declaración del 28 de diciembre, y que ésta se había cambiado para eliminar toda referencia explícita al Padre Gruner. Es esta versión en inglés la que ahora aparece en la página web del Santuario de Fátima.



Ambas declaraciones del 28 de diciembre – la en Zenit y la de la página web del Santuario – confirman que los encargados en Fátima se han comprometido a apoyar esta iniciativa pan-religiosa y posconciliar. El rector Guerra declara que “las apariciones de Fátima nos exhortaron al diálogo interreligioso”. ¡Qué absurdo! Nuestra Señora de Fátima pidió la conversión de Rusia al catolicismo y el triunfo del Inmaculado Corazón en todo el mundo. El ecumenismo y “diálogo interreligioso” promovidos a partir del Concilio hubieran escandalizado a los papas de antes de 1958. Estas novedades – incluyendo las oraciones en común con chamanes y sacerdotes de vudú en Asís (vea las fotos en el artículo “Detengan esta Atrocidad Ahora”) – se alejan de las tradiciones de la enseñanza y la práctica católicas durante 2000 años.

Además en 1928, once años después de las apariciones de Fátima, el Papa Pío XI publicó la encíclica Mortalium animos (reimpresa, vea “Cómo fomentar la verdadera unidad religiosa” en este número) que condena el mismo ecumenismo promovido a partir del Vaticano II.

En esta encíclica el Papa Pío XI escribió que la Santa Sede “siempre ha prohibido” a los católicos participar en reuniones interconfesionales. Insistió muy bien en que la “unidad tiene su origen sólo en una única autoridad de enseñanza, un único credo, una única fe cristiana”. El Papa Pío también escribió que detrás de las “palabras hermosas y atractivas” de la orientación pan-religiosa “se esconde un error sumamente nocivo para la Fe católica”.

La “nueva interpretación” de Fátima

En su defensa de la afirmación que el mensaje de Nuestra Señora de Fátima fue una exhortación al diálogo interreligioso, el rector Guerra recurrió a explicaciones repletas de tonterías. Escribe:

“En el mensaje de Fátima se encuentran hechos y dichos que parecen indicar dos exhortaciones implícitas a la práctica de este espíritu de diálogo con personas de otras creencias. Así las apariciones del Ángel de la Paz nos proporcionan dos pistas importantes: el hecho que el Ángel se postró en el suelo al momento de rezar durante la primera y tercera aparición y el hecho que en la tercera comunión dio la Comunión bajo la especie del pan a la vidente de más edad, ya que ella había hecho su Primera Comunión; sin embargo a Francisco y Jacinta que todavía no la habían hecho, les dio la Comunión bajo la especie del vino. Si observamos que estas dos prácticas ya no se siguen en el catolicismo latino desde hace varios siglos aunque permanecen vivas en las iglesias cristianas del Oriente, se puede –hasta parece que se debe– ver en estos hechos una invitación de conectar a Fátima con las iglesias orientales, tanto las católicas como las ortodoxas. Es decir, el mensaje del Ángel de la Paz incluye un llamamiento al diálogo ecuménico con aquellas iglesias que se separaron de Roma hace más de mil años, un diálogo que gracias a Dios avanza sin prisa pero sin pausa”.3

Primero recordemos que el Congreso organizado en Fátima en 2003 por el rector del santuario Guerra, el Padre Jacques Dupuis y el Arzobispo Michael Fitzgerald explicó que el diálogo no implica un trabajo de conversión de los no-católicos al catolicismo. Más bien el diálogo es un medio para que todas las religiones colaboren en concordia para convertir al “cristiano en mejor cristiano y al hindú en mejor hindú”, según afirmó Jacques Dupuis en un discurso que fue aplaudido por el rector del santuario Guerra.

En cambio, Nuestra Señora de Fátima dijo que deseaba la consagración solemne de Rusia (por nombre) al Inmaculado Corazón de María por parte del Papa en unión con todos los obispos del mundo en el mismo día, prometiendo la conversión de Rusia, es decir su conversión a la Fe católica, si se cumpliera este mandato.

Conviene que sea así, puesto que el Concilio de Florencia, siguiendo la enseñanza perenne de los Papas y los santos a lo largo de la historia de la Iglesia, declaró con infalibilidad que los miembros de la Iglesia ortodoxa tienen que convertirse a la Iglesia católica para ser salvados. Un tipo de diálogo que niega la necesidad de conversión de los no-católicos contradice el mensaje de Fátima y la Fe católica.

“Progreso” inexistente

El rector Guerra declara que el diálogo “progresa lentamente”, pero de hecho no progresa en absoluto. Es porque el ecumenismo de hoy no es una unión de religiones, sino una unión pan-religiosa de los liberales e izquierdistas entre las distintas confesiones. Los “católicos ecuménicos” bien saben que no hay posibilidad de diálogo con miembros de las confesiones que creen que su religión posee la verdad. Más bien entablan un diálogo con los miembros progresivistas de las distintas sectas cuya preocupación principal es que nos llevemos bien.

Por eso el Vaticano no pudo firmar el Acuerdo luterano-católico con los luteranos conservadores del Sínodo de Missouri, quienes denunciaron que el documento era una farsa. No, lo firmó con los luteranos que están a favor del aborto y la “ordenación” episcopal de mujeres. Mientras tanto nos ponen al tanto del gran progreso del Vaticano II en alcanzar la unidad ecuménica.

Pero no es así. Por ejemplo, el Patriarca de la Iglesia Ortodoxa rusa no dejó entrar el Papa Juan Pablo II en Rusia y denunció su transmisión televisiva en circuito cerrado al pueblo ruso como una “invasión de Rusia”.4 Obsérvese también la protesta de los ortodoxos griegos durante su visita a Atenas el 4 de mayo de 2001. Fue aquí que los sacerdotes cismáticos denunciaron al papado con megáfonos; sacerdotes y monjes tocaban las campanas como expresión de luto mientras llevaban globos negros a la plaza de Atenas, alzaban pancartas denunciando el Papa como el Anticristo y gritaban, “¡Papa, vete a casa!”5

Obsérvese una protesta semejante durante la visita del Papa a Ucrania. El 28 de junio de 2001 algunos sacerdotes ortodoxos en cisma dirigieron grandes demostraciones con la participación de monjas que llevaban una pancarta diciendo: “La invitación del Papa a los ucranianos es una puñalada en la espalda de los ortodoxos”. Aquí también se denunció al Papa como el Anticristo.6

Esto nos lleva a concluir que el “progreso” ecuménico al que se refería el rector Guerra es casi inexistente.

Por último, se equivoca el católico que entabla un diálogo con abundantes sonrisas, pero que deja a los ortodoxos atrapados en los errores de su religión. El Papa San Pío X señaló que, en el orden objetivo, los miembros de la religión ortodoxa no solo son cismáticos sino también herejes, porque se niegan a aceptar: 1) la procedencia de las Personas de la Santísima Trinidad; 2) la Inmaculada Concepción de la Virgen; 3) la infalibilidad papal según la definió el Concilio Vaticano I; 4) la primacía petrina.7 Los miembros de la religión ortodoxa tienen que renunciara  estos errores y convertirse a las verdades de la Fe católica si se quieren salvar. Esto cuadra con el mensaje de Fátima, dado que la conversión de los ortodoxos rusos sucederá de modo milagroso y en gran escala cuando por fin se consagre a Rusia al Inmaculado Corazón de María.

Sin embargo, el rector Guerra osa decir que el mensaje de Fátima nos llama a un “diálogo” que rechaza la necesidad de convertir a los no católicos.

La Virgen dijo: “Dios quiere establecer la devoción a mi Inmaculado Corazón en todo el mundo”.  No dijo: “Dios quiere establecer el diálogo ecuménico en el mundo, dejando las almas en las tinieblas de su religión falsa”. Sin embargo es esta locura lo que afirma el rector Guerra.

Fátima: ¿llamamiento al diálogo entre católicos y musulmanes?

Después el rector Guerra afirmó que el mensaje de Fátima es un llamamiento a un diálogo parecido con los mahometanos. Escribe:

“Un año después de las apariciones del Ángel, la Virgen escogió la Cova da Iria [Hoyo de Iria (sic)] como el lugar de las apariciones. Sabía de antemano que este lugar desconocido sería llamado Fátima, porque está ubicado dentro de los límites de la única parroquia, el único pueblo en Portugal que lleva el nombre de la hija de Mahoma, el fundador del Islam. Al lado de Fátima había otros pueblos con nombres cristianos que la Virgen hubiera podido escoger. Pero bien, sabía de antemano que su decisión en este caso nos haría pensar con frecuencia en la religión musulmana que los árabes practicaron aquí antes de la reconquista cristiana. Nuestra Señora sabía que los hombres prestan mucha atención a las coincidencias y que, por lo tanto, se daría cuenta en un momento u otro de la coincidencia del lugar de sus apariciones con el nombre de la hija de Mahoma”.

A continuación, el rector Guerra sugirió que el Cielo está empleando este medio para decirnos que debemos entablar un diálogo con los musulmanes. No obstante Christopher Ferrara contradice esta afirmación del rector Guerra:

“El pueblo de Fátima recibió su nombre de una princesa musulmana que fue tomada presa por las fuerzas cristianas durante la ocupación mora de Portugal.  El Conde de Ourem se enamoró de ella, y la joven se convirtió al catolicismo y recibió el bautismo antes de casarse con él en 1158. Su nombre de pila era Oureana, pero su nombre de nacimiento había sido Fátima en honor a la hija de Mahoma. Entonces el nombre del pueblo de Fátima no es testimonio del diálogo interreligioso, sino del triunfo del cristianismo sobre los ocupantes musulmanes de Portugal (un proceso que recién se completó un siglo más tarde)”.8

De nuevo vemos que en todo caso este aspecto de Fátima realza la conversión. No es posible interpretarlo para justificar un “diálogo” que alabe a los musulmanes aunque corrompan la verdad divina; que honre su religión aunque rechace la divinidad de Cristo; que les sonría mientras denuncian la Santísima Trinidad en el Corán; que les asegure que la conversión a la única Iglesia verdadera no es necesaria para su salvación; y que les invita a unirse con católicos, hindúes, judíos, budistas y animistas para construir una “civilización de amor” que se basa en la pan-religión.

Recordemos que el rector Guerra es el mismo que aplaudió el modernista Padre Jacques Dupuis, que dijo en el Congreso reciente de Fátima: “No hay necesidad de invocar aquí aquel horrible texto del Concilio de Florencia” que dice que no hay salvación fuera de la Iglesia católica. Dupuis, con la aprobación de Guerra, exhortó a la audiencia a rechazar esta definición de dogma católico. No nos debe sorprender que el rector Guerra intente trastornar el mensaje de Fátima para que se adecue a su visión distorsionada de una pan-religión.

“¿Todavía estamos muy lejos?”

¿Cuál sería su respuesta si le pidieran participar en oraciones interconfesionales con los hindúes? Si es un católico de verdad, fiel a las enseñanzas y las prácticas perennes de la Iglesia, contestaría “Jamás”. Y es una respuesta muy apta, puesto que la Escritura nos dice que “los dioses de los paganos son diablos” (Salmo 95, 5). Y si le pidieran el uso de su propia casa para el culto hindú, de nuevo contestaría “¡Jamás!”. O quizá diría “¡por encima de mi cadáver!” para recalcar la imposibilidad del proyecto.

No obstante esta no fue la respuesta del rector Guerra cuando discutió el supuesto santuario interconfesional con Spirit Daily, una página web dedicada a las apariciones falsas de Medjugorje.9

El rector Guerra dijo en esta entrevista: “Nuestro ecumenismo está apenas empezando. Se guía por las directrices de las autoridades de la Iglesia”. También dijo que “el ecumenismo no afecta el diseño de la nueva basílica” que será ubicada a cierta distancia de la actual basílica de Fátima. Los periodistas del Spirit Daily preguntaron al rector si estaba preocupado de que el ecumenismo resultara en un compromiso o una introducción de la ideología New Age. También preguntaron cómo es que los hindúes, los musulmanes y personas de otras religiones rezarán allí. Mons. Guerra respondió: “No tememos ningún ecumenismo guiado por la Iglesia. Estamos muy lejos de tener a personas hindúes o musulmanas rezando en Fátima, a no ser que lo hagan en privado y no en actos litúrgicos públicos u otros servicios de ese tipo”.

¿Estamos “muy lejos” de tener a personas hindúes o musulmanas rezando en Fátima?

¿Por qué dijo esto? ¿Por qué no contestó simplemente lo que diría cualquiera que se considere católico: “¡Jamás! Nunca obtendrán permiso bajo mi mando para hacer sus ritos paganos en un santuario católico”?10

La respuesta se hace evidente al analizar esta declaración del rector Guerra.

Primero dijo que “nuestro ecumenismo está apenas empezando”. Eso era evidente en el Congreso Interconfesional de Fátima en 2003 al que asistí. Y por lo que yo vi, empezaron a toda máquina. Los representantes ortodoxos, protestantes, musulmanes, budistas e hindúes fueron invitados a hablarnos de la importancia de sus distintos “santuarios” religiosos. Fue aquí también que se les dijo a los no católicos que no es necesario que se conviertan a la Iglesia Católica para ser salvados.11

El rector Guerra dijo después: “El ecumenismo no afecta el diseño de la nueva basílica”. Sin embargo eso no garantiza que las reuniones interconfesionales no se organizarán allí. La iglesia de San Pedro de Asís no fue “diseñada para el ecumenismo”, y sin embargo fue ocupada por el Congreso Interconfesional de Asís el 27 de octubre de 1986, cuando “los budistas, siguiendo al Dalai Lama, transformaron el altar de la iglesia de San Pedro, colocando una estatuilla de Buda encima del sagrario con pergaminos sagrados y quemadores de incienso alrededor”.13

Las otras iglesias y lugares sagrados de Asís fueron empleados de manera parecida para los ritos falsos e idolatras de los musulmanes, los hindúes, los zoroástricos y los adoradores de serpientes de África. El ecumenismo no “influyó en el diseño” de estas iglesias, y no obstante fueron requisadas por el culto interconfesional.

Y desde el evento de Asís, hemos presenciado un número creciente de iglesias católicas profanadas por las reuniones interconfesionales. Dos ejemplos:

  • El 28 de octubre de 1987, cincuenta representantes de la religiones del mundo se reunieron en una iglesia de Roma para rezar por la paz. La reunión se celebró en el primer aniversario de la Jornada Mundial de la Paz en Asís de 1986. Los judíos, sijs, musulmanes, ortodoxos griegos, católicos y miembros de distintas confesiones protestantes se reunieron en la Iglesia de Santa María, construida en el siglo XII.14


  • El 9 de septiembre de 1998 el Cardenal John O’Connor de Nueva York prestó la Catedral de San Patricio para un servicio interconfesional “con el fin de rezar por viviendas adecuadas para los pobres y los sin hogar”.Representantes  catolicos, protestantes, ortodoxos, musulmanes y judíos se encontraban rodeando el altar en un gran semicírculo. El Cardenal O’Connor invitó a los líderes religiosos a este servicio de oración al que  asistieron cerca de 2.500 personas. Durante el evento, el Cardenal hizo una predicación, un rabino rezó en hebreo y una joven en  minifalda cantó “Lucecita mía” [This Little Light of Mine]. La congregación levantó sus velas encendidas “con dramatismo” después del cantar en forma repetida y con escaso entusiasmo el estribillode “We Shall Overcome”. La “bendición” final fue impartida por un presbiteriano irlandés.15

Podríamos llenar cinco páginas más de este periódico con ejemplos similares y todavía quedarían cosas sin contar. El hecho es que estas iglesias se usaron, y se siguen usando, para este tipo de “alzamientos” interconfesionales, por más que el ecumenismo “no fuera considerado en su diseño”.

La única manera en que las autoridades de Fátima pueden asegurarnos que este tipo de actividades interconfesionales no volverá a ocurrir en Fátima es prometernos que cesará por completo toda actividad ecuménica en este sitio. Pero es evidente que no están dispuestos a hacerlo.

Por el contrario, el rector Guerra se jacta del avance de la iniciativa ecuménica de Fatima, un ecumenismo “guiado por las directrices de las autoridades de la Iglesia”, y dice que “no tememos a ningún ecumenismo guiado por la Iglesia”.

Por lo tanto, analicemos las “directrices” ecuménicas vigentes en la Iglesia de hoy para determinar si hay algo que temer. Viendo lo que los líderes de la Iglesia promueven en nombre del ecumenismo, preguntémonos si nos gustaría ver que lo mismo sucede en Fátima.

Absurdos “aprobados”

El ecumenismo promovido por la mayoría de los líderes posconciliares de hoy en día hubiera escandalizado a los papas previos al Vaticano II. Por ejemplo, consideremos la  Guía para la aplicación de los principios y normas sobre el ecumenismo de 1993, redactado por el Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos en el Vaticano.

Esta Guía “ordena” la introducción del ecumenismo en todo ámbito de la vida eclesial y fomenta numerosas prácticas interconfesionales sin precedentes en la Iglesia, y que siempre han sido condenadas en su seno como pecados graves contra la Fe.

Esta Guía:

  • permite que los protestantes hagan las lecturas (con la excepción del Evangelio) en una iglesia católica [no. 133]


  • favorece los “ejercicios espirituales” y “retiros” en común de católicos y protestantes [no. 114]


  • permite a los no católicos enseñar en los seminarios [no. 81]


  • indica que los niños deben aprender sobre el ecumenismo en el colegio [no. 68]


  • indica que sacerdotes y religiosos deben aprender sobre el ecumenismo en forma obligatoria durante sus años de formación [nos. 51, 70]


  • ordena la participación de los sacerdotes en el “aggiornamento continuo” de la enseñanza y práctica ecuménicas [no. 91]


  • exhorta los obispos diocesanos a que presten sus parroquias a los no católicos para sus servicios de oración [no. 137]


  • promueve los servicios de oración interconfesionales entre católicos y protestantes en las iglesias de ambos [no. 112]


  • favorece la publicación conjunta de una Biblia interconfesional entre católicos y protestantes [no. 185]


  • disuade a los católicos de intentar convertir a los no católicos [nos. 23, 79, 81, 125]


  • exhorta a los católicos a “regocijarse en la gracia de Dios” [sic] de los protestantes [no. 206]


  • recomienda la construcción de un único lugar de culto de posesión y uso común para católicos y no católicos [no. 138]


  • recomienda además que en estas iglesias conjuntas el Santísimo Sacramento sea preservado en una capilla o sala separada para no ofender a los no creyentes [no. 139]

Este documento se redactó bajo la autoridad del Cardenal Edward Idris Cassidy, el entonces prefecto del Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos. El sucesor del Cardenal Cassidy es el Cardenal Walter Kasper, quien encaja perfectamente en la descripción de clérigo modernista lunático, ya que parece no creer en nada.

El Cardenal Kasper dijo públicamente a los judíos que la Antigua Alianza sigue vigente y que no tienen que convertirse a la Iglesia católica para ser salvados.16 El Cardenal Cassidy y el Cardenal Keeler de Baltimore también dijeron lo mismo,17 si bien la Escritura y la doctrina de la Iglesia enseñan con infalibilidad que la Antigua Alianza ya no está vigente porque fue superada por la Nueva.18

El Cardenal Kasper el representante vaticano para el diálogo con protestantes, ortodoxos y judíos. Él nos proporciona las “directrices” ecuménicas en que el rector Guerra dice que debemos confiar a ciegas.

¿Ustedes se sienten seguros siguiendo el ecumenismo de hombres como estos que rechazan la Escritura y el dogma? El rector Guerra sí se siente a gusto, pero yo no.

El Cardenal Kasper también dijo recientemente que el Vaticano II y Ut Unum Sint “reconocen explícitamente que el Espiritu Santo está obrando en otras iglesias y comunidades eclesiales. Por ello no cabe la afirmación arrogante de un monopolio de salvación”. Agravó la atrocidad diciendo:

.“Ciertos aspectos eclesiales se cumplen mejor en otras iglesias. Por eso el ecumenismo no es una calle de sentido único, sino un proceso de aprendizaje recíproco, o según lo expresa Ut Unum Sint, un intercambio de dones.Por lo tanto, el camino de la unidad no se halla en el regreso de los demás al redil de la Iglesia Católica”.19

Por desgracia el Cardenal Ratzinger, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, comparte la misma posición herética. En 1966, a despecho del dogma tres veces definido de que “no hay salvación fuera de la Iglesia”, el Padre Ratzinger se alegró de que, gracias al Vaticano II, la idea de la conversión de los no católicos ha sido reemplazada por el concepto de convergencia con los no católicos.20 Esto representa el pensamiento actual del Cardenal Ratzinger, puesto que ha afirmado en repetidas ocasiones que sus ideas no han cambiado desde los tiempos del Concilio.21

Un padre de familia, si es católico de verdad, no dejaría que sus hijos fueran guiados por hombres como estos. Sin embargo el rector Guerra no tiene esa preocupación, sino que afirma que “no hay que temer” a los líderes desencaminados que de repente aprueban lo la Iglesia ha condenado desde siempre.

Inculturación pagana “aprobada”

Al observar más de cerca el “ecumenismo dirigido” por las directrices progresivistas de hoy en día, contemplamos los horrores continuos de los ritos paganos de otras religiones incorporados dentro de ceremonias católicas. En ocasión de la Jornada Mundial de la Juventud en 2002, vi con mis propios ojos el rito pagano de los nativos norteamericanos con gritos y tambores al inicio de la misa papal el domingo de la JMJ.22 Luego está la inculturación de las prácticas de vudú en la Iglesia Católica de África23 y las danzas de arati y puja a los dioses endemoniados del hinduismo que fueron presentadas en el contexto de la misa de beatificación de la Madre Teresa el 19 de octubre de 2003.24 De nuevo los ejemplos son muchísimos.

Vemos, entonces, qué quiere decir el “ecumenismo dirigido”. Es un ecumenismo dirigido no por la enseñanza y práctica perenne de la Iglesia sino por los progresivistas situados en altos puestos que han decidido rehacer la Iglesia a su propia imagen y semejanza liberal. Este es el “ecumenismo apenas empezando” en Fátima del que está orgulloso el rector Guerra.

Ahora entendemos por qué el rector Guerra no declarará categóricamente que nunca será permitido a los hindúes, budistas y musulmanes practicar sus ritos religiosos en la propiedad de la Iglesia en Fátima. Esto sería una contradicción del nuevo programa ecuménico. Sería una negación de la política horrenda de la inculturación y del “Espíritu de Asís”, un espíritu interconfesional revolucionario infligido a los católicos desde el Concilio. Así deja la puerta abierta mediante la afirmación de que “estamos muy lejos”.

Conclusión

A partir de las palabras del rector Guerra podemos observar que la orientación ecuménica está profundamente enraizada en Fátima. El rector incluso intenta tergiversar el mensaje de Fátima para que se amolde a este plan ecuménico distorsionado. Desde su punto de vista, los católicos que se oponen al ecumenismo no tienen ningún derecho a hacerlo.

Como he dicho antes en otros artículos, si recibirá o no el título oficial de “Santuario Interconfesional”  la grotesca basílica modernista que se está construyendo en Fátima no parece ser lo más importante. Basta con que las autoridades de Fátima acepten la nueva orientación ecuménica y abran las puertas al “Espíritu de Asís”, como hicieron en el Congreso de Fátima en 2003, para que en poco tiempo más se celebren ceremonias interconfesionales en Fátima.

El rector Guerra descuidó sus deberes cuando permitió el Congreso de Fátima, alabó sus abusos y criticó a aquellos católicos que se resisten a las terribles novedades del ecumenismo interconfesional. Aplaudió cuando el Padre Arul Irudayam de la India dijo a la audiencia que ahora los hindúes celebran sus ritos paganos dentro del Santuario Católico y Basílica Mariana de Vailankanni.25 También aplaudió cuando Jacques Dupuis denunció los dogmas definidos, y nunca pidió disculpas por haber permitido la enseñanza herética en Fátima.

El rector Guerra es cómplice del vandalismo de la Doctrina Sagrada. Le servirá muy poco que se presente al mundo como un inocente difamado, como hizo en su Comunicado reciente.

Notas:
  1. Ver: http://www.fatima.org/news/newsviews/sprep111303.asp, y también The Fatima Crusader, no. 75, págs. 16ss.

  2. El 24 de octubre Notícias de Fátima, un periódico local con buenas relaciones con el Santuario de Fátima citó los objetivos interconfesionales del rector Guerra: “La propuesta de una coexistencia con pluralismo religioso en Fátima es todavía embriónica”, dijo el rector Guerra.  “Es el primer paso. Somos como los ingenieros de Portugal que empiezan por examinar las estructuras de los puentes para ver si podemos fiarnos de ellos en el futuro”. Los comunicados dados el 28 de diciembre en Santuario de Fátima dicen que el rector del santuario sólo habló una vez en la sesión final del Congreso.  He aquí una cita textual de lo que dijo: “Es verdad que (...) estamos muy lejos de viajar todos hacia un único puente o por un mismo puente. Podríamos relajarnos, entonces, pues si el puente de uno se derrumba, probablemente el puente del vecino no lo haga. Pero también es verdad que una enfermedad epidémica parece haber amenazado la fe de todas las religiones, todas las confesiones y todas las tradiciones, durante las últimas décadas. Por ello nos regocijamos en la presencia fraterna de los representantes de las diversas corrientes espirituales y estamos seguros de que su presencia aquí ha abierto el camino hacia una apertura más grande de este Santuario en el futuro, un Santuario que ya parece tener vocación para los contactos y el diálogo, gracias a la providencia divina (...). El llamado de cara a las iglesias orientales, ortodoxas y católicas es casi explícito en el mensaje del Ángel de la Paz; y de cara a la religión musulmana, en el nombre del pueblo que Dios escogió para la aparición de la Virgen: Fátima”.

  3. "Shrine of All Religions: Communiqué from the Rectory of the Shrine at Fatima", www.Santuario-fatima.pt/communique.html — Me percaté de que el rector Guerra simplemente refiere las personas a esta página web cuando tienen preguntas sobre el “santuario interconfesional”.

  4. "Russian Patriarch Slams Pope’s Video Link-up as ‘Invasion’," BBC News, 2 de marzo de 2002.

  5. La foto aparece en Previews of the New Papacy, Atila Sinke Guimarães y Marian Horvat, (Los Angeles: Tradition in Action, 2001) pág. 146.

  6. Ibíd., págs. 160-1.

  7. Cfr. Ex quo, por el Papa San Pío X, 26 de diciembre de 1910.

  8. "A New Fatima for a New Church", 1ª parte, Christopher Ferrara, The Fatima Crusader, Invierno de 2004. El rector Guerra concede esto en parte en su comunicado del 28 de diciembre cuando dice: “Esto sería el caso incluso si el nombre del pueblo de Fátima no tuviera nada que ver con la hija del fundador del Islam, como creen algunos historiadores”. No obstante, el rector Guerra sigue recalcando su interpretación relacionada con el “diálogo interconfesional”.

  9. .Un examen más amplio de Medjugorje, que incluye evidencia de que los “videntes” de Medjugorje perjuraron ante su Obispo, se contiene en la conferencia "Flights of Fancy to Great Apostasy: Medjugorje and More" por John Vennari (se puede conseguir de Oltyn Library Services, 2316 Delaware Ave., PMB 325, Buffalo, NY 14216 por $6 con franqueo prepagado).

  10. N.B.: no se puede, ni se debe, impedir que un musulmán o un hindú acuda al Santuario para rezar en privado.  Un no católico que va personalmente a un Santuario Mariano como Fátima puede incluso recibir la gracia de la conversión si busca a Dios con corazón sincero.

  11. Cfr. "Fatima to Become an Interfaith Shrine? An Account from One Who Was There", 1ª nota de pie de página.

  12. El 27 de octubre de 1986 160 líderes de las religiones del mundo se reunieron en Asís, Italia para rezar por la paz, a instancia de Juan Pablo II. Era un evento sin precedentes, contrario a la doctrina y praxis católica durante 2000 años. Al referirse a la reunión de oración en Asís, el portavoz principal del Vaticano, Joaquin Navarro-Valls, exclamó con aprobación evidente: “Nada así ha sucedido en la historia de la humanidad”. acudieron a la reunión de oración en  Asís los representantes de doce religiones: animistas africanos, nativos norteamericanos, bahá'ís, budistas, “cristianos”, jainistas, judíos, hindúes, musulmanes, sintoístas, sijs y zoroastristas.

  13. Robert Suro, "12 Faiths Join Pope to Pray for Peace," New York Times, 28 de octubre de 1986.

  14. "50 World Religious Leaders Meet in Rome and Pray for Peace," Reuters, 4 de agosto de 1987.

  15. Fuentes: Charles Bell, "Invited by O’Connor to Pray for the Poor", New York Daily News, 4 de septiembre de 1998; "Lift Up the Poor With The Voices of Faith" (programa del servicio de oración interconfesional en la cathedral de San Patricio); "Do We Care?," Catholic New York, 17 de septiembre de 1998. También el informe de un testigo ocular enviado a Catholic Family News; era un amigo que asistió al evento interconfesional como un observador.

  16. El Cardenal Walter Kasper, designado por el Papa para el puesto de presidente de la Comisión Pontificia para las Relaciones Religiosas con el Judaísmo, declaró que “la antigua teoría de sustitución no se aplica desde el Concilio Vaticano II. Para los cristianos de hoy, la alianza con el pueblo judío es un patrimonio vivo, una realidad viva... Es por ello que la Iglesia cree que la práctica del judaísmo (es decir, la correspondencia fiel del pueblo judío a su alianza irreversible con Dios) les puede merecer la salvación, puesto que Dios es fiel a sus promesas”. -- Discurso en la 17ª reunión del Comité Internacional de Enlace Católico-Judío, Nueva York, 1 de mayo de 2001.

  17. Cfr. "Interview with Robert Sungenis", Catholic Family News, noviembre de 2002.

  18. Cfr. Hebreos 8, 13.La doctrina de la suplantación del Antiguo Testamento por el Nuevo es un elemento definido de la Fe Católica. Durante el pontificado de Eugenio IV, el Concilio Ecuménico de Florencia lo expresó en una solemne Profesión de Fe: “El contenido de la ley mosaica que se encuentra en el Antiguo Testamento (ceremonias, ritos sagrados, sacrificios, sacramentos) era apto para el culto divino en un momento dado.  Sin embargo, puesto que fue establecido para significar una realidad futura, la sacrosanta Iglesia Romana... cree, profesa y enseña con firmeza que después de llegar a su cumplimiento con la venida de Nuestro Señor, ese contenido ya caducó y los sacramentos del Nuevo Testamento asumieron el lugar que antes había ocupado. ... Por ello, la Iglesia Romana proclama que todos los que observan la circuncisión y el sábado y los demás requisitos de la ley desde de ese momento son ajenos a la Fe cristiana y para nada dignos de la salvación eterna, a no ser que se retracten de estos errores en el futuro”. (D.S. 1348)

  19. Cita de "Fanfare, Tillard, and Ecumenism in Rome", Paul A. Crow, Jr., Ecumenical Trents, (publicado por los Frailes Graymoor), septiembre de 2003, pág. 15 (cursiva nuestra).

  20. El Padre Ratzinger dijo: “La Iglesia Católica no tiene ningún derecho a absorber a las demás iglesias... Una unidad básica  de iglesias que conservan su identidad aún al incorporarse a una única Iglesia tiene que reemplazar la idea de la conversión, aunque la conversión sigue siendo válida para los que la buscan en conciencia” (cursiva nuestra). Theological Highlights of Vatican II, Joseph Ratzinger [Paulist Press, New York, 1966], págs. 65-66. Esta sección del libro se centra en el principio ecuménico que forma la base deliberada del documento conciliar Lumen Gentium. Una discussion más completa del libro del Padre Ratzinger se encuentra en "Vatican II vs. the Unity Willed by Christ," de J. Vennari, Catholic Family News, diciembre de 2000 [2ª impresión no. 537 se vende en CFN por $1,75 con franqueo pagado].

  21. Vittorio Messori dijo lo siguiente en la revista Jesus: “Tal vez lo que más irrita sea el hecho de que el supuesto ‘guardián de la fe’ no sólo tiene la estatura de un gran teólogo... sino también de un teólogo moderno y abierto a las señales de los tiempos. Perito del episcopado alemán en el Vaticano II, después fue uno de los fundadores de Concilium, una revista internacional que reúne la llamada ‘rama progresivista’ de la teología católica. ‘Este compromiso con Concilium, Eminencia, ¿fue un pecado de su juventud?’ le pregunté medio en broma. ‘Para nada’, contestó. ‘No cambié yo, cambiaron ellos’”. (J. Ratzinger, entrevista con Vittorio Messori, "Ecco perché la fede é in crisi", Jesus, noviembre de 1984, pág. 69). Más tarde, durante una visita a Brasil en 1990, el Cardenal Ratzinger habló a la prensa sobre el mismo tema. Pregunta: “¿Cuáles son las diferencias principales entre el Ratzinger de Vaticano II y el Ratzinger de hoy? ¿Quién ha cambiado más: Ud. o la Iglesia? Respuesta: No veo gran diferencia de fondo entre mi trabajo en el Concilio Vaticano II y mi trabajo actual” (entrevista con Walter Falceta, "Ratzinger reafirma identidade católica", en O Estado de S. Paulo, 29 de julio de 1990). Estas citas y otras son recopilados en In the Murky Waters of Vatican II, Atila Sinke Guimarães, (Metaire: Maeta, 1997), págs. 121-2.

  22. "The World Youth Day Sleep-Over," J. Vennari, Catholic Family News, octubre de 2002.

  23. ."Dancing With the Devil: The New Evangelization in Africa," Craig Heimbichner, Catholic Family News, diciembre de 2003.

  24. Cfr. "Mother Teresa ‘Beatified’ with Idolatrous Rites," Cornelia Ferreira, Catholic Family News, enero de 2004.

  25. Se puede consultar los detalles en "Fatima to Become an Interfaith Shrine? An Account from One Who was There," John Vennari, The Fatima Crusader, no. 75, pág. 16. También la 1ª nota de pie de página.



amigable a su impresora
Pagina inicial

imagemap for navigation Página inicial Mapa del sitio Contactar Buscar