Ustedes Han Sido Escogidos

Discurso inicial del Congreso Mundial de Obispos 2006 en Tuy, España, el 6 de octubre de 2006.
Coralie Graham, editora

Excelencias, Reverendos Padres y Religiosos, damas y caballeros: Me llamo Coralie Graham. Soy editora de The Fatima Crusader y una de los muchos ayudantes del Padre Gruner que ustedes han encontrado aquí intentando hacer que su estancia sea lo más agradable posible. Pero si los hemos traído aquí es por otra cuestión.

Nuestra Señora vino a Fátima con un mensaje urgente para el mundo y lo entregó a tres niños. Ese mensaje era: “Dios pide al Santo Padre hacer la consagración de Rusia a mi Inmaculado Corazón, en unión con todos los obispos (católicos) del mundo”. Una oración que dura diez minutos podría traer la paz verdadera al mundo entero.

No hay paz en el mundo; sin embargo hay personas que tratan de convencernos de que ya se hizo la Consagración. Aquí nuestros elocuentes conferencistas les demostrarán, paso a paso, por qué sabemos que no se hizo. Ustedes son todos muy inteligentes y se dan cuenta de que no hay paz en el mundo. Nuestra Señora no miente, así que es bastante obvio que sus pedidos en Fátima no han sido obedecidos.

Es una oración que dura diez minutos. No nos piden mil millones de dólares; no esperan que escalemos montañas o que crucemos océanos a nado: es tan solo una oración de diez minutos que puede aportar la paz verdadera al mundo.

La presencia de los niños aquí hoy nos recuerda que es nuestro deber como adultos, y en su caso como los pastores de sus rebaños, proteger a nuestros hijos. Ustedes saben lo que va a pasar. Algunos de ustedes ya sufren guerras en su propia tierra. Por ahora hemos tenido mucha suerte en Canadá y los Estados Unidos, aunque ya empezó con el 11 de septiembre y creo que continuará.

Ninguno de nosotros está a salvo. Ninguno puede decir: “bueno, a mí no me va a pasar, aquí no va a pasar”. Puede pasar, va a pasar.

La Virgen nos advirtió sobre la aniquilación de naciones. ¿Cómo podríamos no obedecerle si las consecuencias son tan graves? ¿Cómo podríamos no hacerle caso? Pero Ella ha sido ignorada y rechazada desde 1917, ya que todavía no se ha obedecido su sencillo pedido. Las guerras se acercan cada vez más a nuestros hogares, sin importar donde vivamos. Y ustedes pueden ver lo que sucede en todas partes del mundo con los problemas de drogas, aborto, pornografía, en fin, toda clase de cosas malas y pecaminosas.

Creo que si ustedes están aquí es porque los escogió la Virgen. Son el ejército de Gedeón.

Y yo en particular, ¿por qué estoy aquí hoy? Porque soy la representante de las madres y las abuelas, los padres y los abuelos. Estamos preocupados por nuestros hijos, y hablo de parte que todos aquellos que nos han escrito, y francamente, que han hecho donativos para que ustedes pudieran estar aquí. Ellos quieren que ustedes conozcan plenamente el Mensaje de Fátima, que se den cuenta de que algunas cosas que han oído con relación a Fátima no se corresponden con los hechos. Y sobre todo, quieren que ustedes comprendan las graves consecuencias de desobedecer el mandato que Dios nos hizo por medio de su Santísima Madre. Ellos les suplican que hagan todo lo que puedan para cumplir los pedidos de Nuestra Señora de Fátima.

Posiblemente cuando vuelvan a sus casas habrán aprendido algo que no sabían antes. O que tal vez habían escuchado antes, pero que ahora entienden mejor. Y ahora ustedes pueden ayudar a sus ayudantes y sus hijos espirituales para que todos conozcan y comprendan el mensaje urgente de Nuestra Señora de Fátima y trabajen en su pronto cumplimiento.

Dios hizo el Milagro del Sol para que creyéramos y no pensáramos: “Ah bien, es simplemente otra fantasía de tres niños”. Quiso que creyéramos para que reaccionáramos, para que hiciéramos lo que la Virgen pidió.

Todavía hoy los pedidos de Nuestra Señora de Fátima continúan sin ser obedecidos; todavía no se ha llevado a cabo la Consagración de Rusia.

¿Qué hace falta? Hace falta que cada uno de nosotros, en nuestro propio camino de vida, hagamos todo lo posible por promover el Mensaje de Fátima y por repartir  material a quienes no lo comprenden para intentar enseñarles. Para ayudar a cada uno en esta tarea, hemos traído una gran cantidad de impresos sobre Fátima en diversos idiomas. También podemos enviarles gratuitamente material adicional sobre Fátima, para distribución en sus diócesis y sus parroquias, a sus familiares, amigos y vecinos.

¡Cuántos nos preocupamos por nuestras familias! ¡Si todos ellos oyeran y conocieran la verdad! Todos nos preocupamos por nuestros amigos, vecinos y seres queridos en todo el mundo, y sobre todo por los niños. La protección de nuestros niños es nuestro deber. Es nuestra responsabilidad asegurarnos de que cuenten con un sano ambiente católico mientras crezcan. Pero miren nuestro mundo de hoy. ¿Qué tipo de futuro les espera? Tenemos que lograr el triunfo de Nuestra Señora de Fátima.

Todos ustedes aprenderán aquí muchas cosas útiles. Tenemos conferencistas muy elocuentes que han investigado a fondo el Mensaje de Fátima y los acontecimientos que suceden en el mundo. Hemos hecho bien nuestras “tareas para el hogar” con la intención de transmitirles el mensaje salvífico de Fátima en su totalidad.

Además de ser informativo, el mensaje de Fátima es también muy edificante. Con respecto al espíritu edificante de los que han abrazado la devoción a Nuestra Señora de Fátima, me gustaría leerles un par de cartas que recibí.

Una se la envió al Padre Gruner un obispo de la India. Dice así:

“Durante tantos años usted ha rezado, trabajado y alentado a personas en todas partes del mundo para que respondieran a la súplica de Nuestra Señora de Fátima. La petición urgente que Ella hizo era que Rusia se consagrara a su Inmaculado Corazón. A lo largo de mis años como Obispo Auxiliar he estado recibiendo sin cesar toda clase de impresos de su oficina. Incluso ahora que estoy jubilado, no han dejado de enviarme este material. Le agradezco todo esto. Aunque no puedo asistir, rezo a Nuestro Señor y a Nuestra Señora por la paz de este mundo afligido en el que vivimos. Que el Espíritu Santo ilumine el Santo Padre en este aspecto. Prometiendo mis oraciones y buenos deseos para usted y todos sus colaboradores. Que la Virgen de Fátima les bendiga a todos”.

Tengo otra carta que creo les parecerá muy edificante. Esta carta es representativa del espíritu general de todos los que se sacrificaron para hacer posible que ustedes estén presentes aquí. Como pueden imaginar, los vuelos desde todas partes del mundo y el alojamiento en hoteles, todo eso sale bastante caro. Los miembros del Centro de Fátima no hubiéramos podido hacerlo solos, pero han ayudado muchas personas que querían que ustedes estuvieran aquí porque quieren, necesitan que ustedes ayuden a sus hijos. He aquí una carta que les permitirá vislumbrar los corazones de todas estas personas:

“A mí me encantaría poder participar en el Congreso y la peregrinación, pero prefiero donar algo más para financiar a algún obispo que necesite ayuda financiera. En vez de participar yo, quiero que él aproveche esta oportunidad. Que Dios bendiga su generosidad y la de todos aquellos que como ángeles brillantes están brindando una mano”.

Es este espíritu el que los trajo aquí, el espíritu de las personas que rezan, se sacrifican y se entregan a sí mismas. Esa señora quería venir, pero dice que es más importante que estén ustedes porque son ustedes los que pueden ayudar a nuestros hijos.

Para terminar, lo que realmente quiero transmitirles es que estas personas les están suplicando que estén aquí y aprendan lo que puedan. Y que hagan todo lo que sea necesario para lograr el triunfo de Nuestra Señora de Fátima y la paz verdadera en el mundo. Pero no sólo se trata de lograr la paz verdadera: el cumplimiento de los pedidos de Nuestra Señora de Fátima también implica la salvación de las almas. Cada día que demoramos en hacer lo que podamos para cumplir con el mandato divino de consagrar Rusia al Inmaculado Corazón de María, más almas se van al infierno. En el fondo, de eso se trata. Sí, queremos la paz, pero la Virgen vino para salvar las almas.

Es el momento de quitarse los guantes, saltar de las trincheras y lanzarse a la batalla en defensa de la Virgen de Fátima para que Ella triunfe. Que Dios les bendiga.

El último día del Congreso tuvimos la gracia de contar con la presencia de una imagen de Nuestra Señora de Fátima. La línea aérea no aceptó el embarque de la estatua de la Virgen Peregrina que nosotros traíamos, así que no pudimos contar con su presencia aquí. Incluyo un breve comentario al respecto: “Tenemos una nueva visitante hoy. Parece que ha decidido estar aquí hoy, fiesta de Fátima, para despedirlos. A ustedes les toca encontrar en su corazón la razón por la que Ella logró venir este último día. Es bastante curioso cómo la conseguimos. Volviendo del Santuario anoche nos perdimos. Era tarde y todas las tiendas estaban cerradas, con excepción de una. Entramos y preguntamos si tenían estatuas de madera de Nuestra Señora de Fátima. ‘Sí, tenemos una, y es muy, muy especial. Fue tallada a mano por un familiar del tallista que hizo la estatua que está en la Capelinha’. (También es de la misma familia que talló nuestra estatua de la Virgen Peregrina, cuya imagen aparece en las etiquetas de identificación que llevan sobre su corazón ahora). Nos habían dicho que la imagen ya estaba reservada, pero parece que la Virgen tenía otros planes. No fue reclamada, y por eso está aquí con cada uno de ustedes hoy. Parece que ha escogido estar con usted. Mire sus ojos. Tal vez tiene algo que decirle a usted, a usted solo, en su corazón”.
- Coralie Graham, editora de The Fatima Crusader