Homepage
Cruzada
Perspectivas
Sobre F√°tima
Noticias
Recursos
Tercer Secreto
Consagración
Oración
Librería
Homepage
Apostolado
Para hacer un donativo
Más información
Nuestra se√Īora de Fatima en l√≠nea
ImageMap for Navigation ¬ŅPor qu√© F√°tima? Mapa del sitio Contactar
La Cruzada de FŠtima
¿En vísperas de la aniquilación?

¡Putin anuncia una nueva guerra fría!

por James W. Bannister, B.A., LL.B.

¿Cómo llegamos a este punto? Cuando George W. Bush y Vladímir Putin se encontraron por primera vez en 2001, Bush dijo que había mirado en el alma de su colega, y ¡le gustó lo que vio! ¿No se dio cuenta con quién estaba hablando? ¡El “nuevo amigo” de Bush lo ha declarado ahora un enemigo!

A menos de seis años después de ese famoso encuentro, las relaciones entre EE.UU. y Rusia parecen haber tocado fondo. El 10 de febrero de 2007, Vladímir Putin, hablando a una audiencia que incluía al secretario de defensa norteamericano Robert Gates, al Senador John McCain y a otras personas influyentes norteamericanas y extranjeras, pronunciaron un altisonante discurso anti-norteamericano, de los que no se veían desde que Nikita Jrushchov pateó el trasero de las Naciones Unidas a comienzo de 1960.

En el transcurso de un congreso sobre seguridad en Munich, el presidente de Rusia, en un discurso sorprendentemente desafiante, acusó a Washington de pretender la dominación del mundo, minando la ONU y otras instituciones internacionales, monopolizando los recursos energéticos mundiales, desestabilizando el Medio Oriente mediante la chapucera ocupación de Irak, y desencadenando una nueva carrera de armas nucleares, planeando usar los sistemas antimisiles en Europa Oriental.

Después de estar reprimidos por media década, los impulsos anti-occidentales de Putin parecen ahora tener rienda suelta. Putin ha logrado tener un firme control de su nación. Él es tan dictador como lo era Stalin en su tiempo.

Rusia está experimentando una reactivación económica, alimentada por los precios altos de exportación del petróleo. Y los EE.UU., en algún momento enemigo de Rusia, se distrae con guerras en Irán y Afganistán. Ahora no hay nada que frene a Putin de decir - y hacer - lo que quiera.

La “Guerra Fría” comienza de nuevo

En un congreso en Munich, Putin dio a conocer una teoría escalofriante.  ¡Rusia no perdió la guerra fría del siglo XX, dijo él, sino que la finalizó voluntariamente!

La clara implicación: lo que Rusia finalizó, lo podría recomenzar de nuevo. La guerra fría, la carrera armamentística, la confrontación entre oriente y occidente puede comenzar de nuevo, en el momento que quieran los rusos. Tal vez esto ya ha comenzado.

Así como el discurso de la “Cortina de Hierro” de Winston Churchill de 1946 marcó el inicio de la guerra fría del siglo XX, de igual modo el discurso de Putin inaugura una nueva guerra fría. Fue el periódico ruso Kommersant que comentó que lo único que le faltó a Putin fue un zapato.

¿Pero, estamos escuchando? Aparentemente no. Los EE.UU. y sus aliados se han apresurado a descartar las advertencias de Putin como hipérboles, con la intención principal de impresionar al pueblo en casa, no para ser tomado seriamente.  Los medios de comunicación occidentales intentan limar asperezas.  Dicen que la Rusia de hoy no es la Unión Soviética. El discurso de Putin sí es preocupante, dicen, pero no temible.

¡Errado! Ciertamente sería tonto descartar las amenazas de Putin como sólo una postura. Putin quiere decir lo que dice. Él está reaccionando a un miedo genuino respecto de la concentración de las muy reales armas norteamericanas en el este de Europa y las políticas y acciones militaristas en Medio Oriente.  ¡Está diciendo que Rusia no debería avergonzarse porque la nueva guerra fría ha sido iniciada por los EE.UU.!

Putin culpa a Bush

En Munich, Putin advirtió que la administración de Bush está provocando una carrera armamentística estratégica al modernizar su arsenal nuclear y hacer planes para utilizar un sistema de defensa de misiles balísticos en Polonia y en la República Checa.

Descartó como cómica la afirmación de los EE.UU. de que esos sistemas están diseñados para detener misiles que vendrían desde Irán y de otros no especificados estados “rufianes”. Los rusos dicen, y algunos analistas occidentales de defensa están de acuerdo, que estos nuevos sistemas estratégicos son realmente parte esencial del plan de la administración Bush para poner defensas anti-misiles en Alaska y Europa para contrarrestar los arsenales nucleares de Rusia y China.

Lo que realmente ha estado sucediendo, desde la supuesta “caída del comunismo” en los 90, es que los EE.UU. han estado tratando de sacar ventaja de la debilidad rusa para establecer una supremacía militar absoluta, tanto nuclear como convencional.  De este modo ellos esperaban imponer la “Pax Norteamericana” (La paz norteamericana) sobre el resto del mundo, particularmente en Medio Oriente.

No es de sorprenderse que los rusos y sus aliados no estén de acuerdo con el “plan de paz norteamericano”. Miran a la guerra de Irak, comenzada por los EE.UU., bajo pretextos claramente falsos. Escuchan el discurso estridente del Presidente y Vicepresidente de los EE.UU. respecto de los “ataques preventivos en contra de las naciones amenazantes”, queriendo decir Irán y Corea del Norte. Dado que esas naciones se encuentran en sus fronteras y son sus aliados, no hay que maravillarse de que los rusos y chinos estén inquietos.

Putin quiere decir lo que dice

El airado discurso de Putin es una advertencia de que Rusia y China - ambos con poder militar formidable - no permitirán más que el plan de los EE.UU., que Putin llamó “un mundo en el cual hay un amo, un soberano”, permanezca indiscutido. ¡De este modo una nueva guerra fría comienza!

Algunos piensan que puede ser algo bueno. A algunos europeos occidentales nada les gustaría más que un retorno del antiguo orden mundial. Nadie quiere ser dominado por Rusia, pero del mismo modo ninguno quiere ser dominado por los EE.UU. No sólo los europeos, sino también muchos asiáticos, creen que una Rusia fuerte es necesaria para limitar algunas de las políticas insensatas y agresivas de los EE.UU.

EE.UU. debe escuchar

No importa si hay o no justificación para este argumento. Putin ha señalado claramente su intención de reanudar en serio la guerra fría. No importa quien comenzó la nueva carrera armamentística. ¡Nuestros gobernantes temporales - Dios los ayude (¡y Dios nos ayude!) - están infernalmente empecinados en la destrucción del mundo!

Tanto EE.UU. como Rusia hablan de la boca para afuera del control de armas. Sin embargo el tratado de Moscú que reduce las cabezas nucleares estratégicas desplegadas por los EE.UU. y Rusia expirará en 2012, y puede que no se renueve. ¡La administración Bush dice que no son necesarios nuevos tratados de controles de armas porque Rusia no es un enemigo! ¿No han escuchado lo que Putin ha dicho? Entretanto tanto los EE.UU. como Rusia, continúan modernizando sus armas de destrucción masiva.

Ahora tenemos una carrera armamentista no sólo en la tierra sino también en los cielos. En un artículo reciente en Fatima Perspectives, [www.fatimaperspectives.com/latest/perspective534.asp] escribí acerca de las implicaciones del experimento chino en enero, en el cual usaron un misil para derribar uno de sus propios satélites meteorológicos. ¿Por qué? Porque están entrando en la carrera por el control del espacio. ¿Por qué? Porque quien controla los cielos puede controlar la tierra.

Aquí EE.UU. avanza con demasiada rapidez. Pero se rehúsa a comunicar con Rusia y otros países respecto de los secretos militares que las otras naciones responsables que viajan al espacio no deberían obtener. Esto hace más difícil frenar a aquellos que se portan mal, como China.

Sí, la guerra fría ha comenzado de nuevo en serio. Para que no haya ninguna duda simplemente tenemos que leer el discurso de Putin. Su retórica es ciertamente desmedida, por no decir algo peor, pero debemos escuchar cuidadosamente lo que dice que va a hacer, ¡porque seguramente él tiene la intención de hacerlo!

El octubre pasado, el Padre Nicolás Gruner, durante una conferencia que dio en el congreso La última oportunidad para la Paz Mundial en Tuy, España, dijo: “Si alguien ha mantenido una política y declara repetidamente lo que cree que es necesario hacer, usted puede contar con que hará exactamente eso, si le dan la oportunidad.

Tomemos una compañía como General Motors. Si alguno se pone de pie en una junta y dice que es necesario volcar las riquezas de la compañía en más marketing y publicidad, y usted lo pone en posición de dirigir la compañía, eso es lo que él va a hacer.

Análogamente, si usted tiene el régimen comunista que dice ‘Queremos gobernar el mundo. No importa lo que digamos, esto es lo que queremos hacer. Queremos gobernar el mundo e imponer en todas partes el comunismo’, esa persona simplemente no parará de creer de repente en eso, sin una conversión, e intentará ponerlo en práctica”.

Si hay algunos individuos equivocados que esconden la cabeza en la tierra como el avestruz y todavía piensan que el mundo y la civilización como la conocemos no está en peligro, que escuchen las palabras de Vladímir Putin. Verdaderamente ha llegado el momento en el que el Plan de Paz Celestial, que nos ha sido dado en Fátima, debe implementarse. Trabajemos y recemos seriamente para que el Papa y los obispos obedezcan la orden de Nuestra Señora de consagrar Rusia y nos traigan la paz verdadera.

            ¿Se despertará a tiempo el mundo?

    Como el mismo Vaticano nos dice, Sor Lucía le escribió al Papa y le dijo: “Dado que no hemos escuchado la petición del Mensaje, vemos que se ha cumplido: Rusia ha invadido el mundo con sus errores. Y si no hemos visto todavía la completa consumación de la parte final de esta profecía, estamos yendo en esa dirección a grandes pasos”. En otras palabras, estamos muy cerca de la profecía de que “varias naciones serán aniquiladas”.



amigable a su impresora
Pagina inicial

imagemap for navigation P√°gina inicial Mapa del sitio Contactar Buscar