Homepage
Cruzada
Perspectivas
Sobre F√°tima
Noticias
Recursos
Tercer Secreto
Consagración
Oración
Librería
Homepage
Apostolado
Para hacer un donativo
Más información
Nuestra se√Īora de Fatima en l√≠nea
ImageMap for Navigation ¬ŅPor qu√© F√°tima? Mapa del sitio Contactar
La Apariciůn en Tuy (1929)

La Apariciůn en Tuy (1929)

En 1926, la Hermana Lucía dejó el convento en Pontevedra para entrar en el noviciado de las Doroteas en Tuy, una ciudad española cercana a Pontevedra. Ella tomó el hábito el 26 de octubre de 1926, y pronunció sus primeros votos el 3 de octubre de 1928. Fue allí, en Tuy, donde Nuestra Señora cumplió la promesa contenida en el Secreto del 13 de julio de 1917:  “...vendré a pedir la consagración de Rusia...”

La Hermana Lucía describe la comunicación:
(13 de junio de 1929). Había pedido y obtenido licencia de mis superioras y del confesor, de hacer la Hora Santa de once a medianoche, de los jueves a los viernes.
Estando una noche sola, me arrodillé entre la balaustrada, en medio de la capilla, postrada para rezar las oraciones del Ángel. Sintiéndome cansada, me incorporé y continué rezando con los brazos en cruz. La única luz era la de la lámpara [del Santuario].
De repente, se iluminó toda la capilla con una luz sobrenatural y sobre el altar apareció una cruz de luz que llegaba hasta el techo. En una luz más clara se veía, en la parte superior de la cruz, un rostro de un Hombre y Su cuerpo hasta la cintura. Sobre Su pecho había una Paloma igualmente luminosa. Y clavado en la cruz, el cuerpo de otro Hombre. Un poco por debajo de la cintura [de Cristo en la cruz], suspendido en el aire se veía un Cáliz y una Hostia grande sobre la cual caían unas gotas de sangre que corrían a lo largo del rostro del Crucificado y de una herida en el pecho. Escurriendo por la Hostia, estas gotas caían dentro del Cáliz.
Bajo el brazo derecho de la cruz estaba Nuestra Señora: (era Nuestra Señora de Fátima, con su Inmaculado Corazón... en la mano izquierda... sin espada ni rosas, pero con una corona de espinas y llamas...). Bajo el brazo izquierdo [de la cruz], unas letras grandes, como si fuesen de agua cristalina, que corrían hacia el altar, formaban estas palabras: ‘Gracia y Misericordia’.
Comprendí que me era mostrado el misterio de la Santísima Trinidad y recibí luces sobre este misterio que no me es permitido revelar.
Luego Nuestra Señora me dijo:
- ‘Ha llegado el momento en que Dios pide al Santo Padre que haga, en unión con todos los Obispos del mundo, la consagración de Rusia a mi Inmaculado Corazón; prometiendo salvarla por este medio. Son tantas las almas que la justicia de Dios condena por pecados cometidos contra Mí, que vengo a pedir Reparación; sacrifícate por esta intención y reza’.
Di cuenta de esto a mi confesor que me mandó escribir lo que Nuestra Señora quería que se hiciese.

El pedido de Tuy fue especialmente diferente de los demás , por el rol que los Obispos de la Iglesia, y especialmente el Santo Padre, iban a tener en el plan de Dios para la paz. En las otras apariciones de Fátima, habían sido los fieles los instruídos en su rol de oración y sacrificio. En Tuy, sin embargo, se da al Papa la responsabilidad primera por la paz futura: “Dios pide al Santo Padre...”; en 1917, el Santo Padre había pedido a la Santísima Madre obtener la paz para el mundo, y como madre amantísima, Ella de buena gana lo consintió, pero bajo la condición de la cooperación del Santo Padre y de los fieles de la Iglesia en Su plan.




amigable a su impresora
Pagina inicial

imagemap for navigation P√°gina inicial Mapa del sitio Contactar Buscar