Homepage
Cruzada
Perspectivas
Sobre Fátima
Noticias
Recursos
Tercer Secreto
Consagración
Oración
Librería
Homepage
Apostolado
Para hacer un donativo
Más información
Nuestra señora de Fatima en línea
ImageMap for Navigation ¿Por qué Fátima? Mapa del sitio Contactar
Fátima: Antecedentes Esenciales: El Mensaje: la Hermana Lucía Explica La Devocion De Los Cinco Primeros Sabados

El primero de noviembre de 1927,
la Hermana Lucía le escribió a su madrina,
Doña María de Miranda:
“No sé si usted ya sabe acerca de la devoción reparativa de los cinco Sábados al Corazón Inmaculado de María. Como aún es reciente, desearía inspirarla a que la practique, porque así lo exige Nuestra querida Madre Celestial y Jesús ha manifestado el deseo de que sea practicada. Además, me parece que sería usted afortunada, querida madrina, no sólo de conocerla y de dar consuelo a Jesús al practicarla, sino también de darla a conocer y de hacer que la abracen muchas otras personas.
“La devoción consiste en esto: Durante cinco meses, el primer Sábado, recibir a Jesús en la Comunión, recitar el Rosario, hacerle compañía a Nuestra Señora durante quince minutos mientras se medita sobre los misterios del Rosario y confesarse. La confesión puede hacerse unos días antes, y si en esta confesión previa usted ha olvidado la intención (obligatoria), se puede ofrecer la siguiente confesión para esta intención, siempre y cuando uno reciba la Santa Comunión en estado de gracia el primer Sábado, con el propósito de expiar las ofensas contra la Santísima Virgen y que afligen Su Inmaculado Corazón.
“Me parece, mi querida madrina, que somos afortunados al poder darle a Nuestra querida Madre Celestial esta prueba de amor, pues sabemos que Ella desea que Se la brindemos. En lo que a mí respecta, confieso que nunca soy tan feliz como cuando llega el primer Sábado. ¿No es cierto que nuestra mayor felicidad es pertenecer enteramente a Jesús y a María y sólo a ellos amar, sin reserva? Esto lo vemos claramente en la vida de los santos ... Ellos eran felices porque amaban, y nosotros, mi querida madrina, debemos buscar amar como ellos lo hicieron, no sólo para gozar a Jesús, que es lo menos importante -- porque si no Lo gozamos aquí en la Tierra, Lo gozaremos allá arriba -- sino para darles a Jesús y a María el consuelo de ser amados ... y que a cambio de este amor Ellos puedan salvar muchas almas.”



amigable a su impresora
Pagina inicial

imagemap for navigation Página inicial Mapa del sitio Contactar Buscar