sweapon.gif - 5.3 K

Por la Gracia de Dios Todopoderoso y la intercesión de Nuestra Santísima Señora y de los Santos, se le han dado al hombre armas poderosas para lograr la salvación y para protegerse a sí mismo de las “trampas y maldades del diablo”. Entre dichas armas, los Siete Sacramentos, instituídos por Nuestro Señor Jesucristo y administrados por Su Santa Iglesia Católica, deben tener, sin duda, un lugar de honor. Además de los Sacramentos, y como complemento, el Cielo le ha dado también a la humanidad muchas oraciones benéficas, prácticas y sacramentos a través de los cuales se puede aumentar la virtud y alejar los peligros que acechan la fe y la moral.

En Fátima, la Madre de Dios hizo énfasis en la importancia vital de la recitación diaria del Rosario, y transmitió su deseo de que todos los Católicos usaran el Escapulario Color Café como símbolo visible de su devoción. Estas dos grandes devociones de Fátima van unidas indisolublemente a aquéllas de los Cinco Primeros Sábados (las cuales Nuestra Señora instituyó en Pontevedra, España, en 1925) y las Siete Oraciones de Fátima que están tradicionalmente asociadas con Sus apariciones.

rosary1.jpg - 7.2 KEl Santísimo Rosario

El Rosario ha sido un tesoro de la Iglesia durante muchos siglos. En un sentido profundo, es un resumen de la Fe Cristiana en lenguaje y palabras inspirados en la Biblia. El Papa Pío X escribió que "entre todas las devociones aprobadas por la Iglesia, ninguna ha sido favorecida por tantos milagros como la devoción del Santísimo Rosario."

Se dice tradicionalmente que el Rosario se originó con Santo Domingo, un monje español del siglo XIII, quien fue el fundador de la Orden de los Predicadores (más comúnmente conocidos como los Dominicos) y un importante misionero en contra de las herejías. Una noche en que se encontraba orando profundamente, se le apareció Nuestra Señora con el Rosario en Su mano y le dijo: "Regocíjate Domingo, el remedio para los males que lamentas será la meditación sobre la vida, la muerte y la gloria de Mi Hijo, unida a la recitación del saludo angélico (El Ave María), a través de las cuales el misterio de la redención fue anunciado al mundo. Esta devoción, que debes inculcar en tus sermones, es muy valiosa para Mi Hijo y para Mí. Los fieles obtendrán a través de ella innumerables ventajas y siempre me encontrarán dispuesta a ayudarlos en sus necesidades. Este es el precioso regalo que te dejo a tí y a tus hijos espirituales."

A través de los siglos, inspirado en las enseñanzas de Santo Domingo y sus seguidores, especialmente del Bendito Alain de la Roche y de San Louis de Montfort, el Santo Rosario se ha convertido en la más querida y popular de todas las devociones Católicas. Desde hace mucho tiempo se le ha asociado con innumerables milagros de fe y de curaciones.

Respecto de las apariciones de Nuestra Señora en Fátima (en donde Ella se identificó a Sí Misma como “La Señora del Rosario”), Frère Michel de la Sainte Trinité escribió que "si Ella deseó aparecerse en la Cova da Iria sosteniendo (el Rosario) en Su mano ... fue para mostrarnos que ese es el medio más seguro, por ser el más fácil y el más humilde, para ganar Su Corazón y obtener Sus gracias."

COMO REZAR EL ROSARIO
LAS QUINCE PROMESAS DEL ROSARIO
LA HERMANA LUCIA HABLA DEL ROSARIO


scap2.jpg - 8.0 KEl Escapulario Color Café
del Monte Carmelo

El Escapulario Color Café es un sacramental, uno de los artículos separados o bendecidos por la Iglesia para inspirar la devoción e incrementar la santidad. La Orden Carmelita, a la cual pertence el Escapulario, se originó en el Monte Carmelo en la Tierra Santa, y el Escapulario mismo es una réplica en miniatura del hábito que llevan los monjes como símbolo de su vocación y devoción.

El Escapulario consiste de dos piezas pequeñas de lana color café conectadas por una cuerda, que se lleva sobre los hombros. El Escapulario debe ser de color café, de forma rectangular y estar hecho de lana de cordero 100 por ciento (como símbolo de Jesús, Cordero Dios). Las cuerdas que unen las piezas de lana pueden ser de cualquier color o material y también se pueden colocar, opcionalmente, retratos en los escapularios. Sin embargo, el Escapulario debe llevarse sobre los hombros, una parte al frente y la otra a la espalda.

La devoción del Escapulario nació el 16 de julio de 1251, cuando Nuestra Santísima Madre se le apareció a San Simón Stock, Superior General de la Orden Carmelita, en respuesta a sus sinceras oraciones pidiendo ayuda. Sosteniendo el Escapulario frente a él, Nuestra Señora le habló y le dijo:

“Toma este Escapulario. Quienquiera que lo lleve a la hora de la muerte no sufrirá el fuego eterno. El Escapulario será un signo de salvación, de protección ante el peligro y una promesa de paz”.

Esta importante promesa fue aumentada aún más unos ocho años después cuando la Reina del Cielo se le apareció a Jean Drèze (quien más tarde sería el Papa Juan XXII), a quien le dijo que “aquellos que han sido investidos con este Hábito Santo serán liberados del Purgatorio el primer Sábado después de su muerte”. Esta gran promesa secundaria asociada con el Escapulario es llamada el Privilegio Sabatino (Sábado), y está basada en un decreto emitido por Juan XXII en 1322 (y vuelto a confirmar 400 años más tarde por el Papa Pablo V). En nuestro propio siglo, el Papa Benedicto XV, como signo de su aprobación, otorgó 500 días de indulgencia por cada vez que se bese el Escapulario.

En esencia, el Escapulario es una oración en la cual Nuestra Señora nos acerca más al Sagrado Corazón de Su Divino Hijo. Por más de setecientos años se ha comprobado que la promesa del Escapulario tiene un firme fundamento teológico y ha sido confirmada con milagros que la Beata Claude de la Colombiere ha llamado “más numerosos y auténticos” que cualquiera otra devoción sacramental.

LA INVESTIDURA DEL ESCAPULARIO COLOR CAFE

LA HERMANA LUCIA Y EL ESCAPULARIO
COLOR CAFE


El Vestido De Gracia


Como Rezar El Rosario


El Cielo Abierto por la práctica
de Las Tres Avemarias


Continúe leyendo acerca de
Las Armas del Cielo