Homepage
Cruzada
Perspectivas
Sobre F√°tima
Noticias
Recursos
Tercer Secreto
Consagración
Oración
Librería
Homepage
Apostolado
Para hacer un donativo
Más información
Nuestra se√Īora de Fatima en l√≠nea
ImageMap for Navigation ¬ŅPor qu√© F√°tima? Mapa del sitio Contactar
La Oposiciůn - Enterrando FŠtima (2000 - 2004)

Enterrando FŠtima
(2000 - 2004)

La oposición a Fátima no es cosa nueva. Su larga historia comienza en el tiempo de las  apariciones mismas, y, ciertamente, continúa hasta el presente. Sin embargo, con los tiempos cambiantes, la oposición a Fátima fue cambiando también. Comenzó con una burla abierta de la prensa hacia las apariciones y a la Fe, y con la persecución de los niños por parte del administrador masónico del distrito. Pero con el correr del tiempo, el ataque a Fátima evolucionó: las personas (tanto las sinceras como incluso los saboteadores conscientes) dentro de las filas de la Iglesia se unieron en la oposición, y el ataque abierto progresó hacia una astuta subversión. La subversión del Mensaje de Fátima es un reflejo de la progresiva subversión de la misma Iglesia, la cual también está siendo continuamente atacada y socavada furiosamente por fuerzas que han penetrado en su seno.

“Porque disimuladamente se han introducido algunos impíos, ya desde antiguo señalados para esta condenación, que convierten en lascivia la gracia de nuestro Dios y niegan al único Dueño y Señor Nuestro, Jesucristo.” (San Judas 1:4)

Como el Mensaje de Fátima se ha vuelto cada vez más oneroso para aquellos prelados que quieren producir aperturas ecuménicas, ese Mensaje necesita ser desterrado completamente. No contentos ya con socavar, simplemente, el Mensaje de Fátima, esos prelados ahora están determinados a enterrar el Mensaje de Fátima de una vez por todas. Ellos quisieran reducirlo a un llamado a la práctica personal de la piedad, a la exclusión de cualquier relevancia en la vida del mundo o de la Iglesia. Ellos se esfuerzan por presentar irrelevante cualquier elemento profético en el Mensaje de Fátima. En otras palabras, quieren enterrarlo, para que todos olviden sus aspectos “ecuménicamente perturbadores”. Hay muchos ejemplos de los intentos que se vienen haciendo en los años recientes para enterrar Fátima. Este artículo, no obstante, se centrará sobre algunos de los hechos más notables de entre ellos.

I. El Cardenal Sodano y el Tercer Secreto - 13 de mayo de 2000

Ya en junio de 1999, el Papa Juan Pablo II hizo conocer su intención de beatificar a Jacinta y Francisco Marto, en una ceremonia en Fátima el 13 de mayo de 2000. Esa revelación fue claramente el disparador de una lucha interna dentro del aparato estatal del Vaticano. Eso se vio por la curiosa vacilación en los detalles de la ceremonia de beatificación, lo cual es de lo más inusual en el Vaticano. Primero, el Secretario de Estado, Cardenal Angelo Sodano, anunció en octubre de 1999 que la beatificación de Jacinta y Francisco tendría lugar el 9 de abril del 2000 en la Plaza de San Pedro, junto con otros cuatro beatificados. El Cardenal Patriarca de Lisboa fue citado en la prensa portuguesa como que había sido informado por el Vaticano que era “totalmente imposible” que el Papa fuera a Fátima para la beatificación de los niños, y que la cuestión estaba “cerrada”. El Patriarca dijo a los periodistas portugueses que estaba convencido que esa “imposibilidad” del Papa de ir a Fátima se debió exclusivamente a una decisión de nadie más que del Secretarío de Estado.

Sin embargo, el Papa Juan Pablo II tenía otras ideas. En noviembre de 1999, Su Santidad—sorteando obviamente al Cardenal Sodano—se dirigió al Obispo de Leiría-Fátima, Mons. Serafim de Sousa Ferreira e Silva, para anunciarle que el Papa, efectivamente, iría a Fátima el 13 de mayo para realizar las beatificaciones. El Obispo Serafim hizo ese anuncio en diciembre de 1999. Y luego, en marzo de 2000, el Obispo también dejó traslucir que “el Papa haría algo especial por Fátima”. Eso alentó furiosas especulaciones en la prensa sobre que el Papa iba, por fin, a revelar el Tercer Secreto. El Obispo Serafim fue inmediatamente reprendido en público por el Cardenal Patriarca de Lisboa, José da Cruz Policarpo.

El Papa fue a Fátima el 13 de mayo de 2000 para beatificar a Jacinta y a Francisco. Hubo muchas especulaciones sobre si el Papa revelaría el Tercer Secreto allí. En su sermón, el Romano Pontífice vinculó inequívocamente el Mensaje de Fátima con la visión de San Juan Evangelista en el Apocalipsis, “y alerta a la Humanidad a que no haga el juego del “dragón”, cuya “cola arrastraba la tercera parte de las estrellas del Cielo y las lanzó a la Tierra” . (Apoc. 12:4)

El Santo Padre concluyó su sermón:

Con Su maternal desvelo, la Santísima Virgen vino aquí, a Fátima, a pedirle a los hombres que “no ofendan más a Dios Nuestro Señor, que ya está muy ofendido.” La aflicción de madre le estimula a decir que el destino de Sus hijos corre peligro. Y por eso le pide a los pastorcitos: “Rezad, rezad mucho, y haced sacrificios por los pecadores, pues van muchas almas al Infierno, por no tener quien se sacrifique y pida por ellas.” (Ver “Papa Juan Pablo II el 13 de mayo de 2000 en Fátima.”)

Pero el Papa no anunció una próxima revelación del Tercer Secreto. El Secretario de Estado, Cardenal Sodano anunció luego que el Papa había decidido revelar el Tercer Secreto de Fátima, afirmando:

En la solemne ocasion de su visita a Fátima, Su Santidad me ha mandado hacerles un anuncio. Como vosotros sabéis, el propósito de su visita a Fátima ha sido beatificar a los dos “pequeños pastores”. Sin embargo, él también desea que su peregrinación sea un gesto renovado de gratitud hacia Nuestra Señora por Su protección durante estos años de su papado. Esta protección parece estar vinculada también a la llamada “tercera parte” del Secreto de Fátima.

Y lo que había parecido tan extraño, repentinamente se volvió explicable.El Cardenal Sodano estaba preparando a los fieles para aceptar la noción de que el Mensaje de Fátima, Tercer Secreto incluido, debía ser considerado hoy una cosa del pasado. El proceso comenzaría con la interpretación del Cardenal del Tercer Secreto:

Este texto es una visión profética comparable a las encontradas en la Sagrada Escritura, que no describe con sentido fotográfico los detalles de los acontecimientos  futuros, sino que sintetiza y condensa sobre un mismo fondo, hechos que se prolongan en el tiempo en una sucesión y con una duración  no precisadas. Por tanto, la clave de la lectura del texto ha de ser de carácter simbólico. ...
Según la interpretación de los “pastorinhos”, interpretación confirmada por la Hermana Lucía, el “Obispo vestido de blanco” que ora por todos los fieles es el Papa. También él, caminando con fatiga hacia la Cruz entre los cadáveres de los matirizados (obispos, sacerdotes, religiosos, religiosas y numerosos laicos), cae a tierra como muerto, bajo los disparos de armas de fuego.

Como los fieles podrán de inmediato apreciar, esto es simplemente una mentira. El “Obispo vestido de blanco” en la visión no está “como muerto”, pero el texto de la visión afirma claramente que él es muerto en la forma de una ejecución militar, junto con muchos obispos, sacerdotes y religiosos, en los alrededores de una ciudad medio en ruinas. ¿Por qué, entonces, insertar la palabra “como” en la “interpretació

n”? El Cardenal Sodano inmediatamente vuelca su mano:

Después del atentado del 13 de mayo de 1981, a Su Santidad le pareció claro que había sido “una mano materna quien guió la trayectoria de la bala”, y el “Papa agonizante” se detuvo “en el umbral de la muerte...”
Los sucesivos acontecimientos de año 1989 han llevado, tanto en la Unión Soviética como en numerosos países del Este, a la caída del régimen Comunista que propugnaba el ateísmo. ...
Aunque las vicisitudes a las que refiere el Secreto de Fátima parecen ya pertenecer al pasado, la llamada de la Virgen a la conversión y a la penitencia, pronunciada al inicio del siglo XX, conserva todavía hoy una estimulante actualidad.

Muy simplemente, Sodano estaba preparando el camino para una “interpretación” del Mensaje de Fátima que permitiera enterrarlo de una vez y para siempre: el Mensaje culminó con el intento de asesinato de 1981 y la “caída del Comunismo” en 1989, hechos que “parece ya pertenecer al pasado”. Para asegurar ese resultado un “comentario”, sería preparado antes del texto actual del Tercer Secreto a revelar:

Para permitir que los fieles reciban mejor el mensaje de la Virgen de Fátima, el Papa ha confiado a la Congregación para la Doctrina de la Fe la tarea de hacer pública la tercera parte del secreto, después de haber preparado un oportuno comentario.

La afirmación del Cardenal Sodano que el Tercer Secreto de Fátima “parece ya pertenecer al pasado”, excepto por la “llamada a la conversión y a la penitencia”, no tiene sentido. No es creíble decir que el Tercer Secreto se refiere al fusilamiento del Papa en 1981 y es obsoleto desde la supuesta “caída del comunismo” en 1989. La revelación de la visión y la interpretación del Cardenal Sodano no tienen sentido si de lo que allí se trataba era del Tercer Secreto. Si era así, ¿por que no haberlo revelado en 1989, cuando supuestamente se volvió obsoleto? Esa pregunta no tiene respuesta razonable. Sin embargo, ésta sería muy razonable si el objetivo del Cardenal Sodano fuera asegurar que la cuestión de Fátima fuera enterrada, o en sus palabras, hacerla “pertenecer al pasado”.

(Ver “La Secretaría de Estado apunta al Mensaje de Fátima” en “El Mensaje de Fátima contra La Línea del Partido”, Capítulo 8 de La última batalla del diablo.

II. La supuesta revelación del Tercer Secreto - 26 de junio de 2000

En la conferencia de prensa del 26 de junio de 2000, el Vaticano reveló un texto que pretende ser todo el Tercer Secreto de Fátima, acompañado por un comentario escrito por el Cardenal Ratzinger y el Arzobispo (ahora Cardenal) Bertone. El texto describe una visión en la cual el Papa (un “Obispo vestido de blanco”) es muerto por un grupo de soldados quienes le disparan mientras está arrodillado al pié de una gran cruz de madera, en la cumbre de una montaña, después de haber atravesado una ciudad medio en ruinas llena de cadáveres. A la ejecución del Papa sigue la ejecución de muchos obispos, sacerdotes y laicos.

Naturalmente, sobre la revelación de esa visión las preguntas abundan. Entre esas preguntas está la de por qué la visión publicada no contenía ninguna palabra de Nuestra Señora, aun cuando se anunció en 1960 que el Secreto no sería revelado (“es muy posible que nunca venga a ser abierta la carta”), el Vaticano mismo se refirió a “las palabras que Nuestra Señora confirió a los tres pastorcitos como secreto”. La visión tampoco menciona las palabras que claramente siguen a “En Portugal se conservará siempre el dogma de la Fe, etc”—frase dicha por Nuestra Señora, que la Hermana Lucía incluyó en su Cuarta Memoria como parte del texto íntegro del Tercer Secreto de Fátima. Esta frase, referida al dogma de la Fe en Portugal, fue misteriosamente relegada a una nota al pié de la página en el comentario del Vaticano sobre el Secreto donde fue ignorada tanto por el Cardenal Ratzinger como por Monseñor Bertone, coautores del comentario.

La parte del comentario del Cardenal Ratzinger afirma específicamente que tanto él como Mons. Bertone estaban siguiendo las “interpretaciones” dadas por el Cardenal Secretario de Estado, Angelo Sodano: es decir, que el Mensaje de Fátima, y el Tercer Secreto en particular, relatan íntegramente los hechos que ahora pertenecen al pasado. Por consiguiente, el Cardenal Ratzinger declara que el escapar de la muerte del Papa Juan Pablo II en 1981 es lo descrito en la visión del Papa que es muerto. Incluso, los medios de comunicación seculares reconocieron la falsedad de esta interpretación.

El texto publicado sobre la visión, no contiene ninguno de los elementos descritos por el Cardenal Ratzinger en su entrevista de 1984 con la revista Jesús (ver “Published Testimony: Cardinal Ratzinger”). La visión publicada el 26 de junio de 2000 no dice nada sobre “los peligros amenazando la fe y la vida del Cristiano, y por tanto la del mundo ”, nada sobre “lo que ha dicho muchas otras apariciones marianas” aprobadas por la Iglesia, y nada sobre “lo que ha anunciado la Santa Escritura”, que el Cardenal Ratzinger afirmó en su entrevista de 1984 que estaban en el Tercer Secreto. Además, mientras el Cardenal Ratzinger dijo en 1984 que el Tercer Secreto contiene “profecía religiosa”—una afirmación que hizo tres años después del atentado a la vida del Papa—en el comentario de junio del 2000 afirma que allí no hay profecía, sino solo una descripción de hechos pasados, que culminan en 1981 con el intento de asesinato.

En su comentario, el Cardenal Ratzinger escandalizó a los fieles haciendo un número de afirmaciones ridículas—si no blasfemas—tales como que el Triunfo del Inmaculado Corazón de María es nada más que el amor conquistando bombas y armamentos, que el Triunfo que Nuestra Señora prometió que tendría lugar “por fin”, en realidad ocurrió hace 2000 años con Su fiat en la Anunciación, cuando Ella dijo al Ángel Gabriel “hágase en mi según tu palabra”. El también proclamó que la devoción al Inmaculado Corazón de María significa nada más que cada persona cumpliendo con la voluntad de Dios,  adquiriere así un “inmaculado corazón” del suyo propio, reduciendo así el único e Inmaculado Corazón de María, Madre de Dios, a una condición general que cualquier persona puede alcanzar.

La conversión de Rusia al Catolicismo y la difusión de la devoción al uno y único Inmaculado Corazón de María a lo largo del mundo, no son siquiera mencionados en el comentario del Cardenal Ratzinger. Además, la única “autoridad” sobre Fátima que cita el Cardenal es el Padre Edouard Dhanis, S.J., un jesuíta modernista que pasó años arrojando dudas sobre los elementos proféticos del Mensaje de Fátima referidos a Rusia. El Padre Dhanis proclamó que esos elementos del Mensaje fueron pías invenciones de la Hermana Lucía. Dhanis rechazó estudiar los archivos oficiales de Fátima o consultar otros documentos disponibles, que le hubieran permitido desdecirse sus falsas tesis. Al asumir los errores del Padre Dhanis, los cuales reducen Fátima a una piedad genérica sin ninguna profecía o advertencia sobre hechos futuros, el comentario del Cardenal Ratzinger concluye su asalto contra Fátima al afirmar que todo lo que permanece del Mensaje de Fátima es la oración y la penitencia.

El comentario en El Mensaje de Fátima, aunque parece apoyar a Fátima, es, en realidad, un intento de despojar al Mensaje de sus elementos proféticos y enterrarlos (incluyendo la propagación de los errores de Rusia, la Consagración de Rusia y su conversión al Catolicismo, y la difusión de la devoción al Inmaculado Corazón de María). Este es un intento de reducir el profundo significado y las consecuencias de estos elementos, para que sean ignorados y luego completamente olvidados.

(Para mayor información sobre la revelación de la Visión del Tercer Secreto del 26 de junio de 2000, ver “June 26, 2000 Hoax”, “‘El Mensaje de Fátima’ del Cardenal Ratzinger” y “¿Se encuentra el Tercer Secreto en dos textos distintos?”, Capítulos 11 y 12, respectivamente, de La última batalla del diablo; y revista The Fatima Crusader, edición nº 64.)

III. La entrevista con la Hermana Lucía

El 17 de noviembre de 2001, el Arzobispo Tarcisio Bertone mantuvo una entrevista con la Hermana Lucía en su convento de Coimbra, Portugal.  Un mes más tarde, L’Osservatore Romano publicó un comunicado de Bertone sobre la entrevista.1  El comunicado declaró que la Hermana Lucía está de acuerdo con el comentario del Cardenal Ratzinger en El Mensaje de Fátima, incluyendo que mucho del Mensaje de Fátima fue inventado por ella. Luego, de acuerdo a Monseñor Bertone, la Hermana Lucía dice que la consagración del mundo de 1984 fue suficiente para una consagración de Rusia, y que “todo ha sido publicado; no hay más secretos”. La primera parte de esta declaración contradice todo lo que la Hermana Lucía dijo públicamente en contrario durante la mayor parte de estos setenta años. La segunda parte de la declaración está presentada como la respuesta de la Hermana Lucía a una pregunta sobre el Tercer Secreto—pero la pregunta, por extraño que parezca, no se menciona.

Ahora, cuando un periódico o una revista publica una entrevista a una persona de nota, el lector espera, con justicia, una serie de preguntas completas, seguidas de respuestas completas, para que el lector pueda ver, por si mismo—en su pleno contexto—lo que el entrevistado quiere decir con sus propias palabras. No es este el caso. Aunque estamos informados que Mons. Bertone y la Hermana Lucía conversaron durante “mas de dos horas”, el Arzobispo solo provee su propio resumen de la conversación, salpicado con unas pocas palabras atribuidas a la Hermana Lucía. De esta entrevista no se publicó ninguna transcripción, grabación o video. En realidad, menos del diez por ciento de lo que se afirma como dicho por la Hermana Lucía (apenas 44 palabras del total de 463), tiene algo que ver con lo que se afirmó era el propósito de la entrevista, la cual estuvo dirigida a las dudas que permanecen en la mente de millones de católicos sobre la Consagración de Rusia y la revelación plena del Tercer Secreto por parte del Vaticano.2

El comunicado de Bertone demuestra que la Hermana Lucía aún está siendo tratada como si fuera sujeta de un programa oficial de vigilancia de testigos. Sí, por supuesto, ella es una monja de clausura. Pero una entrevista es una entrevista, y dos horas de conversación son dos horas de conversación. En dos horas se hablan unas 11.000 a 14.000 palabras. A nosotros se nos dieron solo 463 palabras de la Hermana Lucía.  ¿Donde está la entrevista, y que ocurrió en las dos horas de conversación? Y, ¿como podemos encuadrar esta curiosa sustitución de una entrevista real con la pretensión de que la Hermana Lucía nos ha dicho todo lo que hay por conocer sobre el Mensaje de Fátima? Si ella nos ha dicho todo lo que sabe, entonces no hay nada más que ocultar. Y si no hay nada más que ocultar, ¿por qué no publicar todo lo que se le preguntó y todo lo que ella contestó durante esas dos horas? Y... ¿por qué no permitir simplemente a Hermana Lucía hablar ella misma al mundo todo lo que ella quisiera, y enterrar todas las dudas?

Pero a pesar de la publicación del cuadernillo El Mensaje de Fátima del Cardenal Joseph Ratzinger y del Arzobispo Tarcisio Bertone el 26 de junio de 2000—un documento que nos asegura que Rusia ha sido apropiadamente consagrada y que todos los hechos contenidos en el Tercer Secreto ahora “pertenecen al pasado”—la Hermana Lucía aún está siendo alejada de micrófonos abiertos y de testigos neutrales. Ella estuvo completamente invisible durante la revelación Bertone/Ratzinger de la visión que ellos pretenden es el Tercer Secreto y la publicación del Comentario de sus plumas. Y ella permanece invisible aún hoy, aunque “Fátima pertenezca al pasado.” (Por más información sobre la entrevista de Monseñor Bertone con la Hermana Lucía, ver “¡Oigamos a la testigo, por amor de Dios!”, Capítulo 14 de La última batalla del diablo.)

IV. La persecución al Padre Gruner:
Amenaza de excomunión y supuesta suspensión

Otro intento de enterrar Fátima se hizo por medio de la persecución al Padre Nicholas Gruner—auténtico promotor del Mensaje de Fátima en su totalidad y especialmente de aquellas partes que no son políticamente correctas (es decir, la Consagración de Rusia y todo el Tercer Secreto). El éxito del Padre Gruner en la difusión del mensaje íntegro de Fátima, incluídos aquellos aspectos que ciertos dignatarios del Vaticano quieren enterrar, ha generado ataques que se mantienen a lo largo de los años:  la intensidad de los ataques, sin embargo, ha aumentado con el tiempo. (Por más información, ver “La persecución al Padre Gruner”.)

El hecho de que el Padre Nicholas Gruner, un fiel sacerdote quien se ha consagrado a Nuestra Señora de Fátima y a la promoción de Su Mensaje, sea perseguido de tal manera (mientras sacerdotes convictos de crímenes terribles en tribunales abiertos o que han difundido herejías no estén expuestos a tales ataques) demuestra cuan decididos están ciertos individuos a enterrar el Mensaje de Fátima y a aquellos quienes lo difunden. Mientras el estado del mundo y de la Iglesia se vuelve progresivamente peor, y los castigos terribles que Nuestra Señora profetizó nos afligen y amenazan nuestro futuro, estos individuos pelean implacablemente para enterrar el único medio que Dios nos dio para remediar estos problemas y alcanzar la paz. [para más información sobre el intento de silenciar al Padre Gruner, ver “Silenciando a los mensajeros: El Padre Gruner (1989-...)”]

V. Nuevo Programa inter-religioso en Fátima

Hindúes celebran cultos hindúes en el altar católico del Santuario de Fátima

Los últimos tres meses del 2003 vieron desarrollarse unos nuevos acontecimientos en el Santuario de Fátima, Portugal, que agraviaron a los católicos de todo el mundo.

La serie de acontecimientos comenzó con un congreso inter-religioso realizado en Fátima, durante el cual oradores supuestamente católicos criticaron y menoscabaron dogmas católicos definidos.

A esto siguieron informes sobre que la nueva basílica modernista de us$ 45.000.000 que se está construyendo en Fátima, la que se convertiría en santuario inter-religioso.

Los administradores de Fátima negaron que Fátima pudiera convertirse en un “templo inter-religioso”, no obstante, afirmaron simultaneamente la nueva orientación inter-religiosa de Fátima.

Luego, el 5 de mayo de 2004, el rector del Santuario de Fátima, Padre Luciano Guerra, permitió a un grupo de hindúes realizar un ceremonia pública de oraciones en el altar católico, acto prohibido por toda la historia de la enseñanza y la práctica católicas.

A pesar de la protesta mundial, el rector Guerra defendió la ceremonia de oración hindú, mientras el periódico local, Notícias de Fátima, rebajó e insultó a los fieles católicos que protestaron por el ultraje interreligioso.

El congreso interreligioso

Del 10 al 12 de octubre de 2003, el rector Guerra organizó un congreso interreligioso en Fátima, bajo el nombre: “El presente del hombre, el futuro de Dios, el lugar del Santuario en relación a lo sagrado”. Al congreso asistió el periodista John Vennari, cuyas crónicas fueron publicadas en la revista The Fatima Crusader y en el periódico Catholic Family News, y se pueden encontrar en este sitio web (ver Artículos Relacionados, referidos al Santuario de Fátima convertido en Centro Interreligioso).

Vennari sostuvo que el Congreso “abarcó algunas de las herejías más explícitas con las que nunca tropecé”. Vennari grabó el audio de todo el congreso y filmó algunas de sus partes.

He aquí un muestreo de lo que allí ocurrió.

Disertantes en el congreso, entre ellos el Padre Jacques Dupuis y el Arzobispo Michael Fitzgerald, dijeron a los delegados que los católicos no deberían procurarse de la conversión de los no-católicos a la Iglesia Católica. Esto porque, de acuerdo al nuevo sistema ecuménico, los no-católicos ya son parte del “Reino de Dios”, y no deben convertirse a la Iglesia Católica para su salvación.

A propósito de la “no salvación fuera de la Iglesia Católica”, cual es un dogma definido que los católicos deben creer para mantenerse católicos, el Padre Dupuis dijo con repugnancia: “No hay necesidad de invocar aquí ese texto horrible del Concilio de Florencia.” El Padre Dupuís también dijo que el propósito del diálogo es ayudar “a los cristianos a volverse mejores cristianos, y a los hindúes a volverse mejores hindúes.”

La audiencia, entre la que estaban presentes el Cardenal Patriarca de Lisboa, el Rector del Santuario de Fátima, el Obispo de Leiría-Fátima, y el Delegado Apostólico en Portugal, aplaudió el discurso de Dupuis, en el cual, entre muchos otros ultrajes, censuró una doctrina definida por la Iglesia. Al día siguiente, el Arzobispo vaticano Michael Fitzgerald dijo a la audiencia: “el Padre Dupuis explicó ayer las bases teológicas del establecimiento de relaciones con gente de otras religiones.” En suma, el Arzobispo Fitzgerald alabó la herejía del Padre Dupuis.

Esa es una reprobación descarada de una verdad infalible, perenne, de la Fe católica.

El Concilio de Florencia, del cual el Padre Dupuis nombró un “texto horrible”, definió infaliblemente que “paganos, judíos, herejes y cismáticos” están “fuera de la Iglesia Católica”, y como tales “nunca pueden participar de la Vida Eterna”, a menos que “antes de la muerte” estén unidos a la única y verdadera Iglesia de Jesucristo, la Iglesia Católica.

El Catecismo del Concilio de Trento, fiel a esta verdad, enseña que, “infieles, herejes, cismáticos y excomulgados” están “excluídos de la unión de la Iglesia”. En otras palabras, protestantes, judíos, mahometanos, hindúes, budistas, etc., no son parte de la Iglesia Católica, que es el Reino de Dios en este mundo.

El Catecismo del Papa San Pío X, siglos más tarde, presenta la misma verdad sin cambios. Enseña que “fuera de la Iglesia verdadera están: infieles, judíos, herejes, apóstatas, cismáticos y excomulgados”. Afirma además que: “nadie puede salvarse fuera de la Iglesia Católica, Apostólica y Romana, de la misma forma que ninguno pudo salvarse del Diluvio fuera del Arca de Noé, cual es la figura de la Iglesia.”

Así, las afirmaciones del Padre Dupuis, tanto como toda la orientación de ese Congreso, no solo niegan ese dogma definido, sino que promueven el indiferentismo religioso—la falsa creencia que el hombre puede encontrar la salvación en cualquier religión.

Esa enseñanza fue explícitamente condenada por el Magisterio inmutable de la Iglesia Católica desde el principio mismo, y fue condenada especialmente por los Papas León XII, Pío VIII,  Gregorio XVI y el Beato Pío IX.

El Papa Gregorio XVI, en su gran encíclica Mirari Vos, denunció específicamente la noción que: “la salvación eterna del alma puede ser alcanzada por cualquier tipo de profesión de fe, con tal que la moral del hombre esté de acuerdo con las normas de justicia y honestidad”. El la llamó un “muy deplorable error” y una “opinión perversa que ha crecido por todas partes por los engaños de los hombres malvados.”

Sin embargo, estas “opiniones perversas” y “errores deplorables” fueron promovidos en el congreso pan-religioso del 2003, patrocinado por el Rector Guerra, del Santuario de Fátima.

La sesión del domingo de ese congreso, incluyó testimonios de representantes del Budismo, Hinduísmo, Islam, Anglicanismo, de la Ortodoxia oriental y del Catolicismo. En esa sesión, el Padre Arul Irudayam, Rector del Santuario católico mariano de Vailankanni, India, alardeó que, con un mayor desarrollo de la camaradería ecuménica, los hindúes ahora pueden realizar sus ritos paganos dentro del recinto católico del Santuario de Vailankanni.

Los delegados a la conferencia, incluyendo el Arzobispo Fitzgerald, aplaudieron este discurso, en el cual el Padre Irudayam se jactó que ese, su Santuario Mariano, ahora era usado para rituales idólatras. Vennari preguntó entonces, “¿Dentro de cuanto tiempo será profanado el Santuario de Fátima de manera similar?”

Y así resulto ser; el Rector Guerra del Santuario de Fátima sería el huésped de una profanación similar apenas siete meses después de ese congreso inter-religioso.

“Un santuario a varios credos”

El 1º de noviembre, Portugal News publicó que ese congreso era parte de un plan para convertir Fátima en un santuario inter-religioso. Notícias de Fátima, un periódico bisemanal de Fátima, amigable con el Santuario de Fátima, también informó sobre el Congreso en su edición del 24 de octubre, poniendo en primera plana en grandes letras rojas a toda página: “Santuario a vários credos”. En la página 8 del mismo Notícias de Fátima se publicó la historia, “El Santuario se abre al pluralismo religioso”, con el siguiente subtítulo, “El Santuario de Fátima asume vocación universalista y acogedora hacia las diferentes religiones”.

Dos periódicos portugueses, el Portugal News y Notícias de Fátima (el periódico local de Fátima amigable con el Santuario de Fátima), presentaron la afirmación, “El futuro de Fátima debe pasar por la creación de un santuario donde puedan convivir las diferentes religiones”. Notícias de Fátima publicó estas palabras con una foto como titular de tapa, y Portugal News atribuyó estas palabras al Padre Guerra, Rector del Santuario de Fátima.

El Centro de Fátima publicó noticias del congreso en Fátima, diseminadas ampliamente en gráfica y en Internet pidiendo reparación mundialmente al llamar la atención de los católicos contra el ultraje de la nueva orientación pan-religiosa en Fátima.

Desmentidos huecos

Luego de varias semanas de protestas crecientes y de controversias en Internet y en otros medios, el Arzobispo Michael Fitzgerald, cabeza del Consejo Pontificio del Vaticano para el Diálogo Inter-religioso, fue entrevistado por el periódico católico británico The Universe  para pedirle que comentara sobre el plan.

En su breve respuesta, el Arzobispo dijo que “no había ninguna posibilidad para que el Santuario de Fátima se convirtiera en un centro de peregrinación inter-religioso”, pero notablemente, dejó abierta la cuestión de si el Santuario continuaría promoviendo las actividades ecuménicas radicales de las que se había tratado en el congreso (al cual él fuera un notable asistente).

En un artículo para el bisemanario católico The Remnant, el bien conocido columnista Christopher Ferrara observó que el Arzobispo Fitzgerald no negó la declaración del Rector Guerra sobre la creación de un santuario en Fátima donde “pudieran convivir las diferentes religiones”, ni se distanció de la teología herética del Padre Dupuis que, en realidad, él mismo profusamente alabó en el congreso de Fátima. Mientras “Fátima no puede ser una Meca inter-religioso”, escribió Ferrara, “ahora quedó establecido que el Santuario (en las palabras de Fitzgerald) ‘tiene una dimensión inter-religiosa’”.

Del mismo modo, el periodista John Vennari anotó que los argumentos y las discusiones sobre la designación de “santuario inter-religioso” son ahora una mera distracción, porque “Fátima ya es un lugar de actividad inter-religiosa, sea o no llamado ‘santuario inter-religioso’.”

Respuestas ambiguas

En respuesta a la tan pronta oposición, el Rector Guerra atacó a los oponentes a su proyecto, tildándolos de “anticuados, fanáticos extremistas de miras estrechas y provocadores.”

Mas tarde, en su comunicado fechado 28 de diciembre de 2003, el Rector Guerra lanzó calumnias sobre aquellos opuestos al proyecto, acusando “a la gran mayoría, tal vez a la totalidad” de ellos, de ser “el resultado de una larga orquestación planeada en los Estados Unidos, por gente amargamente opuesta al Vaticano II” (§ 2). Él los llamó “extremistas” (§9 11), que “quieren emprender tercas cruzadas, hasta el punto de entrar en conflicto con las autoridades de la Iglesia por no interpretar los mensajes de una cierta revelación del mismo modo que lo hacen ellas.” (§ 8)

En realidad, el comunicado del Rector Guerra solo confirmó la nueva orientación inter-religiosa de Fátima. También, el Rector Guerra hizo la absurda reivindicación de que el Mensaje de Nuestra Señora de Fátima era un llamado al diálogo inter-religioso. Esto es ridículo, como lo es el diálogo inter-religioso y la práctica ahora corriente en Fátima, que fuera inmediatamente condenada por el Papa Benedicto XV, pontífice reinante al tiempo de las apariciones en Fátima en 1917.

Guerra trata de manera ambígua el cargo de abrir Fátima a las religiones no católicas. El dice, “No estamos abiertos a compartir nuestra forma de culto, al menos en lo que se refiere a los sacramentos, específicamente a la Eucaristía. ... Por lo tanto, el espacio de culto que, si Dios quiere, pronto comenzará a erigirse, ... estará marcado exclusivamente para el culto católico.” Luego dijo, “cuando nos parezca oportuno ... esa basílica podrá recibir hermanos de otras creencias que quieran ... ver como rezamos nosotros (todo § 4, énfasis agregado).

Unas pocas semanas más tarde, cuando el editor de un sitio mariano en la Internet preguntó al Rector Guerra sobre la autorización para que religiones no católicas realizasen sus cultos en el Santuario de Fátima, Guerra respondió, “Estamos todavía lejos de tener hindúes o musulmanes rezando en Fátima...” El no dijo que eso nunca ocurriría. El dejó la puerta abierta. Quedó claro que los cultos paganos en Fátima solo serían cuestión de tiempo.

Hindúes en Fátima

Todas las desmentidas y afirmaciones al soslayo del Arzobispo Fitzgerald y del Rector Guerra probaron ser huecas. Pues el 5 de mayo de 2004, se celebró una ceremonia hindú en la Capelinha de Fátima, capilla construida hace décadas en el preciso lugar donde se apareció Nuestra Señora en 1917.  El evento fue transmitido ese 5 de mayo por SIC, una estación independiente de televisión de Portugal, la que llamó al suceso una “experiencia ecuménica fuera de lo común”.

La transmisión mostró que un grupo de hindúes, luego de dar culto a sus varios dioses en el templo hindú de Lisboa, viajó por autobús a Fátima. A su arribo, se les permitió usar la Capelinha para una ceremonia de oración. Tres jóvenes hindúes ingresaron al Santuario y colocaron flores ante la imagen de Nuestra Señora, y un “sacerdote” hindú, con vestimenta tradicional hindú, de pié ante el altar católico, cantó el “Shanti Pa”, una oración por la paz; la congregación hindú respondieron luego con cantos religiosos.

Todo esto se hizo con la bendición del Rector Guerra, quien apareció en la televisación de SIC dando la bienvenida a los visitantes hindúes.

SIC informó más tarde, que “los peregrinos hindúes fueron recibidos como si fueran una embajada; gesto inaudito, que puede ser entendido como una invitación para otras visitas”.  Allí, el Obispo Serafim, de Fátima, y el Rector Guerra fueron correspondidos y recibieron gustosamente en sus hombros, de manos del “sacerdote” hindú, unos chales cubiertos de versos del Bhagavad Gita, uno de los libros santos del Hinduísmo.

Dos días más tarde, el 7 de mayo, Notícias de Fátima, el periódico local de Fátima, fustigó a aquellos que se oponen a la nueva orientación inter-religiosa. Junto con citas del Rector Guerra, el periódico mencionó a un cierto Hermano Valente, quien denunció a aquellos que resistían el ecumenismo como gente que ha “perdido el tren”, y comparó a esos fieles con los “talibanes”.

Ese Hermano Valente, falso maestro, elige olvidar la inmutabilidad de la Verdad Católica, especialmente custodiada por el Segundo Concilio de Nicea, de donde nosotros citamos,

“Si alguien rechaza cualquier tradición de la Iglesia, sea escrita o no escrita, sea anatema.”

“Santísima Madre”

Los hindúes fueron a Fátima, dijeron luego, a ofrecer alabanza a la “la Santísima Madre”. Tengamos en cuenta que lo que los hindúes entienden por “santísima madre” es diferente a lo que los católicos entendemos por ese término.  Como “Santísima Madre”, los católicos llamamos a la Santísima Virgen María, Madre de Jesucristo, hija de Joaquín y de Ana, una creatura humana. Lo que los hindúes nombran como “santísima madre” es una manifestación de uno de sus dioses o diosas.

El autor católico Edwin Faust, quien había sido miembro de la religión hindú por corto tiempo, antes de volver al Catolicismo, nos ayuda a comprender lo que realmente ocurrió en Fátima:

Los hindúes en Fátima ofrecieron a Nuestra Señora lo que ellos llaman puja, eso es, culto divino. Como explicaron los peregrinos y su shastri, o “sacerdote”, ellos consideran a María como la manifestación de Dios, tal como consideran a las deidades de su propio panteón, cada una de las cuales tiene un aspecto masculino y femenino. A María ellos la consideran comoel aspecto de la deidad cristiana, y la deidad cristiana meramente como la versión occidental de su ‘maja deva’. o dios supremo, lo cual es esencial para comprender esto. Los hindúes no consideran a la Santísima Madre como una persona histórica distinta de su Creador, sino como uno de sus avatares cuasi mitológicos, o manifestaciones divinas.

Así, los hindúes no fueron a Fátima a unirse en oraciones católicas. Los hindúes no fueron catolizados; más bien el Santuario católico de Fátima fue hindu-izado. Ellos usaron el Santuario levantado en el mismo lugar en que Nuestra Señora se apareció a los pequeños pastores, para llevar a cabo rituales a sus dioses paganos, a quienes San Pablo llama “demonios” (I Cor. 10:20).

Sobre este punto, nosotros tenemos las palabras inequívocas del  Salmo 95:5, “los dioses de los gentiles son demonios.”

Igualmente, San Francisco Javier, apóstol de la India, y uno de los más grandes misioneros de la historia de la Iglesia, dijo lo siguiente sobre la oración de los hindúes: “Todas las invocaciones de los paganos son odiosas a Dios porque todos sus dioses son demonios”.

Resumiendo, el Rector Guerra permitió a paganos rendir sus cultos en el altar católico de Fátima. Peor aún, más tarde, él defendió el ultraje en un comunicado de fecha 29 de junio, en el cual empleó terminología mostrando una falta de honestidad y argumentos engañosos.

El Rector Guerra, en su comunicado, explicó que él había dado la bienvenida a otros no católicos y a dignidades no cristianas que habían sido “bienvenidas” en el santuario en el pasado, tales como el Dalai Lama, Hillary Clinton y la esposa de Yasser Arafat. Sin embargo, eso no guarda relación con la ceremonia hindú del 5 de mayo, ya que ninguna de estas dignidades que lo visitaron intentaron realizar ceremonias de culto público pagano en el altar católico.

El Rector Guerra negó que alguien estuviera en el Santuario de la Capelinha excepto el “sacerdote” hindú y su traductor. Una vez más, esa negación probó ser falsa por la transmisión de SIC, que muestra tres jóvenes mujeres hindúes entrando al Santuario para colocar flores a la imagen de Nuestra Señora.

Guerra dijo también que “no se hizo ningún gesto, ni se realizó ningún rito, sobre o fuera del altar”. Eso no es verdad. El video de SIC muestra claramente al “sacerdote” cantando el Shanti Pa en el altar, y a los hindúes reunidos cantando la respuesta. Esa es la ceremonia hindú realizada en un altar católico. Las fotos publicadas en este sitio web de la transmisión televisiva de SIC confirman ese acto. (ver “Imágenes de una profanación: Foto reportaje de un ritual hindú en Fátima”). Lamentablemente, en sus desmentidos, el Rector Guerra no está diciendo la verdad.

Además, el Rector Guerra trata de justificar la visita hindú, declarando que los hindúes fueron a rendir culto a la “Santísima Madre”. Es obvio en el comunicado, sin embargo, que el Rector Guerra conoce muy bien la diferencia entre Nuestra Señora y la “santa madre” hindú, ya que el Rector Guerra usa el término en citas, y nunca se refiere a los hindúes viniendo a honrar a la “Santísima Virgen María, Madre de Dios”.

Eso es deshonestidad deliberada. Eso es una traición del Padre Guerra a su deber, como sacerdote católico, de enseñar la verdad. Esa es una blasfemia contra Nuestra Señora.

Comentando sobre este aspecto del comunicado, Craig Heimbichner, un autor católico que hizo un estudio especial sobre ocultismo, dice:

‘El Padre Guerra tiene en cuenta, aparentemente, la nota hindú que María es la “santa madre” para evidenciar que las devociones de los hindúes en Fátima, más que sacrílegas, fueron agradables a Dios. Ya que es bien conocido que los hindúes consideran a la “santa madre” como 1) una diosa,  2) manifestada a través de varias ‘formas’, incluyendo 3) la sangrienta pesadilla Kali y la prostituta cósmica Armani. Tal parece, que el Padre Guerra tendría más explicaciones que dar. Igualmente, equiparar la madre terrenal del Padre Guerra con una psicópata asesina y una prostituta sería inaceptable para él; ¿por qué entonces él acepta, casualmente, esa analogía parelela respecto a su Madre Celestial, la Madre de Nuestro Señor?’

Verdaderamente, ¿por qué?

El Santuario de Nuestra Señora debe ser defendido

A fines de 2003, el Rector Guerra había asegurado a los católicos que no habría cultos sacrílegos bajo su administración del Santuario de Fátima. Muchos, incluendo al canal EWTN y al Padre Robert J. Fox, tomaron en serio las palabras del Rector Guerra y razonaron que el sacrilegio no sería, ciertamente, bienvenido en Fátima.

Después de ocurrido el ritual hindú, los defensores del Rector Guerra no pudieron ocultarse detras de su supuesta “desmentida”. La evidencia fue clara para que todos ellos la vieran.

A pesar de ello, EWTN y el Padre Robert J. Fox continúan defendiendo las acciones del Rector Guerra, y siguen atacando a los fieles católicos que protestan el ultraje.

Eso solo puede significar que el Padre Fox y EWTN aprueban el culto de los hindúes a sus falsos dioses en un altar católico.

Mientras tanto, el Centro de Fátima continúa protestando los ultrajes presentes en Fátima, y urge a sus lectores que ofrezcan oraciones de reparación, y continúen suministrando información actualizada sobres estos trágicos, desgarradores, sacrílegos acontecimientos.

Notas:
  1. La versión italiana fue publicada el 21 de diciembre de 2001; la versión inglesa en L’Osservatore Romano edición inglesa del 9 de enero de 2002.


  2. También es importante mencionar que el reciente libro de la Hermana Lucía, Apelos do Ceú, fue considerado como “respuesta a todas las preguntas sobre Fátima”. Sin embargo, los dos tópicos que requieren la mayor explicación y necesitan ser respondidos, la Consagración de Rusia y el Tercer Secreto, no fueron mencionados.
Artículos relacionados:

Sobre la “Cronología de las cuatro campañas de ocultamiento”:

Ocultamiento del Tercer Secreto
La censura de la Hermana Lucía
La Persecuciůn al Padre Gruner
La desinformación sobre la Consagración de Rusia

Respecto al ocultamiendo del Tercer Secreto: June 26, 2000 Hoax

June 26, 2000 Hoax
Published Testimony: Cardinal Ratzinger
Ocultamiento del Tercer Secreto
La última batalla del diablo (capítulos 8, 11, 12 y 14)
The Fatima Crusader (revista), edición nº 64
Pope John Paul II on May 13, 2000 at Fatima

Respecto a la persecución al Padre Gruner:

La Persecución al Padre Gruner

De la serie “Silenciando a los mensajeros”:

El Padre Fuentes (1959 - 1965)
La Hermana Lucía (1960 - al presente)
El Padre Alonso (1975 - al presente)
El Padre Gruner (1989 - ...)

Respecto a la conversión del Santuario de Fátima en un Centro Inter-religioso:

El Vaticano pide la renuncia del obispo de Fátima y de Monseñor Guerra, el rector del Santuario
El Padre Fox continúa defendiendo lo indefendible
El Rector de la Basílica intenta justificar el servicio de culto hindú en Fátima
Imágenes de una profanación: Foto reportaje de un ritual hindú en Fátima
Breve cronología Relacionada con el sacrílego ritual hindú en Fátima
El asalto modernista del Padre Fox a Fátima
Ritual hindú realizado en el Santuario de Fátima
El rector del santuario confirma la nueva orientación ecuménica en Fátima
Más noticias sobre el programa interconfesional en Fátima

Por más información sobre el programa inter-religioso en el santuario de Fátima, ver:

El santuario en Fátima (2003 - 2006)



amigable a su impresora
Pagina inicial

imagemap for navigation P√°gina inicial Mapa del sitio Contactar Buscar