Homepage
Cruzada
Perspectivas
Sobre Fátima
Noticias
Recursos
Tercer Secreto
Consagración
Oración
Librería
Homepage
Apostolado
Para hacer un donativo
Más información
Nuestra señora de Fatima en línea
ImageMap for Navigation ¿Por qué Fátima? Mapa del sitio Contactar
El Padre Fox continúa defendiendo lo indefendible

El Padre Fox continúa
defendiendo lo indefendible

Introducción

por Christopher A. Ferrara

Este artículo está escrito para responder a tres items aparecidos en “Fatima Family Apostolate”, sitio web operado por el P. Robert J. Fox. Estos tres items -una clarificiación del rector del Santuario de Fátima, un artículo de un supuesto “estudioso de Fátima” y una carta del Nuncio Apostólico en Washington- fueron puestas por el P. Fox en un aparente esfuerzo por detener la escalada de críticas por su obstinada defensa de las recientes actividades “interreligiosas” en el Santuario de Fátima, las que han provocado protestas por preocupados católicos alrededor del mundo.

En un programa de EWTN del 25 de abril 2004, el Padre Robert J. Fox ridiculizó a aquellos católicos que resisten el nuevo programa interreligioso para Fátima. Dijo que todas las noticias de la actividad interreligiosa en Fátima fueron meras “fabricaciones”, y que el Rector del Santuario, P. Guerra, nunca hubiera permitido que hubieran ocurrido tales cosas.

Menos de dos semanas más tarde, tuvo lugar un ritual indú con la aprobación del Rector Guerra.  Ahora, el Padre Fox defiende repentinamente al Rector Guerra por haber permitido un culto pagano en un altar católico, y nuevamente ataca a aquellos católicos que protestan por el ultraje pagano al Santuario de Nuestra Señora.

Los lectores de Catholic Family News y de The Fatima Crusader están bien al corriente del papel notable que ambas publicaciones han jugado al informar sobre la primera historia ocurrida en octubre de 2003, cuando el rector del Santuario de Fátima, P. Luciano Guerra, cedió las instalaciones del Santuario para un “congreso interreligioso” sin precedentes. Al congreso asistió John Vennari, editor de Catholic Family News, quien presenció y grabó las conferencias.1

Describiendo el congreso, Guerra declaró:

“El futuro de Fátima, o de la adoración de Dios y de Su Madre en este Santo Santuario, debe pasar por la creación de un santuario donde puedan mezclarse las diferentes religiones. El diálogo interreligioso en Portugal, y en la Iglesia Católica, está aún en una fase embrionaria, pero el Santuario de Fátima no es indiferente a este hecho y ya está abierto para ser un lugar de vocación universalista.”2

Los lectores recordarán que durante el congreso de Guerra -al que asistio una abigarrada multitud de budistas, indúes, musulmanes y anglicanos, al igual que de católicos- los participantes aplaudieron al Padre Arul Irudayam, rector del importante santuario mariano de Vailankanni, India, cuando se regocijó porque ahora a los indúes les era permitido realizar sus rituales religiosos en ese santuario. Para no dejar duda del “tema” de esa conferencia, el orador-clave de Guerra no fue otro que el Padre Jacques Dupuis, quien recientemente fue sancionado (aunque levemente) por la Congregación para la Doctrina de la Fe del Vaticano, a causa del indiferentismo religioso de sus escritos, en los cuales presenta a todas las religiones como medios de salvación.

Dupuis declaró que el propósito del “dialogo interreligioso”, que fue introducido en la Iglesia despues del Vaticano II, no es convertir a los no-católicos a la verdadera religión, sino más bien ayudar a “los cristianos a hacerse mejores cristianos, y a los hindúes mejores indúes”. Dupuis declaró más adelante que las falsas religiones del mundo no solo son toleradas sino “positivamente queridas” por Dios como caminos de salvación, y que “la religión del futuro será una convergencia de religiones en un Cristo universal que las satisfaga a todas”.

Notoriamente insubordinado, pese a la suave censura vaticana, Dupuis incluso se atrevió a denunciar como “ese texto horrible” la enseñanza infalible del concilio de Florencia, sobre que la Iglesia Católica “cree firmemente, profesa y predica, que todos aquellos que están fuera de la Iglesia Católica, no solo los paganos si también los judíos o los herejes y cismáticos, no pueden compartir la vida eterna y caerán en el fuego eterno que fue preparado por el diablo y sus ángeles, a menos que se unan a la Iglesia Católica antes del fin de sus vidas”.

Cuando Catholic Family News y The Fatima Crusader denunciaran los hechos escandalosos en el Santuario de Fátima, Guerra levantó una barricada de relaciones públicas, detrás de la cual él y sus varios defensores neo-modernistas han estado disparando una granada tras otra contra el editor de The Fatima Cruzader, Padre Nicholas Gruner, y el de CFN, Sr. John Vennari.

Uno de los principales artilleros de Guerra ha sido el Padre Fox, cuya revista Immaculate Heart Messenger ha sido todo menos inmaculada en sus ataques cercanos a la histeria contra el Padre Gruner: “El Padre Gruner - Un sacerdote católico suspendido” despotrica uno de los titulares que Fox ha publicado, en un esfuerzo por distraer la atención del público de lo que estaba ocurriendo en el Santuario.

Como esta publicación ha demostrado una y otra vez, el Padre Gruner no está “suspendido”3. Pero de cualquier manera, esa no es la cuestión. El “argumento” del Padre Fox en defensa de Guerra es nada menos que un inconsistente ataque ad hominem que aún un niño pueder ver que es ilógico: el Padre Gruner está “suspendido”, por lo tanto nada malo ocurrió en el Santuario de Fátima.

Además de estos ataques ilógicos a la persona del Padre Gruner, Fox y los otros tras la barricada de Guerra han pergeñado una serie de “negaciones” que no niegan nada, sino que solo confirman la enormidad de las acciones de Guerra. Por ejemplo, la respuesta de Guerra al informe del Padre Gruner fue publicar su primera “clarificación” (dos meses después de su escandaloso congreso) en el sitio web oficial del Santuario de Fátima, el cual contiene la siguiente declaración:

“Y cuando nos parezca oportuno, después de lo que está ocurriendo en muchos otros lugares sagrados, esta nueva basílica podría recibir a hermanos de otras creencias, quienes puedan querer, de manera fraterna, saber como rezamos nosotros”.4
El Padre Guerra dijo, “El sacerdote indú y un traductor que él llevó, se acercaron a la imágen de Nuestra Señora, mientras el resto del grupo permaneció abajo. Ese es un verdadero engaño. En primer lugar, el sacerdote indú no subió, simplemente, hasta la “imagen de Nuestra Señora”. Luego de eso, se ubicó en el altar que está frente a la imagen de Nuestra Señora. El sacerdote indú luego usó ese altar, frente al que se ubicó, para entonar su oración a Vishnu para el Shanti, de pié en el preciso lugar donde un sacerdote católico estaría cuando celebra el Novus Ordo Missæ. Además, el resto del grupo no “permaneció abajo”, sino que tres mujeres indúes entraron al santuario, subieron al altar, y siguieron hasta la imágen para hacer su puja (ofrenda de flores) a la “santisima madre”, también conocida como Devi.

Esa “negación” no fue más que una apenas disimulada admisión que Guerra tenía algo grande planeado para el Santuario de Fátima “para cuando nos pareciera oportuno”. Lo que él había planeado fue, obviamente, más allá de una mera visita al Santuario por miembros individuales de otras religiones, lo cual siempre había estado permitido. Obviamente, lo que Guerra quiso decir con eso -“cuando nos parezca oportuno”- fue abrir el Santuario de Fátima al culto de otras religiones, cuyos adherentes irán allí en “peregrinaciones” de varios tipos. Como pronto veremos, eso es exactamente lo que ahora está ocurriendo.

Una “negación” posterior del Arzobispo Michael Fitzgerald, Presidente del Consejo Pontificio para el diálogo interreligioso, dió a entender -casi cómicamente- lo que estaba por venir. El 1º de enero de 2004, Fitzgerald dijo a Zenit Noticias: “Hasta donde yo sé, no hay planes para que el edificio sea destinado específicamente para propósitos interreligiosos. Reconocemos que Fátima es un lugar de peregrinación para muchas religiones [¿desde cuando?] ... El Santuario, no obstante, conserva [!] su identidad católica”.

Un litigador de Wall Street no hubiera perfilado una afirmación más leguleya que la tal enigmática y evasiva “negación” de Fitzgerald: “Hasta donde él sabe la nueva Basílica no está destinada específicamente para fines interreligiosos, pero Fátima es un lugar de peregrinación para muchas religiones (nótese como Fitzgerald desliza esa noticia asombrosa en su comentario), aunque la nueva construcción “conservará” la “identidad católica”. Que un prelado vaticano nos asegure que el principal santuario mariano mundial “conservará” su “identidad católica”, es razón suficiente para alarmarnos. ¿Conservar? ¡Eso es como decir que la Basílica de San Pedro “conservará” su identidad católica! Que extraño -pero que revelador resulta- decir eso de un emplazamiento que, en primer lugar, solo podría ser católico y nada más que católico. No, algo no está claro, solo que Guerra y sus amigos no están lo bastante preparados para revelar que es.

Bajo presión pública en ascenso, pretendiendo emitir una negativa inequívoca de que el Santuario de Fátima no será abierto a actividad interreligiosa, Guerra dijo al periódico Spirit en enero de 2004 que “estamos muy lejos de tener indúes o musulmanes en Fátima, excepto si ellos lo hacen en privado -no en liturgias públicas u otros servicios”. Aún otra negativa que provoca sospechas. Decir que “estamos muy lejos” de permitir algo, es sugerir que en algún momento será permitido. Bien, ¿exactamente cuán lejos es “muy lejos”? No nos llevó mucho tiempo conocer la respuesta: ¡“muy lejos” significa cuatro meses después de la entrevista con el periódico Spirit Daily!

El 5 de mayo de 2004, un autobús con indúes, con expreso permiso de Guerra, arrivó a la Cova da Iria, y se dirigió a la pequeña capilla de las apariciones -construida en el mismo lugar donde se apareció Nuestra Señora- donde cumplieron un servicio religioso indú de oraciones en ese santuario católico. Como mostró en cámara la cobertura televisiva de la cadena portuguesa SIC, un sacerdote indú, usando vestiduras de sacerdote indú, subió al altar de la Capelinha -altar consagrado para el Santo Sacrificio de la Misa- y puesto de pie ante el altar procedió durante varios minutos a entonar el Shanti Pa, la ‘oración indú por la paz’, mientras los “peregrinos” indúes permanecían sentados en la “congregación”.

La ceremonia incluyó una procesión de tres mujeres indúes dentro del santuario para hacer una ofrenda de flores a la imagen de Nuestra Señora, a quien los indúes describieron como “la Santa Madre” -nombre cariñoso indú dado a la diosa Devi-, según informó SIC. La ofrenda de flores, colocada en la base de la imagen es un elemento del puja, u oración indú a la deidad. Puja “es el acto de mostrar reverencia a un dios, un espíritu, u otro aspecto de lo divino por medio de invocaciones, canciones y rituales. Durante el puja “una imagen u otro símbolo del dios sirve como medio para ganar acceso a lo divino”.5 La ofrenda de flores a la deidad es conocida como ala o Pushpan -ofrenda de guirnaldas de flores o sencillamente de flores”.6

Cuando concluyó la ceremonia indú, el sacerdote fue recibido por Guerra, quien permitió que se lo revistiera con un chal de oración, cubierto de versos del Bhagavad Gita, “libro sagrado” del induísmo, el cual enseña que toda la vida es una ilusión. Como anotó Vennari en su relato:

“Ese libro contiene una historia que ilustra el principio central del induísmo. Arjuna, un guerrero, está en la víspera de una gran batalla. El teme el día siguiente, porque sabe que habrá de matar a sus amigos, familiares, maestros. El áuriga de Arjuna, quien se convierte en el dios Krishna disfrazado, dice a Arjuna que no tema de ir a la batalla porque nada de eso es real. Ninguno va a morir. Todo ello y toda vida es ilusión. Arjuna entonces se lanza al sangriento conflicto creyendo que es su Dharma, su camino señalado, para hacer trizas a sus amigos y familiares. De cualquier manera, todo es ilusión. En realidad, ninguno muere. Este es el induísmo, en pocas palabras. Usted es dios, lo demás es ilusión”.7

Unas pocas palabras sobre el Shanti Pa. Entre los muchos falsos dioses a los que los indúes rinden culto están “los Tres Grandes” -Brahma, Vishnu y Shiva.8 Brahma se supone que hizo el mundo, mientras que Vishnu lo sostiene y proteje, y Shiva, finalmente, lo destruirá, “después de lo cual Brahma crea nuevamente el mundo, y así sucesivamente en un ciclo interminable de creación y destrucción.9 El Shanti Pa es una oración a Vishnu, quien es “la deidad de Shanti, el humor pacífico”. Vishnu “es a menudo representado por la serpiente enrollada Shesha, con su consorte Lakshmi masajeando sus pies.10 El Shanti Pa dice algo como esto:

Oh dios, llevanos de lo irreal a lo real.

Oh dios llévanos de las tinieblas a la luz.

Oh dios llévanos de la muerte a la inmortalidad.

Shanti Shanti Shanti para todos ... etc.

- siendo el “dios” en cuestión Vishnu, “la deidad de Shanti”. Vishnu, a propósito, ha tenido al menos diez encarnaciones de acuerdo a los indúes. La encarnación nº 9 fue Buda.

Ahora unas pocas palabras sobre “la Santa Madre”. De acuerdo a SIC, el mismo día en que los indúes fueron a Fátima era “el día dedicado a la mas grande de todas las deidades femeninas”. Ella es llamada la Santísima Madre, la diosa Devi, la deidad de la naturaleza que muchos indúes portugueses también encuentran en Fátima”. ¿Y quien es Devi? Como lo explica la revista Smithsonian, Devi es la diosa multiuso, multifacética, del induísmo:

“Ella tiene mil nombres y rostros -e incontables capacidades y talentos. Incluso la de una fiera guerrera que matando a los más viciosos demonios, conserva su compostura y radiante belleza. Los occidentales, acostumbrados a un ‘Padre Celestial’, y a ver dulces y virginales imágenes de la Madonna, pueden encontrar bastante sorprendente a Devi y a su vigoroso y salvaje poder femenino. Para muchos indúes, sin embargo, su mayor fortaleza es que ella personifica todos los aspectos de la femineidad. En el vasto panteón, ella es la más altamente ubicada, tan poderosa como los dioses masculinos Vishnú y Shiva. Madre diosa de la India y protectora local de innumerables pueblos, ella puede ser calma y delicada. Pero ella es también una fuerza cósmica, dirigiendo la creación y la destrucción de universos. En ocasiones ella es voluptuosa y seductora -una soez tentadora y apasionada amante. Antes de sus exámenes, los alumnos indúes le rezan a su encarnación como Saravasti, la diosa de la música y del conocimiento. Devi bendice a sus devotos con fortuna y éxito”.

Devi es adorada “durante el Vasanta Navaratri. Eso ocurre durante la primavera”.11 Los indúes en la Capelinha, por consiguiente, eligieron una lindo día de primavera para su ofrenda de flores a Devi.

Así, para resumir, el Rector del Santuario de Fátima permitió a un grupo de indúes, dirigidos por su sacerdote indú, ofrecer plegarias a Vishnu y un puja a su voluptuosa deidad Devi en un santuario católico, en un altar católico consagrado -en el mismo lugar donde la Virgen Madre del Dios Verdadero vino a pedir la conversión del mundo a la religión verdadera. Después de cometido este sacrilegio, Guerra, un sacerdote católico, permitió a un “sacerdote” indú lo envolviera con un chal indú de oración, cubierto de versos de una “biblia” pagana degenerada, cuyos mitos, supersticiones y errores, además, no pudieron ser sacados del Evangelio. Todo esto fue relatado con precisión por John Vennari en Catholic Family News y por el Padre Gruner en The Fatima Crusader.

En suma, Guerra -quien nos aseguró que ese tipo de cosas no iban a ocurrir- se ha revelado como un mentiroso. Y, una vez más, el Padre Fox está encantado de ayudar a Guerra en su continuado intento por encubrir la verdad de lo que Guerra está haciendo. Eso me lleva al primer item del sitio web “Fatima Family Apostolate” del P. Fox: la última “clarificación” del P. Guerra.

La última “clarificación” del P. Guerra

Como la “negación” del Arzobispo Fitzgerald tratada más arriba, la clarificación de Guerra pudo haber sido redactada por un abogado de Wall Street -o al menos uno de Lisboa. He aquí mi análisis del intento de Guerra de justificar lo ocurrido en mayo:

El sacerdote indú y un traductor que había llevado con él, se acercaron a la imagen de Nuestra Señora, mientras el resto del grupo permaneció abajo.”

Esa es una absoluta mentira. En primer lugar, el sacerdote indú no subió simplemente hasta “la imagen de Nuestra Señora”. Después de haber hecho eso, se ubicó en el altar que está frente a la estatua de Nuestra Señora. El sacerdote indú luego uso ese altar, frente al que se ubicó, como lugar desde donde entonar su oración a Vishnú como Shanti, permaneciendo en el lugar preciso en que un sacerdote católico se ubicaría para celebrar el Novus Ordo Missæ. Además, el resto del grupo “no permaneció abajo”, sino que además, las tres mujeres indúes entraron en el santuario, pasaron por delante del altar, y continuaron hasta la estatua para hacer su puja (ofrenda de flores) a “la Santísima Madre” también conocida como Devi. Expresivamente, Guerra había ordenado el retiro de la vitrina a prueba de balas que envuelve la imagen (ubicada en el lugar preciso de las apariciones de Nuestra Señora) para que los indúes tuvieran especial acceso a ella. Eso se hace en presencia de dignatarios de categoría.

El 5 de mayo, los indúes rindieron culto a sus falsos dioses en el templo por la mañana, y realizaron un culto indú de oraciones en el altar católico en Fátima por la tarde. El Padre Fox defiende ahora la profanación del Santuario de Fátima, y ataca a quienes se oponen a ella. Christopher Ferrara escribe: “Es tiempo de que el Padre Fox detenga su cobarde patear bajo a su hermano en el sacerdocio y afronte esa situación como un hombre. ¿Defiende o no defiende el lugar sagrado de la Cova da Iria contra la profanación de paganos, herejes y cismáticos? Si no lo defiende, entonces es tiempo de que el Padre Fox cierre su ‘Apostolado Familiar de Fátima’ y deje de presentarse como un fiel intérprete del Mensaje de Fátima”.

Guerra omite engañosamente todos esos hechos para crear la falsa impresión que ni el altar ni el santuario fueron mezclados en esa ceremonia indú, y que solo el sacerdote indú (y su “traductor”) invadieron el santuario. Por cierto, el sacerdote indú necesitó un traductor porque él es de la India, y no un portugués indú nativo (de los cuales hay muy pocos, y casi todos ellos inmigrantes de Goa). Incluso en la transmisión de SIC, el sacerdote indú hablo el indú y la cadena presentó subtítulos en portugués.

“El sacerdote cantó una oración que duró unos pocos minutos. No hizo ningún gesto, ni realizó ningún rito, sobre o fuera del altar. El traductor explicó que este había pedido a la ‘Santísima Madre’ que diera la sabiduría y el discernimiento a aquellos que gobernaban las naciones, para que el mundo pudiera tener paz, paz, paz.”

Para cualquiera que haya visto el video de SIC, esa explicación es ridícula (a simple vista) a todas luces. Cuando un sacerdote indú se para frente a un altar católico y entona una oración a Vishnú “que duró unos pocos minutos”, junto con una ofrenda de flores a Devi, y cuando hace eso dirigiéndolo a un grupo de “peregrinos” indúes que han venido a sentarse congregados frente a él, allí se está realizando un ritual indú - y lo está haciendo en un santuario católico. Los subterfugios de Guerra sobre si se hicieron algunos gestos de manos durante esa ceremonia son un insulto a nuestra inteligencia. Aún más: en otro acto de ocultamiento, Guerra omite cualquier referencia a otros elementos del ritual indú como la ofrenda de flores a Devi, que hicieron las tres mujeres indúes que ingresaron al santuario. Guerra oculta eso al público y el Padre Fox lo ayuda en su ocultamiento.

Debe tenerse en cuenta también, como lo señaló John Vennari en su relato sobre el incidente, que el sacerdote indú dijo a SIC que él fue al Santuario para aprovechar de sus “vibraciones espirituales”. Eso es nada menos que mística pagana insensata, que burla la dignidad de la Madre de Dios en Fátima para llamar a las naciones del mundo a someterese al Reinado de Cristo Rey y a practicar la devoción a Su Inmaculado Corazón. Pues el Rector, al permitir que la Virgen María, Madre de Dios, fuera reducida a la categoría de un ídolo indú cualquiera, y el lugar de sus apariciones tratado como una fuente de “vibraciones espirituales” por los indúes, consintió un ultraje que demanda rectificación -por no mencionar una reconsagración del santuario y del altar que Guerra permitió que fueran profanados de esa manera. ¿Ya no se consideró Guerra obligado por el Mandamiento”No tendrás dioses extraños ante Mi”?

Tal parece que cuanto Guerra más trata de negar lo que se está perpetrando en el Santuario de Fátima, tanto más se convence él mismo. En el párrafo siguiente de su “clarificación”, él revela la siguiente interesante información:

Nosotros notamos que esa intención de paz, siendo universal, es la misma intención que, en nuestra opinión, ha traído al santuario a otras personalidades quienes no son católicas, tales como por ejemplo al Dalai Lama,al presidente de la República de la India, y también a las esposas del Presidente Clinton y del Presidente Arafat. Grupos de cristianos no-católicos también vinieron con la intención de pedir por la unidad de la Iglesia, aunque no con gran frecuencia; algunos altos representates de las Iglesias Ortodoxas han sido bienvenidos en el Santuario. Recientemente, unos 10 sacerdotes anglicanos, acompañados por su obispo, realizaron un retiro espiritual en una de las casas del Santuario.

Es sencillamente increíble que Guerra piense eso como una defensa de sus acciones. Lo que eso muestra realmente, es que bajo la administración Guerra, el santuario de Fátima se ha convertido en una atracción turística para las elites del Nuevo Orden Mundial, las que son tratadas como dignatarios visitantes. Peor, Guerra revela ahora que mientras los indúes están usando el santuario y el altar para ceremonias de oraciones, a los anglicanos les está permitiendo realizar “retiros espirituales” para laicos no católicos actuando como sacerdotes y obispos de la “Iglesia” Anglicana. ¿Piensa Guerra que agrada al Dios Altísimo cuando cede el suelo sagrado en el que se apareció Su Madre Virgen a los pseudo-clérigos anglicanos, quienes escupen el rostro de Nuestro Señor y lo re-crucifican innumerables veces al atreverse a predicar en Su Nombre un “Evangelio” que permite el aborto, la contracepción, el divorcio y nuevo matrimonio, la “ordenación” de homosexuales, y varias otras herejías contra Su Verdad revelada? Y si a la decrépita “Iglesia” anglicana ahora se le está permitiendo realizar “retiros” en Fátima, ¿quienes serán los próximos? ¿Veremos “retiros” indúes, budistas o musulmanes? Dado lo que ha ocurrido en Fátima durante los últimos ocho meses, ¿podría alguien creer a Guerra si niega que tiene tal o cual cosa en mente?

Continuando con su “clarificiación”, Guerra afirma:

Después de hacer sus oraciones en la Capelinha, o pequeña capilla de las apariciones, los peregrinos indúes fueron recibidos en una sala por el Obispo de Leiría-Fátima y por el Rector del Santuario, a quienes ellos dijeron que habían ido por devoción a la ‘Santísima Madre’. Ellos no hablaron de una similitud o transferencia entre ese nombre y cualquier entidad de su religión. Poco crédito, por lo tanto, debería darse a las comparaciones mencionadas por los medios, a quienes no pudimos preparar, porque resultó tarde cuando nos encontramos con su presencia”.

Notemos que en el mismo acto de negar que tuvo lugar algún tipo de ritual indú en la Capelinha, Guerra admite que eran “peregrinos” indúes quienes fueron a la Capelinha con su sacerdote indú. Eso significa que los indúes hicieron una peregrinanción espiritual a un santuario católico donde se les permitió ofrecer oraciones de la religión indú a sus dioses indúes, conducidas por su sacerdote indú, de pié ante el altar católico -cuyo uso para ese ritual Guerra deja una vez más de mencionar. Es apenas sorprendente que Guerra deje de mencionar, consecuentemente, ese abuso de un altar católico, pues el mensaje que eso transmite es fuerte y claro: que esos altares consagrados para el culto del Dios verdadero en el Santo Sacrificio de la Misa ya no son considerados sacrosantos, sino más bien como signos de armonía “interreligiosa”, para ser puestos a disposición de los adherentes de las falsas religiones, incluso en el Santuario de Fátima.

Guerra argumenta astutamente que los “peregrinos indúes” que él y el Obispo de Fátima recibieron despues de “peregrinación” a la pequeña capilla de las apariciones “no hablaron de una similitud o transferencia entre ese nombre (Santísima Madre) y cualquier entidad de su religión”. El no dice que no hubo tal transferencia, sino solo que los indúes no hablaron de eso - con él. Pero ellos hablaron con gran detalle a SIC, que informó lo que mencionamos arriba: que ese fue un día para honrar a Devi, la diosa indú. Por eso, sin duda, Guerra se resguarda al agregar que “poco crédito, por lo tanto, debería darse a las comparaciones mencionadas por los medios, a quienes no pudimos preparar.” (Por “no pudimos preparar”, Guerra entiende, obviamente, controlar, para que SIC no informara lo que los indúes veraderamente dijeron.) Guerra es lo bastante cuidadoso cuando dice que “poco crédito” debería darse al relato del objeto de ese culto indú en la Capelinha, pues él sabía que SIC iba a informar solo las propias declaraciones de los indúes. Verdaderamente, ¿como podría Guerra saber qué “poco crédito” debería darse al relato de SIC del objeto de ese culto indú en Fátima si, como él dice en la misma “clarificación”, los indúes no le dijeron a que dios darían culto en la Capelinha?

Así, Guerra sugiere deshonestamente que el relato de SIC fue engañoso, aún cuando él no tiene evidencia para demostrarlo, ya que la única evidencia a ese respecto es lo que los indúes verdaderamente dijeron al entrevistador de SIC. Como pudo verse en la transmisión, una joven indú, de pie frente a las estatuas de los dioses indúes en el templo indú, dije al entrevistador de SIC: “Ese es el dios Shiva y su esposa Parvati. En el centro podemos ver al dios Rama, a nuestra derecha a su esposa Sita y a nuestra izquierda a su hermano y compañero Lakshmana. Ahora nosotros podemos ver a Krishna Bhagwan y a su consorte Radha. Las deidades están siempre acompañadas por sus respectivos consortes o esposas. Como regla, cuando no dirigimos a las deidades o queremos pedirle sus gracias, nos dirigimos a la deidad femenina, quien es muy importante para nosotros”.

Así, Nuestra Señora de Fátima es vista como una “deidad femenina” en el panteón de los falsos dioses indúes. Fue a esa “deidad femenina” a quien los indúes fueron a “orar” en el santuario católico de Fátima. Esa deidad, como informó SIC, es Devi. Ahora, como dijo la mujer indú a SIC, las deidades femeninas están siempre apareadas con sus consortes varones. Devi, tal es la fábula, es la consorte de Shiva, el dios de la destrucción.12 Tal es la idolatría pagana a la que el P. Guerra dió la bienvenida en el Santuario de Fátima.

El párrafo siguiente de la “clarificación” de Guerra es una verdadera gema de escurridiza ambigüedad:

“En lo que a la Iglesia de la Santísima Trinidad (la nueva basílica de Fátima en construcción) se refiere, que ellos [los católicos que objetan las medidas de Guerra] persisten en llamar ‘templo’ ecuménico, nosotros podemos afirmar que esa descripción, aunque susceptible de una interpretación católica, no se origina en el Santuario. Nosotros no tenemos intención -ni la hemos tenido nunca- de oficiar en esa iglesia ninguna celebración que no esté prescripta por la Iglesia Católica. El Santuario procura ser fiel al mensaje que Dios le ha encomendado y no puede dejar de reconocer el carácter marcadamente (sic) católico que el mensaje infunde, tanto en las apariciones del Angel, que nos inspiraron la elección del título de la futura iglesia, como en las apariciones de Nuestra Señora, las que continen dramáticas referencias al papel mediador del Papa y los Obispos respecto a la unidad de la Iglesia y a la paz del mundo”.

Lo del texto anterior es abundante en indicios de más ultrajes por venir. Guerra nos dice que la expresión “templo ecuménico” es “susceptible de una interpretación (sic) católica”. ¿Que es eso? ¿Cual es, con precisión, la “interpretación católica” de un “templo ecuménico”? ¿Cuando, a lo largo de la historia de la Iglesia Católica, la Iglesia construyó “templos ecuménicos”? Nosotros solo podemos imaginar que actividades ha planeado Guerra para su “templo ecuménico” que es susceptible de una interpretación católica”. Si los pasados últimos meses son una muestra, Guerra y sus colaboradores nos lo están advirtiendo.

Guerra dice “nosotros no tenemos intención -ni la hemos tenido nunca- de llevar a cabo en esa iglesia ninguna celebración que no esté prescripta por la Iglesia Católica”. ¿No es lo mismo que ahora, cuando dicen que no habrá actividades interreligiosas o celebraciones paganas en el Santuario? Es como decir que allí habrá tales actividades, mientras que ellos esten ordenados a “directivas” inespecíficas. Desde que esas mismas “directivas” no parecen prohibir las ceremonias interreligiosas que están ocurriendo alrededor del mundo en lugares tan diversos como Asis, Italia; Glasgow, Escocia; Montreal, Canadá; y en Grand Rapids, Michigan, EE.UU.,13 lo que Guerra está diciendo realmente es: habrá más de lo mismo en Fátima.

Tampoco pueden los católicos tener algún consuelo de las declaraciones de Guerra en cuanto a que la autoridad del Santuario “no puede dejar de reconocer el carácter marcadamente católico que el mensaje infunde...” Eso es como decir que Guerra no puede dejar de notar que la Iglesia Católica es marcadamente católica. Guerra está enviando una señal nada sutil al decir que mientras él “no puede dejar de reconocer” que Fátima tiene carácter “marcadamente católico”, eso no significa que el santuario de Fátima será exclusivamente católico - verdaderamente, ya quedó demostrado que no lo será, si el continúa a su cargo. En lo que a Guerra se refiere, el Santuario ya está abierto a peregrinos indúes, retiros anglicanos y a todo lo que se le ocurra a su fantasía ecuménica. Y, como Guerra ya ha puesto en claro, los practicantes de religiones no-católicas e incluso de religiones paganas pueden hacer uso del altar y del santuario si les place.

Pero hay un solo grupo de creyentes a los que bajo ninguna circunstancia se los admitirá en la Capelinha para sus oraciones: los católicos tradicionalistas que quieren asistir a la Misa Tridentina tradicional. Indúes, si. Católicos Tradicionales, no. Ese es el revés, el otro lado del espejo del universo de la Iglesia del Novus Ordo. La única palabra para llamar a este insano estado de cosas es apostasía.

El párrafo final de la “clarificación” de Guerra es, incluso, otra confirmación - como si necesitáramos alguna más - de que Guerra tiene la intención de presionar y seguir adelante con sus planes para un santuario interreligioso en Fátima:

En la esperanza que todos los hermanos comprendan que nosotros deseamos y rezamos para la unión, que es posible entre todos los cristianos, todos los creyentes y todos los hombres, también elevamos nuestra oración a Nuestra Señora de Fátima para que ella fortalezca nuestra voluntad para la unidad y nos libre de todo espiritu de disensión y controversia.

En otras palabras, Guerra quiere hacer del Santuario de Fátima un proyecto de demostración para “la unión, que es posible, entre todos los cristianos, todos los creyentes y todos los hombres”. ¿Y cual es esa unión de la que Guerra habla? No es ciertamente la verdadera y duradera unión que resultará cuando ellos se conviertan y se vuelvan miembros de la única verdadera Iglesia fundada por el Dios Encarnado para hacer sus discípulas a todas las naciones. Como lo enseñó San Pío X, esa unión de los hombres en el Cuerpo Místico de Cristo, es la única base para que una sociedad sea verdaderamente pacífica y justa:

“La ciudad no puede construirse de otra forma como Dios la ha construido; la sociedad no puede establecerse a menos que la Iglesia ponga las fundaciones y supervise la obra; no, la civilización no es algo por fundar, no es la Nueva Ciudad a ser contruida sobre vagas nociones; existió y todavía existe; es la Civilización Cristiana, es la Ciudad Católica. Ha sido fundada y restaurada continuamente contra los ataques incesantes de soñadores insanos, rebeldes y herejes. OMNIA INSTAURARE IN CHRISTO.”14

Guerra es uno de los soñadores insanos, rebeldes y herejes descriptos por ese Papa Santo. La noción de unión de Guerra es el sueño insano de los Masones - una “unión que permite que un altar católico y un santuario sean usados para las peregrinaciones y oraciones de indúes inconversos, como si no existiera el Primer Mandamiento. Guerra promueve la misma esencia del ideal masónico de una “hermandad” pan-religiosa en la cual los católicos dejen de lado su insistencia sobre la Verdad Revelada por Dios a través de Jesucristo y Su Iglesia; dejen de buscar la conversión de los no-católicos para salvar sus almas, y sucumban finalmente en el indiferentismo absoluto. La noción de “unión” de Guerra está basada en el mismo error condenado por Pío XI en Mortalium animos, a saber -

“la falsa opinión de los que piensan que todas las religiones son, con poca diferencia, buenas y laudables... Cuantos sustentan esta opinión, no solo yerran y se engañan, sino también rechazan la verdadera religión, adulterando su concepto esencial, y poco a poco van a parar al naturalismo y ateísmo... de donde claramente se sigue que, cuantos se adhieren a tales opiniones y tentativas, se apartan totalmente de la religión revelada por Dios.15

Porque hay una religión verdadera y una Iglesia verdadera, fuera de la cual nadie puede salvarse, es precisamente por eso que el Concilio de Florencia declaró y definió infaliblemente como dogma de nuestra religión que “no solo los paganos sino también los judíos, herejes o cismáticos, no pueden compartir la vida eterna e irán al fuego eterno que fue preparado por el diablo y sus ángeles, a menos que se unan a la Iglesia Católica antes del fin de sus vidas”. El íntegro proyecto religioso de Guerra, incluyendo el discurso del P. Jacques Dupuis denunciando como horrible esa enseñanza dogmática infalible del Concilio de Florencia, constituye un rechazo público de ese dogma. Peor aún, el giro que significó librar al culto público de falsos dioses un santuario y un altar católicos, solo puede ser visto nada menos que como la “abominación de la desolación” en el lugar santo, profetizada por Nuestro Señor como un anuncio del fin de los tiempos. ¿De que otra manera uno puede describirlo mejor?

Las propias palabras y actos de Guerra lo condenan. Para recordar las palabras de Pío XI dirigidas a infractores muy menos flagrantes, Guerra es culpable de apartarse “totalmente de la religión revelada por Dios”. Guerra da así escándalo y corrompe la de fe de muchos -incluyendo a aquellos como el P. Fox, quien por respeto humano persiste en defender a Guerra al precio de su propia integridad católica. La justicia, el bien común de la Iglesia y la salvación de las almas demandan que Guerra sea removido de su cargo como rector del Santuario de Fátima.

¿Quien es Timothy Tindal?

Y ahora al item siguiente del sito web del P. Fox. El Padre Fox está defendiendo tan encarnizadamente la transformación que hace el P. Guerra del Santuario de Fátima en una atracción turística interreligiosa, que él también subió a su sitio web un enlace de un artículo de un tal Timothy Tindal-Robertson, a quien Fox identifica como apenas “un bien conocido autor y erudito de Fátima”, pero sin mencionar su nombre (el cual no aparece sino casi al final del artículo enlazado).

Tengo poco conocimiento de Tindal-Robertson. Me parece que una vez (allá por los años del 1970 o 1980) produjo alguna literatura tradicionalista. Aparentemente, él decidió desde entonces que llevar indúes en la Capelinha es la forma de hacer las cosas. Si bien no sepa realmente quien es el hombre, una cosa sé manifiestamente, lo que él no es, y esa cosa es que él no es “un erudito de Fátima”.

Tindal-Roberston recrimina a John Vennari el simple hecho de relatar con claridad lo que ocurrió en el Santuario de Fátima el 5 de mayo. Pero mientras Tindal-Robertson consiente sin mucho análisis el relato de Vennari, deja de rebatir su alegación básica: que el P. Guerra permitió el acceso a la Cepelinha a un sacerdote indú, quien ofreció oraciones a Vishnú en el altar, mientras tres mujeres ofrendaron flores a la diosa Devi.

Agarrándose de donde puede, Tindal-Robertson sugiere que el relato de Vennari es poco confiable porque este no viajó personalmente casi 10.000 km. hasta Portugal para pedir una entrevista personal con el Padre Guerra o con el Obispo de Leiría-Fátima. En realidad, Guerra rechazó una entrevista con un respresentante de Catholic Family News que viajó a Portugal para obtener las filmaciones de SIC.16

El sacerdote indú rechazó también una entrevista con el representante de CFN, excusándose en que no podía hablar sin permiso de Guerra. ¿No se huele aquí a encubrimiento? De todas maneras, solo dos frases más adelante, Tindal-Robertson concede que la versión íntegra de Guerra de los hechos está desarrollada en la “clarificación” a la que nos acabamos de referir. Vennari tiene las grabaciones. Vennari tiene la parte de Guerra en la historia, tomada del propio sitio web de Guerra. ¿Que necesidad había de una entrevista?

Ante la evidencia grabada en el video, que SIC había provisto al representante de CFN, Tindal-Robertson plantea la absurda objeción que la grabación necesitaría ser verificada antes de que pudiera aceptársela como una grabación correcta del evento”. ¿Verificada? ¿Puede suponerse que Vennari necesitó someter la grabación a una prueba forense para poder confiar en ella? Igualmente absurda es la sugestión de Tindal-Robertson de que la traducción al portugués de la banda de sonido del video podría no ser fiel. CFN asignó a la tarea a dos traductores, y Tindal-Robertson no indica ninguna inexactitud ni en la traducción ni en la grabación del video. Se dijo lo suficiente.

Respecto a los pormenores de los hechos en si, Tindal-Robertson verdaderamente no niega nada. Es más, al igual que Guerra, él trata de introducir sus propias concepciones de los hechos indisputados, sugiriendo (pero no afirmándolo explicitamente) que la “Santa Madre” a quien dieron culto los indúes podría ser, solo podría ser, debería ser asumida como siendo, la Virgen María, cuando no hay evidencia -cualquiera sea- para apoyar esa conclusión, sino más abundante evidencia en el video para contradecirla, incluyendo las propias declaraciones de los indúes a la cámara sobre su culto a múltiples deidades. Asi que dejemos esos disparates. Los indúes llegaron a la Capelinha como indúes y se fueron como indúes. Ellos no se convirtieron en el lugar, no se volvieron católicos, ni ofrecieron peticiones legítimamente católicas a la Madre de Dios. Ellos fueron a rendir culto a un dios o a una diosa o a ambos. Tindal-Robertson no puede negar que los indúes hicieron lo que hicieron y dijeron lo que dijeron a SIC. John Vennari simplemente relató lo que ocurrió y sacó las conclusiones ineludibles. Tindal-Robertson lo sabe, y también lo sabe Guerra.

Con respecto al congreso interreligioso del 2003 en Fátima, Tindal-Robertson dice que Vennari hizo “un número de aserciones infundadas y gravemente erróneas sobre el evento”. John Vennari responde: “Es asombroso que Tindal-Robertson pretenda que yo no relaté con precisión los sucesos del congreso de Fátima en octubre del 2003. El no estuvo en el congreso, no puede tener fundamentos para determinar si yo relaté con exactitud o no. Además, quienes estuvieron en el Congreso nunca dijeron que mi relato fué inexacto en algún sentido. El Rector Guerra del Santuario, el Obispo de Fátima, el Cardenal Patriarca de Lisboa, el Delegado Apostólico en Portugal -todos asistentes al congreso, en suma- han tenido todas las oportunidades para señalar cualquier inexactitud en mi informe, y ellos no han notado absolutamente ninguna”.

“Ni podrían notarla” -continúa Vennari-. “Grabé y filmé toda la conferencia y sencillamente relaté lo que se dijo, incluyendo las escandalosas declaraciones del Padre Jacques Dupuis, y del Rector del Santuario de Vailankanni, India, quien se regocijó de que ahora los indúes pudieran realizar sus rituales en el Santuario Mariano de Vailankanni. Esos dos sacerdotes, al igual que el Arzobispo Fitzgerald, hablaron en inglés. Tengo las grabaciones y pronto publicaré una copia del audio de las partes de ellos, junto con el comentario.17 En suma, Tindal-Robertson ha hecho acusaciones temerarias respecto a un tema del que no sabe practicamente nada.”

Tindal-Robertson acusa a Vennari de “engañar gravemente y de afirmaciones erróneas”. ¿Como es eso, Sr. Tindal-Robertson? Parece que Ud. no puede decirnoslo. En realidad, es el Sr. Tindal-Robertson quien está engañándonos cuando intenta disimular las oraciones de los indúes a Vishnú y a Devi como peticiones católicas aceptables a la Madre de Dios por la paz en el mundo. Si el Sr. Tindal-Robertson -sea quien fuere- está preparado para defender ese sacrilegio, entonces él defenderá cualquier cosa. Por consiguiente, son los escritos de Tindal-Robertson, y no los relatos de John Vennari, los que (para usar las propias palabras de Tindal-Robertson) “deberían ser tratados con extrema precaución”.

El amigo del P. Fox en Washington

Ahora vamos por el tercero y último item del sitio web de Fox. Con “negaciones” y “clarificaciones” como las de Guerra, y “explicaciones” como las de Tindal-Robertson, el Padre Gruner, la revista The Fatima Crusader, John Vennari y Catholic Family News no necesitan hacer ningún gran esfuerzo para poner las cosas en claro. Todo lo que ellos deben hacer es referir lo que Guerra dijo e hizo, y luego prestar atención a lo que él y sus apologistas se retuercen tratando de defender el indefendible. Pero no importa cuan reñidamente trate el P. Fox de encubrir a su colaborador neo-modernista en el Santuario de Fátima, pues solo logra proveer más pruebas de lo que Guerra está tramando. En este punto, con su “Fatima Family Apostolate” sin duda bombardeado de críticas de sus propios partidarios, parece que el Padre Fox considera aún otro ataque ad hominem contra el Padre Gruner, como la mejor forma de rescate de su descolorida reputación como devoto ortodoxo y leal de Fátima.

Pero el P. Fox tiene un problema. En defensa de su buen nombre contra los ataques de Fox, el Padre Gruner presentó no menos de tres cartas personales espontáneas de reciente data del Secretario del Papa, elogiando y alentando al Padre Gruner y a su apostolado.18 Desde que Fox obviamente no pudo lograr del Papa que lo ayudara a mancillar al Padre Gruner, ¿qué hizo Fox? El hizo lo que siempre hace: se puso en contacto con uno de sus muchos amigos en la próspera burocracia eclesial que ha presidido el desastre de los últimos cuarenta años. El P. Fox se las ha arreglado para conseguir una carta del Nuncio Apostólico en los Estados Unidos, en Washington, DC, que contiene la siguiente declaración inútil:

“Respecto a su pregunta nos place informarle que el Reverendo Nicholas Gruner no es un sacerdote en buena situación con la Iglesia Católica Romana.”

Como comentó un observador de la conducta del Padre Fox de solo 13 años: “¿Por que escribe al Nuncio Apostólico en los Estados Unidos sobre un sacerdote que vive en Canadá?” De boca de un niño. En cualquier caso, la opinión gratuita del Nuncio en Washington de que el Padre Gruner “no es un sacerdote en buena situación” no está fundamentada absolutamente en nada por vía de documentación, o siquiera en una explicación de lo que quiere significar “no es un sacerdote en buena situación”.

Y, una vez más, ¿es acaso la cuestión aquí si el Padre Gruner es o no “un sacerdote en buena situación”? La cuestión es si el P. Guerra y sus colaboradores neo-modernistas, incluido el P. Fox, están intentando encubrir la transformación del Santuario Mariano más importante del mundo en un centro interreligioso donde se pueda cometer un sacrilegio tras otro en el lugar sagrado. Como lo señaló uno de los simpatizantes del Padre Gruner: “Yo no me preocupo si el Padre Gruner es un seglar. El hecho es que lo que dice es cierto.”

Es tiempo que el Padre Fox termine de patear cobardemente en las canillas a un hermano en el sacerdocio y enfrente la situación como un hombre. ¿Defenderá o no defenderá el suelo sacro de la Cova da Iria contra la profanación de los paganos, herejes y cismáticos? Si no lo hace, es tiempo de que cierre su “Fatima Family Apostolate” y termine de presentarse como un fiel defensor del Mensaje de Fátima. Pues si no lo hace, entonces el P. Fox se ha vendido a la insurgencia neo-modernista que ha comprometido incesantemente el elemento humano de la Iglesia desde el Vaticano II. El ha dejado de ser “un sacerdote en buena situación” en el único sentido que interesa: no por buenas conexiones con la actual burocracia eclesial, sino por falta de fidelidad a la religión Católica Romana - la fe de nuestros padres.

Notas:

  1. Ver “Fátima se convierte en un Santuario Interreligioso? Un relato de alguien que estuvo allí”, Catholic Family News, diciembre de 2003. En internet en: http://www.fatima.org/news/newsviews/sprep111303.asp [Inglés]


  2. Portugal News, Edición on-line, 1º de noviembre de 2003. Debería notarse que Notícias de Fátima, periódico local en buenos términos con el Santuario de Fátima, publicó como título en primera página: “Santuario para varios credos” en su edición del 24 de octubre de 2003. En el pie de página pudo leerse, “El futuro de Fátima debe pasar por la creación de un Santuario donde puedan mezclarse las diferentes religiones”. La página 8 de la misma edición corre este título: “Santuario abierto al pluralismo religioso” seguido por este subtítulo: “El Santuario de Fátima asume una vocación universalista y de bienvenida a las diferentes religiones”. Notícias de Fátima citó luego del rector del Santuario, Mons. Guerra, sus propósitos interreligiosos: “Esa propuesta de coexistencia -también en Fátima- de un pluralismo religioso es todavía embrionario”, dijo Mons. Guerra, “Es el primer paso. Estamos como los ingenieros en Portugal, quienes comenzaron por examinar las estructuras de los puentes para ver si podían confiar en ellas en el futuro”.


  3. Ver: “El Sacerdote de Fátima no está suspendido”, Catholic Family News, noviembre 2001. Ver también “Realmente, Virginia, el Padre Gruner no está suspendido” en http://www.fatima.org/apostolate/defebse/notsusvir.asp [Inglés]


  4. Comunicado de Mons. Luciano Guerra. 28 de diciembre de 2003.


  5. http://www.asia.si.edu/education/pujaonline/puja/background.html [Inglés]


  6. http://mailerindia.com/hindu/veda/index.php?pooja [Inglés]


  7. “Fotografías de una profanación”, Catholic Family News, junio de 2004. Ver “Imágenes de una profanación: Foto reportaje de un ritual hindú en Fátima”.


  8. Guia Completa para Idiotas del Mundo Religioso, p. 127.


  9. http://www.sanatansociety.org/hindu gods and goddesses/shiva.htm [Inglés]


  10. Ibid.


  11. Ver, www.hinduism.8k.com/vasantanavaratri.html [Inglés].


  12. Devi es la Divina Madre de la cultura Hindu... Devi es la consorte (esposa) de Shiva que es Parvati. Shiva es el dios de la generación y de la destrucción. http://www.pantheon.org/articles/d/devi.html [Inglés]


  13. Ver “The Pagan Invasion of the Catholic Church” (“La Invasión Pagana de la Iglesia Católica”), Catholic Family News, agosto de 2004.


  14. Papa San Pío X, “Nuestro Mandato Apostólico”, 25 de agosto de 1910.


  15. Papa Pío XI, Mortalium Animos, “Promoviendo la Verdadera Unión Religiosa”, 6 de enero de 1928.


  16. Realizado en conjunción con la revista The Fatima Crusader.


  17. Cuando entrábamos en prensa, esa grabación estuvo terminada. Su nombre es “Desecration of Fatima” (“Profanación de Fátima”) y está disponible en cassettes o CDs al solo precio de US$. 3.- para el franqueo. Pedidos a: Oltyn Library Services, 2316 Delaware Ave., PMB 325, Buffalo, NY 14216.


  18. La reproducción fotográfica de estas cartas está en “El asalto Modernista del Padre Fox a Fátima” [“Father Fox’s Modernist Assault on Fatima”], Suplemento Especial de esa edición de Catholic Family News, o en http://www.fatima.org/news/newsviews/062504frfox1.asp
Reimpreso de la edición de octubre de 2004 de
Catholic Family News



amigable a su impresora
Pagina inicial

imagemap for navigation Página inicial Mapa del sitio Contactar Buscar