Homepage
Cruzada
Perspectivas
Sobre Fátima
Noticias
Recursos
Tercer Secreto
Consagración
Oración
Librería
Homepage
Apostolado
Para hacer un donativo
Más información
Nuestra señora de Fatima en línea
ImageMap for Navigation ¿Por qué Fátima? Mapa del sitio Contactar
Fátima: Antecedentes Esenciales: Los Pedidos:
El Cielo Abierto


Uno de los medios de salvación más eficaz, y uno de los signos de predestinación más seguro, es indudablemente, la devoción a la Santísima Virgen. Todos los santos doctores de la Iglesia son unánimes en decir con San Alfonso de Ligorio: "Un siervo devoto de María nunca perecerá."

Lo más importante es perseverar fielmente en esta devoción hasta la muerte.

¿Puede haber una práctica más fácil o más adaptable para todos, que la recitación diaria de tres Avemarías en honor de los privilegios otorgados a la Santísima Virgen por la Trinidad Adorable?

Uno de los primeros en rezar las tres Avemarías y recomendarlas a otros fué el ilustre San Antonio de Padua. Su objectivo especial en esta práctica fué el honrar la Virginidad sin mancha de María y el preservar una pureza perfecta de la mente, el corazón, y el cuerpo en medio de los peligros del mundo. Muchos, como él, han sentido sus efectos saludables.

Más tarde, San Leonardo de Port-Maurice, el célebre misionario, rezaba las tres Avemarías por la mañana y por la noche en honor de María Inmaculada, para obtener la gracia de evitar todos los pecados mortales durante el día o la noche; además prometió de una manera especial la salvación eterna a todos aquellos que permanecieran fieles a esta práctica.

Después del ejemplo de aquellos dos grandes Santos Franciscanos, San Alfonso de Ligorio adoptó esta práctica piadosa y le dió su apoyo entusiástico y poderoso. Aconsejaba su uso hasta imponerlo como penitencia para aquellos que no hubieron adoptado esta buena costumbre.

El Santo Doctor exhorta, en particular, a padres y confesores el vigilar cuidadosamente que los niños sean fieles en rezar diariamente sus tres Avemarías, por la mañana y por la noche. O más bien, como el Santo Leonardo de Port-Maurice, lo recomendaba a todos, "a los piadosos y a los pecadores, a los jóvenes y a los viejos."

Hasta las personas consagradas a Dios obtendrán muchos frutos preciosos y saludables de esta práctica. Ejemplos numerosos demuenstran que agradables son las tres Avemarías a la Madre Divina y que gracias especiales obtienen, durante la vida y a la hora de la muerte, para aquellos que nunca las omiten todos los días, sin excepción.

Esta práctica ha sido revelada a Santa Melchtilde (Siglo XIII) con la promesa de una muerte buena, si fuera fiel a ella, todos los días.

Está escrito, también, en las revelaciones de Santa Gertrudis: "Mientras esta Santa cantaba la Avemaría, en los maitines de la Anunciación, de repente vió tres llamas brillantes brotar del Corazón del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, los cuales penetraron el Corazón de la Santísima Virgen." Luego escuchó las palabras siguientes: "Después del Poder del Padre, la Sabiduría del Hijo, y la Ternura misericordiosa del Espíritu Santo, nada se aproxima al Poder, la Sabiduría y la Ternura misericordiosa de María."

Su Santidad Benito XV ha elevado la Cofradía de las tres Avemarías a una Archicofradía al otorgarle indulgencias preciosas con el poder de unir así todas las Confradías del mismo tipo, y comunicarles sus propias indulgencias.

Práctica: Rece, por la mañana y por la noche, tres Avemarías en honor de los tres grandes privilegios, con esta invocación al final: por la mañana: "O Madre mía, preservádme del pecado mortal durante este día," por la noche: "O Madre mía, preservádme del pecado mortal durante esta noche."

(Indulgencias de 200 días otorgadas por León XIII, 300 días para los miembros de la Archicofradía de las tres Avemarías por Benito XV, y la Bendición Apostólica por Pío X)

ACTO DE CONSAGRACIÓN
A NUESTRA SEÑORA DE LA SANTÍSIMA TRINIDAD

Con todo mi corazón Os alabo, Santísima Virgen sobre todos los ángeles y santos del Paraíso, Hija del Padre Eterno, y Os consagro mi alma con todas sus facultades. Avemaría. . . *

Con todo mi corazón Os alabo, Santísima Virgen sobre todos los ángeles y santos del Paraíso, querida Madre del Hijo de Dios, Os consagro mi cuerpo con todos sus sentidos. Avemaría. . . *

Con todo mi corazón Os alabo, Santísima Virgen sobre todos los ángeles y santos del Paraíso, querida Esposa del Espíritu Santo, Os consagro mi corazón, con todos sus afectos y Os ruego obtener para mí de la Santísima Trinidad todas las gracias necesarias para la salvación. Avemaría. . . *

*Dios Te salve, María. Llena eres de gracia: El Señor es Contigo. Bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de Tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte.

Amén.

Para conseguir más copias, pida el folleto número LF#07Spanish
Una copia se envía gratis a cualquier dirección - por favor envíe un sobre con su propia dirección escrita en él a:

El Centro de Fátima
En U.S.A. —P.O. Box 142, Kenmore, NY 14217
En Honduras — Aptdo. Postal 345, Comayagua, C.P. 12101
Teléfono 1-716-853-1822
www.fatima.org
E-mail: info@fatima.org
Para Cantidades Grandes - llámenos por la donación mínima necesaria para cubrir los gastos de imprenta y correo.

Imprimido en Canadá




amigable a su impresora
Pagina inicial

imagemap for navigation Página inicial Mapa del sitio Contactar Buscar