Homepage
Cruzada
Perspectivas
Sobre Fátima
Noticias
Recursos
Tercer Secreto
Consagración
Oración
Librería
Homepage
Apostolado
Para hacer un donativo
Más información
Nuestra señora de Fatima en línea
ImageMap for Navigation ¿Por qué Fátima? Mapa del sitio Contactar
Fátima: Antecedentes Esenciales: Los Pedidos: El Plan de Paz del Cielo
splan.gif - 5.2 K

Dios Todopoderoso nos dice en la Sagrada Escritura que la Santísima Virgen vencerá al demonio, a sus seguidores y sus conspiraciones: “Colocaré enemistades entre tú y la Mujer, y entre tu semilla y Su semilla: Ella aplastará tu cabeza y tú yacerás en espera de Su talón.” (Gen. 3:15) En Sus apariciones en Fátima, la Madre de Dios nos prometió solemnemente la victoria final sobre las fuerzas del mal en nuestro tiempo. “Por fin Mi Inmaculado Corazón triunfará,” nos dijo, “El Santo Padre me consagrará Rusia que se convertirá y será concedido al mundo algún tiempo de paz”.

Como las advertencias que Nuestra Señora le hizo al mundo en Fátima son tan severas y terribles, muchos han caracterizado Su Mensaje erróneamente como “apocalíptico”. Sin embargo, en el corazón del Mensaje de Fátima está la promesa de paz que la Santísima Virgen les ofrece a todos los hombres y mujeres de Fe y buena voluntad. Tanto en su simplicidad como en su universalidad, el Mensaje de Nuestra Señora es una oportunidad única que el Cielo envía a la gente en todas partes, para trabajar por una paz real, duradera, en nuestros hogares, iglesias y naciones. plan1.jpg - 5.3 K

“Si hacen lo que Yo os diga se salvarán muchas almas y tendrán paz.”

El Plan de Paz de Nuestra Señora está basado en tres simples pero poderosas peticiones. La primera es una petición por oración, más específicamente de la recitación del Rosario y de la devoción del Escapulario Castaño. La segunda nos pide expiar por los pecados y atrocidades perpetrados en contra de la Gracia de Dios y las blasfemias contra los Santos Corazones de Jesús y María. La tercera petición es por la consagración de Rusia (y específicamente de Rusia) al Corazón Inmaculado de María, hecha por el Papa y todos los obispos del mundo, tanto a nivel personal como público.

ORACION. En cada una de las ocasiones en que la Santísima Virgen se les apareció a los tres niños en Fátima, Ella repitió Sus peticiones de que rezáramos el Rosario todos los días. En la visión final, el 13 de octubre de 1917, Nuestra Señora mostró silenciosamente el Escapulario Castaño de Monte Carmelo como señal de Su deseo de que emprendiéramos Su gran devoción. La Hermana Lucía ha declarado, en efecto, que “el Escapulario y el Rosario son inseparables”. Surgida de la fe, la oración se convierte en el fundamento imperturbable de la paz, dentro del plan de salvación del Cielo.

Lea más acerca del Rosario y el Escapulario


REPARACIÓN. En Fátima, Nuestra Señora le dijo a las videntes que Nuestro Señor estaba muy ofendido por el pecado, y declaró que “No ofendan más a Dios nuestro Señor que ya está muy ofendido!” Les dijo también que Ella regresaría posteriormente a pedir una nueva devoción de reparación para salvar a las almas. Fiel a Su palabra, en la tarde del 10 de diciembre de 1925, Ella y el Niño Jesús se le aparecieron a la Hermana Lucía en su celda conventual en Pontevedra, España. Mostrándole a la joven monja un Corazón rodeado de espinas, Nuestra Señora le dijo que anunciara al mundo, en Su Nombre, que asistiría, al momento de la muerte, a todos aquellos que se confiesen el Primer Sábado durante cinco meses consecutivos, reciban la Santa Comunión, reciten cinco decenas del Rosario y mediten durante quince minutos sobre los misterios del Rosario, con la intención de reparación a Ella. Surgida de la esperanza, ésta gran devoción de los Cinco Primeros Sábados une hoy en día a millones de corazones en una cadena no interrumpida de reparación del pecado y expiación por las ofensas en contra de los Corazones de Jesús y María.

Lea más acerca de los Cinco Primeros Sábados


CONSEGRACIÓN. Consagrarse es hacerse santo, dedicarse a Dios y declararse santo. El Plan de Paz de Nuestra Señora es un llamado personal y público a la consagración. De acuerdo al Santo Evangelio, la Madre de Dios pide de cada uno de nosotros que consagremos nuestras vidas a Su Corazón Inmaculado, dejando que éste se convierta en nuestra puerta a Su Hijo, Nuestro Señor y Salvador, Jesucristo. Al mismo tiempo, Nuestra Señora le pide también a la Iglesia que reconozca públicamente Su nombramiento divino como Mediadora de Todas las Gracias y Reina de la Paz, mediante la consagración de Rusia (y específicamente de Rusia) a Su Corazón Inmaculado, en una ceremonia pública llevada a cabo por el Papa y por todos los obispos católicos del mundo. “A través de estos medios”, Ella promete “convertir aquella pobre nación” y traer la paz al mundo. Hablándole a la Hermana Lucía, Nuestro Señor ha confirmado que es Su intención el que este gran acto público glorifique el Corazón Inmaculado de Su Madre a través de todo el mundo. Derivado, como lo está, de la caridad y del amor desinteresado, el acto de consagración es el elemento más importante dentro del Plan de Paz de Nuestra Señora.

Conságrese usted mismo al Inmaculado Corazón

Lea más acerca de la Consagración de Rusia


plan2.jpg - 7.3 K

Cuando le habló a la Hermana Lucía, Nuestro Señor dijo: “... quiero que toda Mi Iglesia ... poner, al lado de la devoción de Mi Corazón Divino, la devoción a este Corazón Inmaculado.” El Plan de Paz que Nuestra Señora anunció en Fátima es, en esencia, un esfuerzo para unir los corazones de millones con los de Ella Misma y de Su Hijo Divino, unión que constituye la fuente y el manantial mismo de la paz verdadera en el mundo.

El Apóstol Santiago escribió que aquel que puede y no hace el bien, hace el mal. Nuestra Señora nos ha dado un Plan simple que consiste de sólo tres pasos, para traer la paz a nuestras familias, a nuestras naciones, a nuestras comunidades y al mundo entero. Es tan poco lo que Ella pide, y sin embargo mucho lo que promete. Unase a nosotros en el esfuerzo por lograr el gran triunfo de Su Corazón Inmaculado y la paz del Cielo, prometida mediante la Gracia de Su Hijo, Nuestro Señor Jesucristo.

Lea acerca de
Las Armas del Cielo



amigable a su impresora
Pagina inicial

imagemap for navigation Página inicial Mapa del sitio Contactar Buscar