Renovaciˇn de las Consagraciones Familiares

Si es posible, rece en familia, cada día, los pequeños actos de consagración que siguen:

Renovación de la Consagración al
Sagrado Corazón

Dulce Salvador,/ postrados humildemente a Tus pies,/ renovamos la consagración de nuestra familia a Tu Divino Corazón. Se por siempre nuestro Rey;/ tenemos plena y total confianza en Ti,/ Llene Tu espíritu nuestros pensamientos,/ nuestros deseos,/ nuestras palabras, y nuestras obras. Bendice nuestras empresas. Se parte de nuestras alegrías,/ de nuestras pruebas, y de nuestros esfuerzos. Haznos conocerte mejor,/ amarte más,/ y servirte sin falta. De un polo hasta el otro de la tierra resuene el grito: “¡Sea amado, bendito y glorificado por siempre y en todo lugar/ el Corazón Triunfante de Jesús!” Amén.

Renovación de la Consagración
al Inmaculado Corazón de María

Oh Inmaculado Corazón de María,/ Madre del Corazón de Jesús,/ Madre y Reina de nuestro hogar,/ para que nosotros podamos cumplir Tu ardiente deseo,/ nos consagramos a Ti,/ y Te suplicamos reines sobre nuestra familia. Reina sobre cada uno de nosotros,/ y enséñanos como hacer reinar y triunfar/ al Sagrado Corazón de Jesús en nosotros/ y junto a nosotros, como El ha reinado y triunfado en Ti.

Venimos con confianza a Ti,/ Oh Trono de Gracia y Madre del Amor Hermoso;/ inflámanos con el mismo fuego divino/ que ha inflamado Tu propio Corazón Inmaculado. Enciende en nuestros corazones y en nuestros hogares,/ el amor por la pureza,/ un celo ardiente por las almas,/ y el deseo de la santidad en la vida familiar. Aceptamos desde ahora,/ todos los sacrificios que la vida Cristiana nos imponga/ y los ofrecemos al Corazón de Jesús,/ por Tu Inmaculado Corazón,/ en espíritu de reparación y penitencia. ¡A los Sagrados Corazones de Jesús y de María/ sean el amor, la gloria y el honor, por los siglos de los siglos! Amén.

¡Padres! ¡Rezad junto con vuestros hijos!
continuar