Homepage
Cruzada
Perspectivas
Sobre Fátima
Noticias
Recursos
Tercer Secreto
Consagración
Oración
Librería
Homepage
Apostolado
Para hacer un donativo
Más información
Nuestra señora de Fatima en línea
ImageMap for Navigation ¿Por qué Fátima? Mapa del sitio Contactar
�SANTO PADRE, por favor suspenda la persecuci�n
�SANTO PADRE,
por favor suspenda la persecuci�n de este sacerdote fiel y de su apostolado de F�tima!

Padre Sant�simo:

  Le escribimos en nombre del Padre Nicholas Gruner, quien ha dedicado su vida a dar a conocer el Mensaje de F�tima. Seguramente que nadie en la tierra entiende mejor la importancia de ese Mensaje que Su Santidad.

  En 1917, la Madre de Dios y Reina del Cielo, a quien Usted ha dedicado todo su pontificado, y a quien Usted ama con tal devoci�n filial, se apareci� en F�tima a tres ni�os pastores para transmitir un llamado divino a la Iglesia y al mundo. Este llamado, el Mensaje de F�tima, convoca a toda la Iglesia a la devoci�n Eucar�stica y la reparaci�n, a recurrir al Coraz�n Inmaculado de Mar�a, y a la conversi�n personal.

  En F�tima, la Madre de Dios tambi�n pidi� la consagraci�n colegial de Rusia a su Inmaculado Coraz�n, en calidad de medio enviado por Dios para brindar paz a un mundo en guerra. Ella tambi�n imparti� lo que se ha llegado a conocer como el Tercer Secreto de F�tima, cuyos misteriosos contenidos est�n a�n por revelar a todos los creyentes, pero que muchos creen es una grave advertencia sobre el estado de la Iglesia y del mundo en la �ltima parte de este siglo.

  Incluso la misma historia secular registra que el 13 de Octubre de 1917, Nuestra Se�ora confirm� la autenticidad del Mensaje de F�tima m�s all� de toda duda: En el momento predicho por los tres pastorcitos, el m�s prodigioso milagro p�blico desde la partici�n del Mar Rojo fue presenciado por m�s de 70.000 almas -tanto de creyentes como de no creyentes- que se hab�an reunido en Cova de Iria para ver si los ni�os estaban diciendo la verdad sobre "la Se�ora".

  Como su predecesor de memoria bendita, el Papa Pio XII, dijo a un grupo de peregrinos de F�tima hace 38 a�os:

  "Si hemos de tener paz, debemos obedecer todas las peticiones hechas en F�tima. El momento para dudar sobre F�tima ha pasado hace mucho tiempo. Ahora es tiempo para la acci�n".

  Santo Padre, recordamos v�vidamente sus dos peregrinajes a F�tima despu�s del atentado contra su vida en Mayo 13 de 1981 -el mismo aniversario de la primera aparici�n de Nuestra Se�ora en Cova de Iria. En su peregrinaci�n a F�tima en Mayo de 1982, Usted expres� la convicci�n de que nadie, excepto Nuestra Se�ora de F�tima, intervino para librarlo de la muerte en ese d�a predestinado, y Usted le dio gracias a Ella. Reminiscente de su predecesor, Usted declar� que:

  "La s�plica de Nuestra Madre Mar�a en F�tima conlleva para la Iglesia entera el sentirse obligada a responder a las peticiones de Nuestra Se�ora ... El mensaje impone un compromiso con ella ..."

  En esa misma ocasi�n, Santo Padre, Usted tambi�n dej� en claro que el Mensaje de F�tima no ha perdido su importancia con el tiempo, sino que hoy es m�s importante que nunca:

  "Debido al incremento continuo del pecado y de peligros, tales como guerras nucleares, que ahora asechan a la humanidad, el mensaje de F�tima es m�s urgente y relevante en nuestro tiempo de lo que fue cuando Nuestra Se�ora se apareci� hace 65 a�os".

  Dada la innegable importancia del Mensaje de F�tima en la vida de la Iglesia hoy -y en su propia vida, Santo Padre -no podemos imaginar un apostolado m�s valioso que aqu�l que

Un Buen Sacerdote en la L�nea de Fuego

  Su Santidad, durante los �ltimos 20 a�os -su vida sacerdotal completa- el Padre Nicholas Gruner ha estado dedicado precisamente a tal apostolado. El ha predicado incansablemente el mensaje de F�tima y promovido la devoci�n Mariana en el mundo, siguiendo su conciencia y actuando siempre dentro de la ley de la Iglesia.

  Sin embargo, hoy en d�a la buena reputaci�n de este fiel sacerdote, y la existencia misma de su apostolado de F�tima, se ven amenazadas por unos pocos bur�cratas del Vaticano.

  Su Santidad recordar� que el 12 de Julio de 1995, un Arzobispo, un Obispo y un n�mero de sacerdotes y religiosos, as� como m�s de 9.000 miembros laicos publicaron una Carta Abierta a Su Santidad, que cubri� dos p�ginas enteras en Il Messaggero, el diario m�s grande de Roma. La Carta Abierta rogaba su intercesi�n en nombre del Padre Gruner y de su apostolado de F�tima.

  Su Santidad, tal y como explicamos en ese llamado, la situaci�n que precipit� nuestra primera Carta Abierta se ha tornado a�n peor. Los derechos b�sicos de procedimiento y el respeto a la dignidad sacerdotal, reconocidos a otros sacerdotes, a�n a aqu�llos que notoriamente promueven falsas ense�anzas o que cometen ofensas morales graves, han sido negados al Padre Gruner. La campa�a contra �l por parte de esos bur�cratas del Vaticano ha excedido los l�mites de la raz�n y las restricciones que impone el Derecho Can�nico, y ha crecido con vida propia, desconectada de todo beneficio posible para la Iglesia. En resumen, parece haberse convertido en una vendetta -contra la proclamaci�n del Mensaje de F�tima y contra el sacerdote que es su proponente m�s visible.

Nuestras Peticiones Privadas Desviadas

  Su Santidad, antes de decidirnos a publicar esta Segunda Carta Abierta, el Padre Gruner y un grupo prominente de defensores del apostolado viajaron al Vaticano con el deseo de presentar personalmente a Usted dos peticiones can�nicas*. Una de ellas del Padre Gruner mismo, y la otra de muchos laicos que han servido como directores de su apostolado. Finalmente, las mismas peticiones formales fueron entregadas a Usted por dos obispos benevolentes y un laico, durante su audiencia general del 20 de noviembre de 1996.

*Mientras que de acuerdo con los C�nones 1405 y 1406, s�lo el Papa puedo juzgar.

  Al 13 de mayo de 1997**, cerca de seis meses despu�s, no ha habido respuesta. De hecho, miembros de su propio cuerpo administrativo, con aparente autoridad para recibir documentos de parte suya, se han rehusado a dar sus nombres, y han dejado en claro que no hay ninguna posibilidad de que Usted lea alg�n d�a las peticiones. Nosotros solamente podemos suponer que a�n las peticiones presentadas a Usted en debida forma can�nica (que incluyen considerable documentaci�n) durante su audiencia general, han sido escamoteadas y eliminadas por aqu�llos que quieren negar al Padre Gruner y a los miembros de su apostolado el derecho, dado por Dios a todos los cat�licos, a�n a los herejes acusados, de tener recurso �ltimo al Papa.

**En la fecha de diciembre 5, 1997, m�s de un a�o despu�s, no hay respuesta todavia.

  En consecuencia, �plica p�blica a Su Santidad.

Un Abuso de Poder

  Santo Padre, en los �ltimos dos a�os unos pocos bur�cratas del Vaticano han llevado a cabo sistem�ticamente lo que ellos aparentemente consideran un plan a toda prueba para silenciar al Padre Gruner y para destruir su apostolado de F�tima, sin el debido proceso del derecho can�nico.

  Primero, los bur�cratas bloquearon cruelmente la "incardinaci�n" del Padre Gruner que una serie de obispos hab�a ofrecido para promover los buenos trabajos de su apostolado, que lo hac�an sacerdote de sus di�cesis. Cada vez que un obispo benevolente extendi� un ofrecimiento de incardinaci�n al Padre Gruner, los bur�cratas del Vaticano presionaron a los obispos, privada e il�citamente, para que retiraran su ofrecimiento.

  A continuaci�n, los bur�cratas causaron que el Padre Gruner fuese llamado de regreso desde Canad�, su madre patria, a la di�cesis de su ordenaci�n en Italia, despu�s de una ausencia aprobada de cerca de 20 a�os. La �nica raz�n aducida para esta orden de regresar fue la supuesta "falla" por parte del Padre Gruner, de encontrar otro obispo  -�una "falla" que los bur�cratas mismos hab�an arreglado!

  Ahora los �cratas han dado al Padre Gruner, a los 55 a�os de edad, exactamente 29 d�as para abandonar su apostolado de F�tima, que incluye un orfanato dedicado al Coraz�n Inmaculado de Mar�a, su propia casa, sus asuntos personales y todos sus otros compromisos y vinculaciones, para regresar a vivir en exilio por el resto de su vida en una remota di�cesis de Italia, �que no lo ha apoyado ni ha requerido sus servicios desde 1978!

  Es a�n peor, Su Santidad. Cuando el Padre Gruner apel� esta sentencia tan incre�blemente injusta ante un Tribunal de la Iglesia, sus jueces fueron los mismos bur�cratas que hab�an tratado de forzarlo al exilio! Y cuando el Padre Gruner pidi� que los bur�cratas se excusaran de participar en su caso por no ser, obviamente, jueces imparciales, ellos contestaron que en materia de "procesos administrativos", �el Padre Gruner no tiene derecho a un juez imparcial!

  Estos jueces sesgados, a continuaci�n expidieron un decreto indicando que, dado que el Padre Gruner "fall�" al no encontrar otro obispo, esta "falla" es de suyo causa suficiente para ordenarle regresar a Italia despu�s de 20 a�os. En esencia, �los bur�cratas han castigado al Padre Gruner por no hacer lo que ellos mismos le impidieron hacer!

  En resumen, Su Santidad, durante los �ltimos dos a�os esos bur�cratas han estado torturando al Padre Gruner, como el gato lo hace con el rat�n -supremamente confiados de que el Padre Gruner carece de medios para resistir el poder que ellos tienen sobre �l.

  Pero la persecuci�n no termina a�n en este punto, Su Santidad. Utilizando un vasto aparataje a su disposici�n, los bur�cratas, de hecho, han tomado medidas para impedir que otros obispos obtengan visas de visitantes para viajar a F�tima, con el fin de asistir a conferencias organizadas por el apostolado del Padre Gruner. Para asegurarse, ellos han puesto en la valija diplom�tica de los nuncios papales comunicados a todos los obispos del mundo, solicit�ndoles no asistir a las conferencias del apostolado.

  Pero los bur�cratas no est�n a�n satisfechos de haber hecho suficiente para arruinar al Padre Gruner y su labor: Apelando a los medios de comunicaci�n masiva  a su disposici�n, ellos dieron "declaraciones" distorsionadas al L'Osservatore Romano, Avvenire, y a la Radio Vaticana, indicando que el apostolado del Padre Gruner no cuenta con la "aprobaci�n de la autoridad eclesi�stica", �cuando ellos saben que la ley de la iglesia no requiere una aprobaci�n como �sta! Por supuesto que apostolados privados que operan sin la "aprobaci�n de la autoridad eclesi�stica", son un lugar com�n en la Iglesia de hoy, porque Su Santidad misma ha fomentado su formaci�n, de conformidad con la declaraci�n del Vaticano II, relativa al apostolado de los laicos, y con el C�digo de Derecho Can�nico que Su Santidad personalmente promulg� en 1983.

Acciones Sin Precedente

  �Tantas acciones sin precedente contra un solitario sacerdote Mariano y su apostolado de F�tima en Canad�! �Un aparato de alcance mundial se moviliza en su contra! Sin embargo, en la Iglesia actual cl�rigos sin fe y asociaciones her�ticas est�n causando esc�ndalo y desafiando abiertamente las ense�anzas de Su Santidad en materia de fe y de moral, mientras los bur�cratas no toman medida alguna contra ellos.

  Su Santidad, no creemos que las medidas tomadas contra el Padre Gruner hayan sido nunca tomadas contra ning�n sacerdote culpable de ofensa alguna. De hecho, no creemos que tales medidas hayan sido tomadas contra ning�n sacerdote recientemente en la historia. Nos atrevemos a decir que el mismo Mart�n Lutero fue tratado con m�s deferencia en sus derechos de proceso y su rango de sacerdote, �despu�s de que se burl� p�blicamente del Papa y de que rechaz� numerosas doctrinas definidas del Magisterio!

  S�lo podemos mirar con sorpresa, Su Santidad, el espect�culo del Padre Gruner tratado como la peor clase de criminal eclesi�stico, cuando �l no ha cometido ofensa de ning�n tipo contra la fe y la moral. �Qu� puede explicar este incre�ble espect�culo? S�lo puede ser la proclamaci�n que sin temor el Padre Gruner hace del Mensaje completo de F�tima. No hay nada m�s en este padre de car�cter afable que pudiese provocar tal enemistad.

  Por supuesto es verdad, Su Santidad, que la consagraci�n colegial de Rusia y la revelaci�n del Tercer Secreto son asuntos de gran controversia en la Iglesia hoy. Sin embargo, tambi�n es cierto que muchos cat�licos totalmente fieles a Su Santidad, como el Padre Gruner, permanecen sinceramente convencidos de que estos dos elementos del Mensaje de F�tima son cruciales para resolver la crisis actual en la Iglesia y el mundo.

  Como Usted sabe, Su Santidad, en lo tocante a la Consagraci�n de Rusia solicitada por Nuestra Se�ora de Fatima, Jes�s dijo a la Hermana Luc�a: "D� a conocer �sto a Mis ministros: dado que ellos siguen el ejemplo del Rey de Francia, de retardar el cumplimiento de mi mandato, lo seguir�n a �l en la desgracia".

  Movido por esta grave advertencia de Nuestro Se�or a Su Iglesia, el Padre Gruner comparte la convicci�n de muchos creyentes, de que hasta que el problema de la consagraci�n colegial se resuelva definitivamente, los cat�licos deben continuar haciendo todo lo que est� en su poder para asegurar la realizaci�n plena de las �ora en F�tima.

Un Arzobispo Condena la Injusticia

  Su Santidad, en noviembre de 1995 el Padre Gruner recibi� un decreto formal de incardinaci�n de un Arzobispo ben�volo -uno de los muchos prelados que han ofrecido refugio de sus perseguidores al Padre Gruner. En este decreto un Arzobispo con 25 a�os de trayectoria certifica la realidad de la persecuci�n que los bur�cratas han acometido contra el Padre Gruner:

  "Fuerzas del mal han conspirado para poner fin a su trabajo de amor. Pero siga adelante confiando en el Se�or. Su amor es firme y �l nunca le fallar�, aunque Usted se encuentre sujeto a muchas pruebas, y a�n persecuci�n. Dios tambi�n le dar� alivio y consolaci�n a trav�s de innumerables amigos y defensores. Fuerzas burocr�ticas no pueden extinguir el trabajo de Dios. Es mi oraci�n que usted contin�e con su misi�n, dada por Dios, a pesar de la gran oposici�n".

  No pas� mucho tiempo, para que el Arzobispo cayera en la maquinaria inexorable de represalias de los bur�cratas. Poco tiempo despu�s de haber expedido el decreto incardinando al Padre Gruner, el Arzobispo recibi� un comunicado privado de los bur�cratas, orden�ndole no incardinar al Padre Gruner en su Arquidi�cesis. Los bur�cratas ni siquiera se sintieron obligados a dar ninguna raz�n espec�fica, �por esta interferencia sin precedentes en las prerrogativas de un Arzobispo!

  De esta manera se intimida y se somete a otro de los amigos del Padre Gruner y de su apostolado de F�tima, y el juego del gato y el rat�n de los bur�cratas progresa hacia lo �su conclusi�n inevitable.

Por Favor, Ayude a Este Sacerdote, Santo Padre

  Durante los �ltimos a�os, Su Santidad, hemos observado perplejos el desarrollo de los planes de los bur�cratas para silenciar al Padre Gruner y su apostolado de F�tima, al tiempo que sacerdotes que minan as�duamente el bien com�n de la Iglesia con falsas ense�anzas o esc�ndalos innombrables, gozan a�n de los "derechos"  que el Derecho Can�nico les concede, o simplemente permanecen ignorados por los mismos bur�cratas que han estado atacando al Padre Gruner por a�os.

  Apelamos a Usted ahora en este foro extraordinario, porque ha quedado claro que el Padre Gruner nunca recibir� justicia en las congregaciones del Vaticano que estos bur�cratas manipulan. Su Santidad, �ellos ya han "decretado" que el Padre Gruner no tiene derecho ni siquiera a un juez imparcial!

  El resultado en este caso ya est� determinado, y los procesos han quedado reducidos a una farsa sin contenido: el Padre Gruner debe ser silenciado por cualquier medio disponible -a menos, por supuesto, que Su Santidad intervenga.

  Su Santidad, por favor suspenda la persecuci�n del Padre Gruner. Nosotros no solicitamos esto como resultado del apego excesivo a un hombre, sino porque las injusticias acumuladas en este buen sacerdote por quienes abusan de sus cargos eclesi�sticos, claman por rectificaci�n -mucho m�s a�n cuando esos mismos bur�cratas muestran un respeto asiduo hacia las repudiaciones y los derechos de procedimiento de cl�rigos sin fe que est�n ocasionando un da�o incalculable al Cuerpo de Cristo.

  Pero en el caso del Padre Gruner, hay un asunto a�n mayor de justicia y de verdad en tela de juicio, Su Santidad. Desde 1975, m�s de cinco millones de miembros de la Iglesia han firmado peticiones rogando por la consagraci�n colegial y definitiva de Rusia al Coraz�n Inmaculado de Maria.

  Su Santidad, los que han firmado estas peticiones no son cat�licos disidentes, como aqu�llos en Alemania y en los Estados Unidos, que han estado circulando peticiones con mucha audacia, demandando cambios en las ense�anzas establecidas por la Iglesia en materia de fe y de moral -�como si esto fuera posible!

  No, los cat�licos que han pedido la consagraci�n colegial de Rusia son totalmente fieles a su Papa. Y ellos saben, Su Santidad, que el Magisterio infalible de la Iglesia ense�a que quien tiene fe debe tener tambi�n recurso ante el Papa, para la rectificaci�n �ltima de quejas justas dentro de la Iglesia.

  Su Santidad, el Padre Gruner ha dado voz a las preocupaciones de muchos de estos fieles cat�licos, inclu�dos todos nosotros. �Es que no podemos ser escuchados sobre un asunto que concierne al bien de la Iglesia y a la salvaci�n de las almas? �O ser� de veras el caso de que las voces del desacuerdo, siempre en aumento, continuar�n siendo toleradas, mientras el Padre Gruner es atacado, exilado y silenciado sin misericordia, por predicar el Mensaje de F�tima?

Nuestra Oraci�n por Reparaci�n

  Santo Padre, por amor a este buen padre, por el amor de los muchos fieles que comparten sus sinceras convicciones, en honor a la justicia dentro de la Iglesia, le suplicamos poner fin a la persecuci�n del Padre Nicholas Gruner. Oramos y esperamos que Usted lo haga ejerciendo amablemente su suprema autoridad Apost�lica en favor del Padre Gruner, mediante los siguientes actos:

  � Ordenar a los bur�cratas que est�n persiguiendo al Padre Gruner cesar y desistir en su abuso de autoridad sin precedentes contra �l y dejar de propagar mentiras y rumores en su contra; y permitirle al Padre Gruner ejercer libremente sus derechos de sacerdote, que Dios le concede, y los derechos que tiene como miembro de la comunidad cat�lica, para proclamar el Mensaje de F�tima en su totalidad, y para dedicarse a un apostolado de F�tima, que involucra a cl�rigos y a laicos.

  � Decretar que el Padre Gruner tiene derecho a ser asignado al servicio de cualquier obispo benevolente que desee aceptarlo, sin miedo de represalias por parte de los bur�cratas.

  � Ordenar a los bur�cratas que cesen en su interferencia sin precedentes en la jurisdicci�n y las prerrogativas de los obispos benevolentes que han ofrecido incardinar al Padre Gruner en sus di�cesis, o que desean apoyar el apostolado del Padre Gruner en otras formas, tales como mediante la participaci�n en sus conferencias.

  Nosotros, los amigos del Padre Nicholas Gruner, humildemente pedimos que Su Santidad otorgue estas peque�as muestras de su justicia y protecci�n paternal a este sacerdote, y que de esta manera nos d� un signo de esperanza y de �nimo a todos nosotros -fieles a Su Santidad, quien lucha diariamente para mantener la Fe, y que nunca olvidar� el Mensaje de F�tima enviado del cielo.

  Humildemente presentado el d�a 27 de mayo del A�o de Nuestro Se�or, 1997.

  6 Arzobispo, 14 Obispo, 1100 sacerdotes y religiosos, y 15,000 de personas que firman esta Petici�n P�blica al Santo Padre.


DIRECCI�N PARA CORREO
Intl. Fatima Rosary Crusade
266 Elmwood Avenue Suite 281
Buffalo, New York 14222
U.S.A.
EMAIL
info@fatima.org


Adicione su nombre ahora!


* Primer Nombre:
*Apellido:
*Dirección:
*Ciudad:
*Estado/Provincia:
*Código Postal:
*País :
*Email:

* informaci�n requerida. Si no sea aplicable, coloque Ninguno.

 
�Toda la informaci�n proporcionada en este formulario
ser� guardada en la m�s estricta confidencialidad!




amigable a su impresora
Pagina inicial

imagemap for navigation Página inicial Mapa del sitio Contactar Buscar