Informe: el Cardenal Ratzinger admitió que
el Tercer Secreto no está revelado completamente

por John Vennari
16 de mayo de 2016

El Padre Ingo Döllinger es un viejo sacerdote alemán, profesor de teología en Brasil, y amigo personal del Papa emérito Benedicto XVI.

El Padre Döllinger afirmó más de una vez que el Cardenal Ratzinger le dijo que el Tercer Secreto integro no se ha revelado todavía, y que el Secreto avisa contra “un mal Concilio y una mala Misa”.

The Fatima Crusader lo ha dicho varias veces, pero más concretamente en 2009. Este informe con respecto al Tercer Secreto fue recientemente confirmado de nuevo el 15 de mayo por la Dra. Maike Hickson.

La Dra. Hickson, que conoce al Padre Döllinger, telefonó al sacerdote el Domingo de Pentecostés y él le dio permiso de informar públicamente sobre los hechos siguientes:

¡“Poco después de la publicación en junio del 2000 del Tercer Secreto de Fátima por la Congregación para la Doctrina de la Fe, el Cardenal Joseph Ratzinger dijo al Padre Döllinger, durante una conversación en persona, que hay todavía una parte del Tercer Secreto que no ha sido publicada! ‘Hay más de lo que hemos publicado’ dijo Ratzinger. También dijo a Döllinger que la parte publicada del secreto es auténtica y que la parte no publicada del Secreto habla sobre un ‘mal concilio y una mala Misa’ que iba a venir en el futuro próximo.”

Esta afirmación del Padre Döllinger fue anteriormente divulgada por el Padre Paul Kramer en el número de mayo 2009 de The Fatima Crusader.

Según el informe del Padre Kramer, el Cardenal Ratzinger reveló al Padre Döllinger hace mucho, a principios de los años 90, que el Secreto avisaba contra un mal Concilio y contra cambios en la Misa.

Sin embargo, el texto publicado por el Vaticano el 26 de junio del 2000 no menciona ninguno de estos avisos específicos.

El Padre Kramer explica: “Al viejo sacerdote alemán, amigo personal, desde hace mucho tiempo de Ratzinger, le llamó atención el hecho de que, cuando esta visión del Tercer Secreto fue publicada, no contenía aquellas cosas, aquellos elementos del Tercer Secreto que el Cardenal Ratzinger le había revelado, casi diez años antes. El sacerdote alemán – Padre Döllinger – me dijo que su pregunta estaba quemándole en el cerebro”.

El Padre Kramer continua, “El Padre Döllinger me dijo: ‘Confronté al Cardenal

Ratzinger, cara a cara. ‘Cómo es que esto puede ser todo el Tercer Secreto? ¿Recuerdas lo que me dijiste?””

El Cardenal Ratzinger respondió, “Ciertamente hay allí algo más,” queriendo

decir que habría una cosa más en el Tercer Secreto que lo que el Vaticano había revelado.

El Padre Nicholas Gruner se refirió a este episodio del Padre Döllinger más de una vez, incluyendo una alocución publicada en The Fatima Crusader en el otoño de 2009.

Crisis de la fe

Aún si queremos poner en duda que el Tercer Secreto realmente menciona la Misa y el Concilio, parece que no hay ninguna duda de que la parte que falta del Secreto habla de “peligros que amenazan la Fe”. Durante años antes de la revelación del 2000 de la visión del Secreto, el Fatima Center del Padre Gruner publicó el testimonio de expertos en el Mensaje de Fátima y testigos que relatan que el Tercer Secreto predice una gran crisis de la Fe en la Iglesia. He aquí algunos ejemplos:

El Padre Alonso

El Padre Joaquín María Alonso que era el archivero oficial de Fátima y había tenido muchas conversaciones con Sor Lucía, dijo lo siguiente, antes de su fallecimiento en 1981:

“Sería pues, del todo probable que …el texto haga referencias concretas a la crisis de fe de la Iglesia y a la negligencia de los mismos pastores [y que] se trata de luchas intestinas en el seno de la misma Iglesia y de graves negligencias pastorales de altos Jerarcas”1

Y además,

“¿Habla de circunstancias concretas el texto inédito? Es muy posible que no hable únicamente de una verdadera ‘crisis de fe’ en la Iglesia de este período intermedio, [es decir, antes del Triunfo del Inmaculado Corazón de María] sino que como, por ejemplo, lo hace el secreto de La Salette, haya referencias más concretas a las luchas intestinas de los católicos; a las deficiencias de sacerdotes y religiosos; tal vez se insinúen las deficiencias mismas de la alta Jerarquía de la Iglesia. Nada de esto, por lo demás, es ajeno a otras comunicaciones que ha tenido Lucía en estos puntos”.2

El Cardenal Ratzinger

El Cardenal Ratzinger, en ese entonces Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, dio una entrevista el 11 de noviembre de 1984 a la revista Jesús. En este intercambio famoso, titulado “He aquí porque la Fe está en crisis”, el Cardenal Ratzinger habló de la crisis de la fe y del Tercer Secreto. Aquí reveló que el Tercer Secreto se refiere “a los peligros que amenazan la Fe y la vida del cristiano, y por tanto la del mundo”.

El Cardenal señaló además que “las cosas contenidas en este ‘Tercer Secreto’ corresponden a lo que ha anunciado la Santa Escritura y tantas veces se ha repetido en otras muchas apariciones marianas …”

El Obispo Amaral

El Obispo Amaral – tercer obispo de Fátima – también relata que el Secreto avisa sobre peligros de la Fe. En una disertación en Viena, Austria, el 10 de septiembre de 1984, el obispo dice:

“Su contenido concierne solamente a nuestra Fe. Identificar el [Tercer] Secreto con anuncios catastróficos o con un holocausto nuclear es deformar el sentido del Mensaje. La pérdida de la Fe de un continente es peor que la aniquilación de una nación; y es cierto que la Fe está disminuyendo continuamente en Europa”.3 [énfasis añadido]

El Cardenal Oddi

Cardenal Silvio Oddi dio el testimonio siguiente al periodista italiano Lucio Brunelli en 17 de marzo de 1990, para el periódico Il Sabato:

“El [Tercer Secreto] no tiene nada que ver con Gorbachov. La Santísima Virgen nos está alertando sobre la apostasía en la Iglesia.”

Cardenal Ciappi

Hay también el frecuentemente citado testimonio del Cardenal Mario Luigi Ciappi, que era el teólogo personal de cinco Papas – Pío XII, Juan XXIII, Pablo VI, Juan Pablo I y Juan Pablo II. El Cardenal escribió lo siguiente en una comunicación personal a Profesor Baumgartner en Salzburgo:

“En el Tercer Secreto se predice, entre otras cosas, que la gran apostasía en la Iglesia comenzará de su vértice”.4

Avisos de Sor Lucía

Cerramos con algunas rápidas observaciones de Sor Lucía, donde avisa sobre la desorientación diabólica de los miembros de la jerarquía, y hace un llamado a los católicos que “es necesario hacerle frente”.

El Secreto integro, nos había dicho Sor Lucía, debería haber sido revelado en ocasión de su fallecimiento o en 1960, cualquier de los dos que hubiese ocurrido primero.

En 1960, sin embargo, el Secreto no se divulgó, y Sor Lucía fue amordazada. No se permitía hablar sobre cosa alguna aún no-publicada sobre el Mensaje de Fátima sin autorización previa del Vaticano.

No obstante, en 1957, a final de los años 60 y principios de los años 70, en fechas antes y después de 1960, el año en el que el Secreto debería haber sido divulgado, Sor Lucía pareció indicar lo que contenía el Secreto. En estas afirmaciones, Sor Lucía habla del demonio ganando poder sobre sacerdotes y almas consagradas. Habla de la desorientación diabólica que está infectando a la alta jerarquía.

En su conversación de 1957 con el Padre Fuentes, su última entrevista pública que no había sido anteriormente aprobada por el Vaticano, Sor Lucía dijo: “Padre, el demonio está librando una batalla decisiva con la Virgen; y como sabe qué es lo que más ofende a Dios y lo que, en menos tiempo, le hará ganar mayor número de almas, está tratando de ganar a las almas consagradas a Dios, ya que de esta manera también deja el campo de las almas desamparado, y más fácilmente se apodera de ellas”.

Más de una década después, Sor Lucía denunció las fuerzas progresistas de la Iglesia que estaban buscando minimizar y suprimir el Rosario. “La campaña es diabólica” escribió en 1969 a uno de sus sobrinos sacerdotes, “no te dejes engañar”. Esto proviene de un libro de 1973 intitulado Uma vida ao Serviço de Fátima, capítulo 6, “Um Pequeno Tratado, da Vidente, sobre a Natureza e Recitação do Terço”, que contiene extractos de cartas de Sor Lucía escritas entre 1969 y 1971.

En estas cartas, también dijo palabras fuertes sobre el liderazgo en la Iglesia después de Vaticano II. Escribió en 1970 a la Madre Martins, una antigua compañera de las Hermanas Doroteas: ¡“Es doloroso ver tanta desorientación, y en tantas personas que ocupan puestos de responsabilidad!...es que el Demonio ha conseguido infiltrar el mal, con capa de virtud, y andan ciegos guiando a otros ciegos, como nos dice el Señor en Su Evangelio; y las almas se van dejando engañar”.

Es digno de notar que, en 1957, Sor Lucía dijo que el demonio estaba librando una batalla decisiva. Por 1971, dice que el demonio “ha conseguido infiltrar el mal”.

“De buena voluntad”, Sor Lucía continúa, “me sacrifico y ofrezco a Dios mi vida; por la paz de Su Iglesia, por los sacerdotes y por todas las almas consagradas, ¡especialmente por aquellas que andan tan engañadas y tan desencaminadas! …(El demonio) ha conseguido burlar y engañar a muchas almas que, por las posiciones que ocupan, tienen una gran responsabilidad… Son ciegos que guían a otros ciegos”.

“Es necesario hacerle frente”

No es ningún misterio el por qué Sor Lucía fue amordazada. Una voz tan poderosa como la suya haciendo tales afirmaciones, una voz amada y respetada como el vaso escogido de Nuestra Señora, amenazaría todo el aggiornamento pos-conciliar.

La Carmelita contemplativa aceptó su imposición de silencio. La comprendió como el camino escogido por el Cielo para ella. “Debo permanecer en silencio, en oración y en penitencia”. Sor Lucía dijo en una carta en 1970 a su amiga Dona Maria Teresa da Cunha.  “Esa es la mejor manera como puedo y debo ayudar…ésta es la forma que el Señor ha escogido para mí: orar y sacrificarme por los que luchan y trabajan en la viña del Señor, y por la extensión de Su Reino”.

A nosotros fuera del Carmelo, sin embargo, ella exhortó a la batalla: ¡“Es la desorientación diabólica que invade el mundo y engaña a las almas! Es necesario hacerle frente…”

Las órdenes de marcha de Sor Lucía reconfirman nuestro deber como católicos. Mantengamos la Fe verdadera, la Misa verdadera, el Rosario cotidiano, y públicamente resistamos el destructivo aggiornamento Conciliar de cualquier forma legítima que podamos.

NOTAS:

  1. Rvdo. Dr Joaquín María Alonso, La verdad sobre el secreto de Fátima, Fátima sin mitos, págs. 74, 76; citado también en Frère Michel de la Sainte Trinité,  The Whole Truth About Fatima, Vol. III, pág. 704.
  2. Ibid, págs 73-74, Cf. TWTAF, pág. 705.
  3. Padre Nicholas Gruner, “El Papa Juan Pablo II nos da la clave del genuino Tercer Secreto”, pág. 2,  Ver: http://www.fatima.org/span/crusader/cr67/cr67pg3.pdf , Cf. Fatima Tragedy and Triumph, págs. 243-244.
  4. Dr. Christopher Ferrara, El Secreto todavía ocultado, pág. 46 Ver: http://www.secretstillhidden.com/sp/pdf/capitulo3.pdf , Cf. Padre Paul Kramer, The Devil’s Final Battle [segunda edición inglesa, 2010], pág. 36.