La exhortación revolucionaria de Papa Francisco

por John Vennari
El 11 de abril de 2016

El Papa Francisco publicó el 8 de abril su muy anticipada Exhortación pos-sinodal sobre el Matrimonio y la Familia, intitulada Amoris Laetitia (“la Alegría de Amor”).

El Cardinal Walter Kasper garantizó, el pasado mes de marzo, que el documento sería revolucionario. Por desgracia, Kasper tenía razón.

He leído por completo la Exhortación de Francisco: más de 240 páginas, más de 58.000 palabras.

Entre grandes acumulaciones de verbosidad, algunas no tan malas, otras extraordinariamente tediosas, Francisco trata de canonizar la ética situacional.

La sección clave de la revolución aparece al fin del Capítulo Ocho.

Abre la puerta cautelosamente a la Comunión para los divorciados re-casados en una base de ‘caso a caso’.

Los progresistas ya celebran la Exhortación como siendo un ‘cambio radical’.

Este nuevo abordaje – inaceptable a cualquier Papa anterior en toda la historia de la Iglesia – destruye efectivamente elementos-claves de la Teología Moral Católica.

Los Sínodos tumultuosos han emanado una Exhortación también tumultuosa.

En 7 de abril, el filósofo católico Antonio Livi hablando sobre el documento al National Catholic Register, describe Amoris Laetitia como un “texto ambiguo”. Continuaba avisando contra la separación, que existe en el documento, entre la doctrina y la práctica pastoral.

“Esto es realmente el error teológico del documento”, dijo él, “porque la práctica pastoral no puede ser otra cosa que una prudente pero rigurosa aplicación de la doctrina”.

Tendremos más a decir sobre la Exhortación Apostólica en los días venideros.