Socci informa sobre una nueva prueba acerca del ocultamiento de una parte del Tercer Secreto

por Christopher A. Ferrara
27 de agosto de 2014

Una vez màs Antonio Socci aporta nuevos detalles del misterio del Tercer Secreto de Fàtima. Su columna del 17 de agosto sobre una biografía recién publicada de Sor Lucía, editada por MM Carmelitas del convento de Coimbra habla de una nueva revelación asombrosa, aportando la explicación que falta de la Virgen sobre el significado de la visión enigmàtica del “Obispo vestido de blanco” publicada en el 2000.

El silencio de las Hermanas a preguntas específicas sobre esta nueva revelación habla elocuentemente. Como dice Socci, esta es otra pequeña pieza de la verdad que ha salido a la luz, añadiéndose a las otras muchas pruebas que evidencian un encubrimiento. He aquí la traducción del artículo explosivo de Socci:

§

NOTICIAS APOCALÍPTICAS DE FÁTIMA (EL MISTERIO MÁS RECIENTE: EL SILENCIO DE LAS HERMANAS, PERO ¿QUIÉN ESTÁ ACALLÁNDOLAS...?)

por Antonio Socci

el 17 de agosto de 2014

Hay un nuevo desarrollo en la novela policiaca del “Tercer Secreto de Fàtima”, una profecía que corre a través del siglo XX y que parece que se acerca violentamente hacia su final.

Las noticias se encuentran en una publicación oficial del Convento de Coimbra, donde Sor Lucía dos Santos, la última vidente, vivió y murió (en 2005). Se titula “Un camino sob o olhar de Maria” (“Un camino bajo la mirada de María”): una biografía de Sor Lucía, escrita por sus Hermanas de Religión con documentos preciosos inéditos de la vidente. Antes de analizarlos es necesario recordar bien lo que es la historia de Fàtima.

LA HISTORIA DE UN SIGLO

Durante la conflagración de la Gran Guerra, el 13 de mayo de 1917, la Señora se apareció, en la aldea portuguesa, a tres pastorcitos.

Los periódicos laicos pusieron por ridículo los “imbéciles” a aquellos que confiaban que la Virgen daría una señal pública de su presencia. La Virgen anunció a los tres niños que realizaría una señal, en la última aparición del 13 de octubre, donde setenta mil personas aterrorizadas, reunidas en la Cova da Iria, testificaron el baile del sol en el cielo - un fenómeno que, al día siguiente fue recogido y publicado por los periódicos (hasta los anticlericales).

En la aparición del 13 de julio, la Señora les había confiado a los niños un mensaje para todo el mundo. Fue una gran profecía para las décadas futuras si la humanidad no se volvía a Dios.

En verdad, todo se cumplió: la Revolución bolchevique en Rusia, la difusión del comunismo por el mundo, las persecuciones sangrientas a la Iglesia y, finalmente, la tràgica Segunda Guerra Mundial.

Hubo también la tercera parte del Secreto para ser revelado - según petición de la Señora - en 1960. Llegada esa fecha, el Papa Juan XXIII lo ocultó totalmente, porque su contenido era terrible.

Con este silencio, se provocó un embrollo de hipótesis distintas. En el año 2000, el Papa Juan Pablo II dio a conocer el texto del Tercer Secreto que contiene la famosa visión del “Obispo vestido de blanco”, en la que el Papa atraviesa una ciudad medio arruinada, con muchos cadàveres, y finalmente el martirio del Santo Padre, de los Obispos, sacerdotes y fieles.

Tomando en cuenta muchos elementos, se puede afirmar que esta visión no era todo el secreto. Yo, entre otros autores, publiqué un libro, “El cuarto secreto de Fátima” en que mostré que faltaba una parte que fue escrita y enviada después, con las palabras de la Señora explicando la misma visión.

El secretario del Papa Juan XXIII, Monseñor Capovilla, que había visto todo en persona, en una conversación con Solideo Paolini le insinuó sobre la existencia de un “anexo” misterioso. La oficialidad eclesiàstica desmiente que tal cosa exista y que haya profecías sobre esto días.

Ratzinger 2010

Pero una confirmación explícita y resonante vino del mismo Papa Benedicto XVI, que, durante la peregrinación repentina a Fátima el 13 de mayo de 2010, afirmó: “Se engaña a sí mismo quien piensa que la misión profética de Fàtima està concluida”.

Dijo ademàs: “hay indicadas realidades futuras de la Iglesia que poco a poco se estàn manifestando...y por eso son anunciados los sufrimientos de la Iglesia”.

¿Pero se encuentran tales profecías en aquel texto [de la visión]?

Las dos frases siguientes del Papa de esa alocución en Fátima nos hacen reflexionar: “El hombre tiene el poder de desencadenar un ciclo de muerte y terror, pero no es capaz de pararlo”. Y después: “La fe en vastas regiones de la tierra corre el riesgo de ser extinguida, como una llama sin combustible”.

Tomando pie de estas palabras del Papa Benedicto se discierne, por lo tanto, que en verdad, hay algo màs en el Tercer Secreto y que es algo dramàtico para el mundo y para la Iglesia. Tal vez sea precisamente por aquella visita del Papa que este libro se haya publicado ofreciendo otra pequeña y preciosa pieza de la verdad.

La obra, efectivamente, proviene de las cartas de Sor Lucía y del diario inédito “Mi camino”. Impresionante, entre las cosas anteriormente inéditas, es el relato de cómo Sor Lucía superó el terror que le impidió poner por escrito el Tercer Secreto.

El relato inédito

Alrededor de las 16:00 horas del 3 de enero de 1944, en la capilla del convento ante el Tabernàculo, Lucía pidió a Jesús que le hiciera conocer Su voluntad: “Sentí entonces una mano amistosa, materna y cariñosa que me tocaba el hombro”.

Y la Madre de Dios le dijo: “Tranquila. Escribe lo que te mandé, sin embargo, no lo que te revelé para comprender su significado”, aludiendo al significado de la visión que la Virgen en persona había revelado.

Inmediatamente después, dijo Sor Lucía, “Sentí el espíritu inundado por un misterio de luz que es Dios y en Él vi y oí: la punta de una lanza que como una llama despegada, toca el eje de la tierra, y la hace estremecer: las montañas, ciudades, pueblos y aldeas con sus habitantes son sepultados. El mar, los ríos, las nubes traspasan sus límites, inundando y arrastrando con ellos, en una vórtice, casas y personas en un número que no puede ser contado. Es la purificación del mundo por el pecado en que està inmerso. El odio y la ambición provocan la guerra destructiva. Después sentí el corazón latiendo y en el espíritu una voz suave me dijo: ‘Ahora, una fe, un bautismo, una Iglesia, Santa, Católica, Apostólica. ¡En la eternidad, el Cielo’! Esta palabra ‘Cielo’ llenó el corazón de paz y felicidad de tal modo que, casi sin darme cuenta, repetía a mí misma durante mucho tiempo: El Cielo, el Cielo”.

Y con eso superé las dificultades en escribir el Tercer Secreto.

El material inédito que acabo de citar es un documento muy interesante donde aquellos que son conocedores del mensaje fàcilmente pueden encontrar la confirmación de la reconstrucción histórica según la cual el Tercer Secreto consta de dos partes: una, la visión, escrita y enviada primero,  y la otra - aquella que, en las palabras de la Virgen es “el significado” de la visión - que fue escrita y enviada màs tarde.

Y también existe [la corroboración d]el “anexo” famoso y misterioso que insinuó Capovilla. Y el texto, aún inédito, donde presumiblemente se encuentra la parte que màs asustó a Sor Lucía. La misma parte que asustó al Papa Juan XXIII (pero también, antes de él, al Papa Pío XII) y que el Papa Roncalli decidió no hacer pública porque - según él - podría ser sólo un pensamiento de Sor Lucía sin origen sobrenatural.

Y es una parte tan tremenda que su existencia continúa siendo desmentida oficialmente. Y su lectura por parte del Papa Benedicto XVI en 2010, condujo a la publicación de este volumen, abriendo nuevamente la cuestión.

 

Quien acalla...

Esto se demuestra con lo que sucedió a Solideo Paolini, el gran erudito italiano de Fátima, que, al estudiar las pàginas de este libro, que le envié, escribió al Convento de Coimbra, pidiendo autorización para consultar las dos obras inéditas mencionadas en el volumen, considerado que en ellas encontraría màs detalles sobre la parte ocultada.

La carta llegó a su destino (como el recibo postal atestigua), pero no tuvo contestación. Paolini entonces escribió otra vez, detallando màs, y preguntó si en alguna ocasión Sor Lucía había escrito en papel el “significado de la visión”, que se le dio a comprender desde lo Alto, y que el 3 de enero ella lo había evitado poner por escrito según la sugerencia de la Señora: “En las obras que les pedí para consultar ¿hay referencia alguna a ‘algo màs’ con respecto al Tercer Secreto de Fátima hasta ahora textualmente inédito”?

La carta se recibió el 6 de junio. Pero tampoco tuvo contestación. Sin embargo habría sido fàcil decirle no. En consecuencia la contestación fue “sí”, pero no podría haber sido dada porque hubiese sido “una bomba”. Por eso, (las monjas) han guardado silencio.

Con todo, la visión que acabo de citar refiere otra vez a los dos elementos que son contenidos presumiblemente en el texto inédito del Secreto: la profecía de una catàstrofe inmensa para el mundo y una gran apostasía en la Iglesia. Una prueba apocalíptica después de la que - según dijo la misma Señora en Fátima - “Mi Inmaculado Corazón triunfarà”.

A ese “triunfo” esperado, el Papa Benedicto hizo mención en 2010: “Que los siete años que nos separan de la centenaria de las Apariciones (2017) apresuren el triunfo profetizado del Inmaculado Corazón de María y la gloria de la Santísima Trinidad”.

¿Quiere decir esto que hoy, en 2014, ya hemos entrado en esta terrible prueba? En verdad, si Usted lee las noticias...

Antonio Socci
De Il Libero, 17 de agosto de 2014