Homepage
Cruzada
Perspectivas
Sobre Fátima
Noticias
Recursos
Tercer Secreto
Consagración
Oración
Librería
Homepage
Apostolado
Para hacer un donativo
Más información
Nuestra señora de Fatima en línea
ImageMap for Navigation ¿Por qué Fátima? Mapa del sitio Contactar

El Centro de Fátima
pide oraciones por
el Papa Benedicto XVI

NOTAS DEL PADRE GRUNER:

La elevación del Cardenal Joseph Ratzinger a la Cátedra de San Pedro es un acontecimiento de la mayor importancia para todos los Católicos. Si bien la elección de un nuevo Papa siempre es altamente significativa, el actual Pontificado, de Benedicto XVI, tiene inicio en un momento en que la Iglesia (y, por supuesto, el Mundo entero) afronta desafíos y peligros sin precedentes en la Historia de la Humanidad. El nuevo Papa comienza su Pontificado con una Iglesia dilacerada por la discordia y el caos, y se confronta con una cultura radicalmente secularizada, que se caracteriza por una incesante e intransigente hostilidad hacia muchas cosas relativas al Catolicismo. Se tiene la impresión de que el terrible castigo con que la Madre de Dios nos amonestó en Fátima realmente ya ha comenzado con todo rigor, y que este nuevo Papa, desgraciadamente, “tendrá que sufrir mucho”, según Ella nos lo predijo.

En varias oportunidades, el Apostolado de Nuestra Señora ha discordado firmemente del Papa actual — en su anterior condición de teólogo católico y dirigente del Santo Oficio — en especial, por su interpretación del Mensaje de Fátima y, más específicamente, por la divulgación que ha hecho de algo que, según creemos, es una versión incompleta, parcial del Tercer Secreto. Dicho esto, nos asociamos hoy a los millones de fieles católicos, en oración por el Santo Padre (conforme lo ha ordenado Nuestra Señora), rogando a Dios Todopoderoso, a su Santa Madre, y a todos los ángeles y santos, que lo bendigan y le concedan la fortaleza y la determinación para dirigir y reconstruir la Iglesia en su gloria, según designio divino.

Como siempre, quiero pedirle a Vd., que, en sus oraciones y en la Santa Misa, se acuerde de mí y de los obreros de Nuestra Señora. Más que todo lo que le pueda decir, contamos con sus oraciones, especialmente con todos los Rosarios que pueda ofrecer en nuestra intención. Le ruego que nos envíe sus intenciones, para que los demás Sacerdotes del Apostolado y yo podamos recordarlas en nuestras Misas. ¡Que Dios le guarde y le bendiga!




amigable a su impresora
Pagina inicial

imagemap for navigation Página inicial Mapa del sitio Contactar Buscar