Dios Quiere Establecer en el Mundo
La Devoción al Inmaculado Corazón de María

Por el Reverendo Padre Nicholas Gruner, S.T.L.,S.T.D. (Cand)

En una disertación dada a los obispos, sacerdotes y laicos reunidos en la Conferencia ‘La última oportunidad para la Paz Mundial’ en Tuy, España, el 6 de Octubre de 2006,el notable experto de Fátima, Reverendo Padre Nicholas Gruner da una apretada síntesis del Mensaje de Fátima, y muestra como la clave del Mensaje es la Devoción al Inmaculado Corazón de María. Si nosotros perseveramos en esta devoción, Rusia será consagrada al Inmaculado Corazón  y convertida a la Fe Católica y a su práctica ferviente, y nosotros tendremos un período de paz desconocido en todos los tiempos, desde el nacimiento de Cristo

Esta es la transcripción escrita de la disertación del Padre Gruner.

La Santísima Virgen María fue enviada por Dios a nuestro siglo, para auxiliar a la gente de este tiempo presente. Y ella fue enviada en una muy histórica situación. En esta charla, me gustaría dar a ustedes algún contexto. Yo no puedo verdaderamente hacer justicia sobre esto, ya que todos nosotros estamos demasiado próximos a esa situación, pero trataré, porque todos nosotros necesitamos Su ayuda para escuchar, comprender e implementar Su Mensaje de Fátima.

La clave de todo el Mensaje de Fátima es la devoción al Inmaculado Corazón de María. Es simple, pero a pesar de su simplicdad, nosotros podemos omitir algo. Las palabras de Nuestro Señor vienen a la mente, “…si no os volviéreis y os hiciéreis como niños, no entraréis en el Reino de los Cielos.” (Mt. 18:3)

El Mensaje de Nuestra Señora es la simplicidad misma.

Pensemos en la visión del infierno el 13 de Julio de 1917. Esa es la primera parte del Secreto. La Santísima Virgen abrió Sus Manos. Desde esas manos surgió una luz y esa luz se proyectó hacia la tierra frente a Ella, entre Ella y los tres niños.

La Hermana Lucía describe esa visión como sigue: “Vimos como si fuera un vasto mar de fuego en el cual estaban sumergidos, todos ennegreeidos y calcinados, los diablos y las almas de los condenados que podían distinguierse de los diablos por sus formas de animales extraños y desconocidos pero transparentes como negros carbones en brasa.. Las almas se podían distinguir en la llamas sin peso ni equilibrio entre gritos de dolor y desesperación que nos horrorizaron tanto que temblabamos de pavor”.

Lucía cuenta que ellos levantaron la vista a la Santísima Virgen suplicantes, porque ellos hubieran muerto de terror de no haberles prometido Nuestra Señora llevarlos al Cielo, y de no haber sido muy breve la visión.

Las primeras palabras de la Santísima Virgen después de mostrarle la visión a los niños, fueron “Habéis visto el infierno, donde van las almas de los pobres pecadores. Es para salvar a los pecadores que Dios quiere establecer en el mundo la Devoción a Mi Inmaculado Corazón”.

Por lo tanto, para salvar a los pecadodres, Dios quiere establecer en el mundo la devoción al Inmaculado Corazón de Nuestra Señora.

Pienso que, aunque en tiempos pasados la devoción a la Santísia Virgen había sido practicada mejor y más ampliamente de lo que lo es hoy, esta devoción no había estado suficientemente establecida en la mente de Dios. Pienso que en el plan de Dios aún no había sido establecida en el mundo y en ningún otro tiempo de la historia de la Iglesia. Así, Dios quiere que esa devoción al Inmaculado Corazón de María sea establecida en el todo el mundo.

La Salvación de Nuestras Almas

Dios tiene varias razones para esto. Una que se nos explica es la salvación de las almas. Muchas almas se salvarán cuando se establezca esta devoción. Eso implica que mientras no esté establecida, esas almas no se salvarán. Ese es el propósito salvífico de Dios mencionado aquí.

Por supuesto, hay además otras razones. Una es, ciertamente, que Jesús quiere honrar a Su Madre. San Alfonso nos señala que la devoción a la Santísima Virgen María es necesaria para la salvación.

Hoy en día, decir siquiera eso a un grupo de Católicos Romanos no siempre es aceptado. Me gustaría poner esta afirmación en perspectiva.

Antes que nada, la salvación de las almas es la ley suprema de la Iglesia. Nosotros sabemos eso como un axioma de ley. También sabemos que este es un axioma de teología pastoral. Actualmente también está conservado religiosamente en el nuevo Código, en el último Canon, que la ley suprema de la Iglesia es la Salvación de las almas.

Nuestro Señor mismo dijo, “Y ¿Qué aprovecha al hombre ganar todo el mundo si pierde su alma? (Mt. 16:26) Así, en el curso de una vida individual, la cosa más importante es salvar la propia alma.

San Pablo nos dice que si la salvación viene de la ley –cumpliendo las prácticas ceremoniales- o si la salvación viene de cualquier otra fuente, luego Cristo murió en vano. Cristo murió por nuestra salvación.

Nuestro Señor nos dijo “Nadie tiene amor mayor que este de dar una la vida por sus amigos”. (Jn 15:13) Nuestro Señor dio Su vida por nosotros y por la salvación de todas las gentes. El no hubiera dado Su vida de haber habido otra forma de hacerlo. Además, si hubiera algo más importante que la salvación de las almas, entonces El hubiera dado su vida, en su lugar, por tal otra razón.

Por lo tanto, nuestra salvación es lo más importante.  Y así, nosotros debemos tener en cuenta que ese es el primer propósito del Mensaje de Fátima.

¿Por qué entonces la devoción a la Santísima Virgen? ¿No hay otras cosas importantes que nosotros necesitamos para la salvación, además de la devoción al Inmaculado Corazón?

En primer lugar, nosotros sabemos que no hay salvación fuera de la Fe en Dios. Como dice San Pablo a los Hebreos, “Que es preciso que quien se acerque a Dios crea que existe y que es remunerador de los que le buscan”. (Hebr. 11:6)

Tampoco hay salvación fuera del nombre de Jesús. No hay otro nombre bajo el Cielo al cual sea dada la salvación, se nos dice así en los Hechos de los Apostoles.

La Iglesia ha declarado y definido esto en tres ocasiones diferentes: en el Cuarto Concilio de Letrán de 1215; en la Bula Unum Sanctum, de 1302; y en la Bula Cantante Domino del Concilio de Florencia en 1441. La última declaración es en la que el Papa Eugenio IV dijo, “No hay salvación fuera de la Iglesia Católica”.  Eso no es algo que se diga a menudo en estos días, pero el hecho está, este es un dogma infalible de Fe que no puede cambiarse.

Es importante, entonces, mirar en progresión, la misma progresión que nos da el Papa León XIII . Todas la gracias vienen a nosotros de Dios, a traves de la sagrada humanidad de Jesucristo, por intermedio de la Iglesia. Pero hay una pieza faltante, y esa es la que no está enfatizada.

La progresión es Dios, Jesús, luego la Santísima Virgen, y luego la Iglesia, y en ese orden de importancia. La Santísima Virgen es la Reina de la Iglesia. Ella es la Madre de la Iglesia.

San Alfonso prueba que fuera de la devoción a la Santísima Virgen María tampoco hay salvación. Así, es importante para nosotros comprender estas otras verdades; la existencia de Dios y que Dios recompensa a aquellos que lo buscan: que Jesús es nuestro Salvador; y que no somos salvados sino por su sangre, por medio de Su ofrenda por nosotros e invocando Su nombre.

Pero lo que no ha sido comprendido y no ha sido enfatizado suficientemente –y esta no solo es mi opinión sino la enseñanza de Dios-, es que Dios quiere establecer en el mundo la devoción al Inmaculado Corazón para salvar a las almas.

Santo Tomás nos dice que Dios envía profetas a todas las generaciones, no para dar una nueva doctrina sino para recordar a los fieles lo que ellos deben hacer para salvar sus almas. Así, para salvar las almas hoy, Dios envió a Su Madre a Fátima para enfatizar una doctrina que no está suficientemente comprendida. Así es que Nuestra Señora misma dice, “Dios lo quiere”.

Algunas traducciones dicen que Dios “desea”, pero como señala San Francisco de Sales, hay una gran diferencia entre un deseo y la voluntad de hacer algo. El dedica un poco de tiempo a eso en su libro, Introducción a la vida devota.

No es que Dios solo desea. Dios quiere. Dios quiere cumplir Su Voluntad. Dios quiere establecer en el mundo la devoción al Inmaculado Corazón. La única pregunta para nosotros es si queremos o no tener en cuenta la lección en tiempo para salvar a nuestra generación.

Se nos dijo que al fin el Corazón Inmaculado de Nuestra Señora triunfará. Así, alguna gente me pregunta, “Bien, ¿por qué preocuparnos promoviendo el Mensaje de Fátima, si Dios lo va ha hacer cumplir de cualquier manera?” La razón es, cada uno de nosotros solo vive en un lapso de tiempo. Alguno de nosotros vive veinte, treinta, cuarenta, cincuenta, sesenta, setenta, ochenta o noventa años, pero en algún tiempo nuestra vida llega a su fin.

La Importancia del Mensaje de Fátima

El Mensaje de Fátima fue dado en 1917 –hace 80 años-. Mucha gente ha venido y se ha ido en ese lapso de tiempo, y en algún punto todos nosotros nos habremos ido. La pregunta ante nosotros es si haremos nuestra parte para establecer esta devoción al Inmaculado Corazón antes de que sea tarde para muchos de nosotros y para los millones, si no miles de millones, de nuestros contemporáneos.

Es duro exagerar la importancia del Fátima. Es igualmente duro exagerar la significación de Fátima, no solo para nuestro tiempo sino para el de toda la historia de la humanidad, tanto si nosotros miramos la historia del punto de vista temporal como del espiritual.

Trataré de dar algún contexto a esto. Estoy seguro que ustedes han escuchado hablar de los Masones. Uno de sus más Grandes Maestres del siglo XIX fue Albert Pike. Pike era un general Confederado, quien, en su momento, fue el Masón más importante en Norte América. El personalmente reescribió los Rituales del Rito Escocés, y en 1895 fue elegido como Soberano Gran Comendador del Supremo Consejo de la Francmasonería de Rito Escocés en la Jurisdicción del Sur de los Estados Unidos. El también fue uno de los fundadores del Ku Klux Klan.

En sus escritos, Pike clamó por tres guerras mundiales. El no vivió para verlas, pero en realidad la Masonería ha conseguido fomentar dos guerras mundiales. Los líderes mundiales están hablando ahora no si sino cuando comenzará la IIIa. Guerra Mundial. Y la IIIa. Guerra Mundial, entre paréntesis, está pronosticado que ocurra entre la Cristiandad y el Islam, de la cual resultará el debilitamiento de ambos, y por lo tanto la instalación del reinado del Anticristo.

La Ia. y la IIa. Guerras mundiales ya son historia. Nuestra Señora de Fátima misma habló de la Ia. Guerra Mundial. Ella dijo que “esta guerra pronto va a terminar, pero otra peor que esta estallará en el renado de Pío IX, si la humanidad no se enmienda.

Ella lo dijo para evitar el castigo de la guerra, el hambre, la persecución de la Iglesia y la persecución del Santo Padre; Ella vendría a pedir dos cosas: la Comunión de Reparación en los Primeros Sábdos, y la Consagración de Rusia a Su Inmaculado Corazón.

Un pedido de lo más importante

Mucha agente en esta ciudad de Tuy no sabe al día de hoy que el pedido más importante de Fátima fue dado en esta ciudad. Es una ciudad muy histórica, que data de antes del tiempo de Jesucristo. Fue de esta ciudad que el Rey de España, Fernando III, recobró la tercera parte de España a los Moros en su largo reinado de cuarenta y cinco años. Tomó un total de 770 años completar la Reconquista de toda España. Y luego fue la Reina Isabel ‘la Católica’ quien lanzó el llamado descubrimiento del nuevo mundo, si no desde Tuy, pienso que de esta región.

Esta ciudad está bajo una promesa dada a San Pedro Gonzalez Telmo que esta ciudad, como todas las ciudades, merecía el castigo, recibiría especial protección no por el tiempo de la vida de San Telmo, sino por las centurias por venir.

Fue esta la ciudad elegida para el más importante de todos los pedidos de Fátima porque este es el pedido cumbre, que no podrá ocurrir sin que los otros pedidos sean cumplidos. Pero todos los otros pedidos no serán realizados, ni la devoción al Inmaculado Corazón se cumplirá, sin que ocurra la Consagración de Rusia.

Estoy seguro que todos ustedes están al tanto, no importa de que parte del mundo ustedes vengan, que hubo dos aeroplanos que impactaron en el World Trade Center de Nueva York. Quien quiera sea el responsable de eso –y ciertamente hay en Norte América una controversia sobre quien realmente lo hizo- hizo una profunda, pública declaración con sus acciones.

Si el hombre sabe como sentar o marcar un hito de manera muy pública, Dios lo sabe mucho mejor. Dios quiere establecer en el mundo la devoción al Inmaculado Corazón. Y esto lo hará Dios como una afrmación, no tanto por Sus palabras, como por Sus acciones, que –todo el mundo lo verá- serán lejos más dramáticas de las que cualquier hombre puede realizar.

Hay algunos paralelos en la historia. En el Antiguo Testamento, nosotros tenemos el relato de Moisés guiándo al entonces pueblo de Dios lejos de Egipto, y regresando a la Tierra Prometida.  Los Egipcios cambiaron luego de opinión y decidieron matar a los Israelitas mientras huían de Egipto. Los ejércitos Egipcios estaban en estrecha persecución. Moises y su pueblo no tenían protección y estaban rodeados. Estaban en las orillas del Mar Rojo y no tenían como escapar.

Si usted recuerda, Dios dió la orden a Mosiés –a un hombre- de que extendiera su vara sobre el Mar Rojo. Ocurrido eso, el mar se abrió y ellos lo cruzaron a pie, guiados por nadie más que por María (Miriam), la virgen hermana de Mosiés. Y cuando alcanzaron la otra orilla, Moisés bajó su vara y las aguas se cerraron sobre sus enemigos, que venían en pos de ellos por el Mar Rojo.

Los peligros que amenazan a la Fe

Ese es un hecho histórico, pero es también un símbolo de nuestra situación de hoy. Los fieles católicos están rodeados. Ustedes pueden acudir al Cardenal Ratzinger –ahora Papa Benedicto XVI- para la comprensión de esto, cuando en 1984 dijo que el Tercer Secreto se referá a los “peligros que amenazan la Fe y la vida de los Cristianos y por lo tanto (la vida) del mundo”. (Ver www.fatima.org/thirdsecret/ratzinger.asp)

En Italia, cuando una persona habla de “los Cristianos” hay unos solos Cristianos, y esos somos los Católicos, ya que Italia es casi completamente Católica, al menos en el nombre. Por lo tanto, ellos no se refieren, como nosotros lo hacemos en los países Protestantes, a los “Cristianos” como queriendo significar miembros de otras denominaciones religiosas.

Así, dicho en otras palabras. El tercer Secreto se refiere a los “peligros que amenazan la Fe y la vida de los Católicos, y por lo tanto, (la vida) del mundo”.

El Cardenal Ratzinger utilizó la palabra dunque, que es una manera formal de decir “por lo tanto”. ¿Por qué él dijo “por lo tanto” (la vida) del mundo? La respuesta puede encontrarse en el Sermón de la Montaña, cuando Nuestro Señor dice, “Vosotros sois la sal de la tierra, pero si la sal se desvirtúa, ¿con qué se la salará? Para nada aprovecha ya, sino para tirarla y que la pisen los hombres”. (Mt 5:13)

De modo que el Cardenal Ratzinger habla primero de los peligros contra la fe, contra la Fe Católica. Y consiguientemente los peligros para la Fe son, luego, los peligros para la fe de los católicos, y consecuencia de eso, es el peligro para la vida del mundo.

Cuando Nuestro Señor dice “Vosotros sois la sal de la tierra”, El se está refiriendo no solo al clero católico sino también a todos los católicos bautizados. Si los católicos pierden su fe en Cristo, si ellos apostatan, entonces ellos son la “sal de la tierra” que “pierde su sabor” y ellos, luego, para nada aprovechan ya, sino para tirarla y que la pisen los hombres.

Yasí, cuando un católico cae en una tentación contra la Fe, deja por eso la práctica de su religión; en otras palaras, cuando él es vencido por los “peligros que amenazan a la Fe”, entonces para nada aprovecha y por eso su vida está en peligro de ser tirada para que la pisen los hombres, como dice Nuestro Señor de la sal que pierde su sabor. El “por lo tanto” (la vida) del mundo, se refiere a cuando la mayoría de los católicos pierde su sabor,  como en la Gran Apostasía predecida en la Sagrada Escritura (en que aparentemente estamos ahora mismo); entonces, no hay sal para hacer el mundo palatable a Dios, y así no queda hoy nada en el mundo para apartar el castigo de Dios a la humanidad pecadora, que como dice el Papa Pío XII es peor ahora que en tiempos del Diluvio.

Eso concuerda exáctamente con lo que el Cardenal Ciappi dijo sobre el Tercer Secreto de Fátima, “En el Tercer Secreto está profetizado, entre otras cosas, que la gran apostasía comenzará por la cima”.

En el capítulo 18 del Génesis, leemos como Dios dijo a Abraham que si él podía encontrar cincuenta hombres justos –o cuarenta y cinco, o cuarenta, o veinticinco, o diez, o incluso cinco – en Sodoma, El salvaría esa ciudad por ellos. Pero porque él no pudo encontrar cinco hombres justos, la ciudad fue castigada por el mismo Dios.

Nosotros tenemos también el ejemplo de Moisés: su ejemplo de obediencia a la orden de Dios. Ese solo acto de obediencia salvó al pueblo.

Es por eso que nosotros estamos en las manos, en una forma, del Papa. Por está dicho, “El momento ha llegado en que Dios pide al Santo Padre hacer y ordenar   a todos los obispos católicos del mundo hacer la Consagración de Rusia. Dios promete salvar a Rusia por ese medio. El salvará a todo el mundo por ese medio.

¿Por qué la Consagración de Rusia?

La gente pregunta por qué es necesaria la Consagración de Rusia. Para comprender esto, examinemos el ejemplo de David (I Reyes 17), David tenía dieciocho años, más o menos, y tenía siete hermanos. El profeta Samuel vino y dijo al padre de David, “Uno de tus hijos va a ser ungido rey”. Y así Jesse, padre de David, llevó a los siete hijos mayores ante el profeta. El miró al primero y dijo, “no, no es él”. Luego al segundo, “no, no es él”. Y al tercero, no tampoco él. Y así con el cuarto, quinto, sexto y séptimo hijo. Ninguno de ellos era digno.

“¿Tienes otros hijos?” preguntó el profeta. “Si,” dijo el padre de David, “Yo tengo otro más; el está en la casa cuidando las ovejas”. “Tráelo aquí”, dijo el profeta. Y cuando el profeta vió a David, lo reconoció como el que Dios había elegido.

Por eso nosostros estamos hablando de una consagración particular. Usamos este ejemplo de David porque, si ustedes recuerdan la historia de Goliat, fue después que David fuera consagrado que él pudo matar a Goliat.

Goliat, de acuerdo a la Escritura, era un hombre gigante cuya armadura  era más grande que la de la mayoría de la gente. Este gigante estuvo durante cuarenta días y cuarenta noches provocando   a los Israelitas y dicendo, “¿Pueden encontrar un hombre entre ustedes que quiera pelear conmigo, mano a mano?” Durante cuarenta días y cuarenta noche no hubo ningún hombre en Israel que puediera contestarle.

Y Goliat blasfemaba contra Dios, diciendo algo así como “Pienso que ustedes dicen que tienen a Dios de su lado. Bien, ¿donde está? ¿No quieren contestarme?”

David aceptó el desafío de Goliat. Y David era mucho más pequeño, obviamente; el no había siquiera crecido totalmente aún. Saul puso su armadura en él y la armadura era demasiado pesada para llevarla David. David era realmente pequeño comparado con casi todos los soldados de Israel. Sin embargo David pudo matar a Goliat. Pero él no podría haber hecho eso sin haber sido consagrado.

La Consagración de Rusia es como un exorcismo. Es como una re-dedicación. Pero es más que eso. Va permitir a Rusia, una vez que haya sido consagrada, matar a la bestia de la que está hablando el Apocalipsis.

Si ustedes estudian cuidadosamente, lo dijeron los Papas cuando fueron a Fátima, verán que ellos han tratado de decirnos el Tercer Secreto. Pero el Secreto es tan fuerte que muchos de nosotros quedaríamos temblando la primera vez que lo escucháramos.

El Padre Malachi Martín dijo que cuando el Tercer Secreto sea finalmente revelado, las iglesias estarían llenas, y que todos estarían de rodillas, golpeándose el pecho y yendo a confesarse en largas filas.

El dijo esto en un programa radial emitido para millones de personas. (Yo se de millones que escucharon el programa porque estuve en el, y  tuvimos 900.000 personas visitando nuestro sitio web en un día.) El Padre Martín estuvo en este programa un año antes de morir, en 1999.

“El Secreto es tan fuerte” dijo, “que aunque hay hombres tan fuertes y tan importantes, y muy inteligentes y bien dotados en el Vaticano, ninguno de ellos quiere tocarlo ni con un palo de barquero. Es así de fuerte”.

El Papa Pío XII dijo que los errores de Rusia –esto es, el Comunismo- no viene de Rusia. El comunismo fue importado de afuera. Espero que ustedes sepan algo de la historia de la Revolución Rusa. El dinero pagado para la Revolución Rusa, la sublevación de las tropas Rusas, vino de los Estados Unidos, del barrio Este de Nueva York.

Ese dinero fue verdaderamente capturado y guardado por la Armada Canadiense. La Armada Canadiense fue fundada en 1917, y su único acto significativo en la Ia. Guerra Mundial fue capturar el barco que estaba llevando a León Trotsky con 25 millones (de dolares) en oro. (Trotsky estaba acompañado, de paso, por trescientos criminales, entre ellos el Presidente del Partido Demócrata de los Estados Unidos.)

Ese dinero vino de los banqueros internacionales, listados por el Padre Denis Fahey, un muy valeroso sacerdote Irlandés, en su libro Los gobernantes de Rusia. El lista los individuos que estuvieron detrás de la Revolución Comunista en Rusia. El da sus nombres, sus nuevos nombres y la posición que tenían en Rusia en 1938. Estos gobernantes de Rusia estaban alli, porque la revolución fue pagada con el oro provenente de la ciudad de Nueva York.

Esto requiere alguna explicación. Usted podría preguntarse por qué capitalistas, hombres ricos, podrían querer pagar una revolución, pagar por un sistema que censura a los ricos y quiere tomarlo todo en el control del Estado. Parece como una contradicción, pero no lo es.

Antes de estudiar para el sacerdocio, estudié ciencias económicas durante cinco años.  Esa parte de mi educación me ayudó a prepararme para comprender sus motivos cuando finalmente lo leí. Hilaire Belloc escribió un libro llamado El Estado Servil, en el cual él explica que, cuando la difusión de la propiedad es más generalizada, hay más libertad real. Pero cuando la propiedad privada la tienen unos pocos, entonces nos vemos reducidos más y más a siervos, y finalmente a esclavos.

Hay una relación política directa. La libertad política no puede ser ejercida sin libertad económica. ¿Por qué? Es simplemente porque muchos hombres y mujeres están verdaderamente preocupados sobre cuando probarán su próxima comida. Así, si alguien dice que (a) ellos les van a cortar su comida, entonces mucha gente estará de acuerdo con todo lo que cualquiera quiera.

Belloc señala que el control de la propiedad y el control de la riqueza económica comprende tres elementos: el trabajo humano, los recursos naturales y la maquinaria. Pero la maquinaria no puede existir sin que haya ahorros. Así, yo llamo a eso “ahorro en maquinarias”. Si usted controla los recursos naturales, y controla las finanzas y los inventos, entonces usted puede controlar el resto de la humanidad.

Así, ¿que diferencia hace el Sr. Rockefeller si su mano derecha, al controlar mercado de capitales, maniobra para hacerse cargo de toda suerte de riquezas que no le pertenecen, o si usa su mano izquierda para pagar la revolución para apoderarse de las riquezas en nombre del pueblo, solo para volverlas a los mismos amos?

Permítanme recomendar el libro excelente de Deirdre Manifold,  Fatima and the Great Conspiracy (Fátima y la Gran Conspiración) En el usted encontrará esa conexión.

Usted encontrará una conexión entre el Comunismo y la Francmasonería. Aunque muchos Masones no se den cuenta de esto, el Papa León XIII lo señala desde el principio. La Masonería y el Comunismo tienen los mismos principios, las misma ideas.

La Escritura nos dice que la iniquidad se ha mentido a si misma. Eso está mejor caracterizado en la Masonería. Los bajos niveles no concen lo que los altos niveles realmente van a hacer. Como señala León XIII, en el más alto nivel de la Masonería, el dios de la Masonería es Lucifer, quien es Satán.

Ahora, tal como Goliat desafió a los Israelitas, a la Iglesia le ha sido lanzado un desafío. Nosotros tenemos todo (un giro) de la historia llegando a un punto crítico en Fátima. Y será a través de la intercesión del Inmaculado Corazón de María que la Iglesia podrá vencer.

El Papa Pío XII señala que en 1517, Martín Lutero dijo si a Dios, si a Cristo, pero no a la Iglesia. En 1717, doscientos años más tarde, la Masonería salió a la superficie en Londres y dijo si a Dios –ellos no quisieron significar eso, pero dijeron si a Dios- no a Cristo y no a la Iglesia. Otros doscientos años más tarde, en 1917, Marx, por boca de su discípulo Lenin, dijo no a Dios. Cada uno de esos no serán revertidos por la Consagración de Rusia.

Como dije al principio, el Mensaje de Nuestra Señora es decepcionantemente simple, tanto que usted echará de menos la profundidad en él, si usted no reflexiona sobre él.

Permítanme retroceder un paso más. En 1054 la Ortodoxia dijo si a Dios, si a Cristo, si a Su Iglesia, pero no al Papa. Ellos dicen que San Pedro tiene la primacía de honor pero no la primacía de jurisdicción. Su creencia falsa sobre la primacía del Papa será revertida poco después que el Papa de a los obispos la orden de Consagración de Rusia y ellos obedezcan.

Los obispos obedecerán, y por la obediencia de los obispos y el Papa a Nuestra Señora –Quien es reina de la Iglesia y quien puede ordenar al Papa y a los obispos porque Ella es más importante de lo que ellos son- el Comunismo será derrocado también.

Cada uno de estos grupos ha jurado, especialmente en los tiempos modernos, destruir a la Iglesia. Ciertamente el Comunismo ha dicho que acabará con la Iglesia. La Francmasonería ha dicho la misma cosa. Y el Protestantismo, al menos en sus tempranos días dijo lo mismo. La persecución Anglicana a los católicos en los siglos XVI y XVII en Inglaterra es un claro ejemplo.

La Iglesia está enfrentada, estrategicamente, con enemigos mortales que se han declarado a si mismos contra-Iglesia y se comprometieron a su defunción, a su destrucción. Esta guerra contra la Iglesia esta ocurriendo ante nuestros propios ojos y nosotros ni siquiera lo reconocemos.

Tomemos a dos hombres: el Sr. Cazador y el Sr. Víctima Elegida. El Sr. Cazador es un hombre fuerte que tiene la voluntad de matar, y que dijo al Sr. Víctima Elegida, “Te voy a matar.” El Sr. Víctima Elegida, si quiere vivir, tiene tres elecciones. El puede correr, así Cazador no lo prende. El puede pelear, con la intención de ganar y por lo tanto puede vivir. O puede negociar, y tratar de persuadir a Mr. Cazador de que no lo mate.

La Iglesia Católica está frente a esas tres mismas elecciones. Puede correr, ¿pero a donde puede correr? Tanto la Iglesia como sus enemigos son mundiales, por lo que no es una elección. Por lo tanto a la Iglesia le queda o pelear o negociar. Nuestra Señora vino a Fátima y nos dijo que no debemos negociar. Nosotros no ganaremos la negociación, así, debemos pelear. Pero nosotros debemos pelear con el arma que Ella nos dio, cual es la Consagración de Rusia.

La idea de retribución de Nuestra Señora contra Sus enemigos y la victoria final es verdaderamente muy bondadosa. Su Excelencia, el Arzobispo Hilarión Capucci nos ha dado gentilmente un ícono de Rusia, Nuestra Señora de la Ternura, a menudo conocida como La Señora que salva a Rusia. Nuestra Señora de la Ternura quiere que incluso sus enemigos se aproximen a Su Inmaculado Corazón para ser abrazados por Ella. Ella quiere convertirlos. Así, si usted usa el arma que Ella dá, Ella convertirá a Sus enemigos. Es a traves de la conversión que Ella triunfa. Pero nosotros debemos darle la victoria; nosotros no podemos pretenderla por nosotros mismos.

La gracia de Nuestra Señora

San Agustín explica que Dios, en Su gran amor por nosotros, quiere darnos gracias especiales, favores especiales. Por eso Dios es tan bueno y tan amoroso. El quiere hacer esto por nosotros, pero El sabe que nosotros no las merecemos. Así, Dios tiene un dilema. Si El da estas gracias a la humanidad, nos volveremos orgullosos y obraremos contra nuestra propia salvación. Pero Dios todavía quiere darnos estas gracias. ¿Cómo El hace esto? San Agustín nos dice que Dios ha encontrado un camino. Este es a través de la intercesión de los santos.

San Alfonso María de Ligorio nos dice que es gran cosa para una persona ser lo suficientemente buena, con la ayuda de la gracia de Dios, para merecer su propia salvación. El dice que es aún mas importante para una persona ser lo suficienteemente buena no solo para merecer su propia salvación, con la gracia de Dios, sino para salvar y hacer méritos para la salvación de otros. Eso, dice San Alfonso, es lo que hacen los santos. El dice que la cosa más grande de todas, para una persona humana no es solamente merecer su propia salvación, ni la de algunos otros, sino la de toda la humanidad. Y esa gracia ha sido alcanzada por la Santísima Virgen María.

Así Dios ha reservado la gracia de la paz mundial, que la humanidad no merece, al Inmaculado Corazón. Pero El insiste en que Ella de el crédito para ello, tanto de nuestra propia humildad como de estricta justicia, porque esta pertenece a Ella. Es por eso que El no ocasiona la paz mundial, ni quiere convertir a Rusia, sin ese acto de Consagración al Inmaculado Corazón de María.

Hay algunas personas que piensan que la Consagración de Rusia es una suerte de acto de magia, algo increíble. Pero el hecho ese, la Consagración todavía será hecha, por la gracia de Dios y por los méritos de la Santísima Virgen, pero hay trabajo para todos nosotros para hacerlo. Nosotros debemos hacer nuestra parte.

La Hermana Lucía nos dice, “La Santísima Virgen está muy triste porque ninguno ha prestado ninguna atención a Su Mensaje, ni los buenos ni los malos”, (Ver entrevista del Padre Fuentes con la hermana Lucía, en www.fatima.org/thirdsecret/frfuentes.asp). Los malos, nos dice ella, continúan en su camino no viendo el castigo de Dios caer sobre ellos. Los buenos, también, han ignorado el Mensaje de Nuestra Señora. Es por eso que nosotros tenemos estatuas y cuadros de Nuestra Señora llorando lágrimas de agua y lágrimas de sangre. Nuestra Señora está tan triste porque ninguno ha prestado atención a Su Mensaje.

En 1951, la Conferencia de Obispos Italianos publicó un pequeño libro, que decía que Nuestra Señora aún estaba esperando la Consagración de Rusia y que sin esa Consagración, Rusia no se convertiría.

La Caída del Comunismo: Hecho o Falacia?

No se si alguno de ustedes ha visto la Rusia Comunista. Yo la recuerdo que cruzando la frontera de Austria a Hungría en 1971. Y lo que voy a decirles es simbólico de muchas otras cosas.

Cuando usted alcanzó la frontera, había una barrera que caía detrás de usted, así usted no podía volver atrás si quería cambiar de opinión. Y por supuesto, había una barrera frente a usted, por no mencionar la alambrada de púas y las torres de los guardias.Yo no pude circular a través de ambas barreras. Yusted estaba clavado allí, en el medio. La guardia fue cambiada por tres hombres-no uno, ni dos, sino tres hombres.

Lo que pienso es simbólico de cómo los Comunistas han podido ocultarse para que nadie pudiera revertir la situación. Como no hay uno o dos, sino tres soldados, cada uno de ellos con un rifle automático, cada uno de ellos podría volverse contra cualquiera allí, sino sobre sus propios camaradas soldados. Era muy duro para la gente liberarse.

Usted podría decir que todo esto es especulativo, porque después de todo el Comunismo está terminado, el Muro de Berlín ha caído, y así sucesivamente. Usted puede creer eso si lo desea. Es cuestión de opinión, no de ninguna parte del Mensaje de Fátima. Pero Nuestra Señora habló sobre los errores que Rusia propagaría. Nuestra Señora predijo que Rusia dominaría, vencería a todo el mundo, incluyendo a los Estados Unidos (Ver “La afirmación de la Hermana Lucía al Profesor Walsh (15 de Julio de 1946)”, en www.fatima.org/consecrusia/srlucy1946.asp) –no porque los Estados Unidos sean más importantes que otros países, sino porque mucha gente considera que los Estados Unidos son los más poderosos.

La Hermana Lucíanos dice: “muchas veces la Santísima Virgen dijo a mis primos Francisco y Jacinta, tanto como a mi misma, que muchas naciones desaparecerían de la faz de la tierra. Ella dijo que Rusia sería el instrumento de castigo elegido por el Cielo para castigar a todo el mundo si nosotros no obteníamos antes la conversión de esa pobre nación”. (Ver: www.fatima.org/thirdsecret/frfuentes.asp). Nosotros no podemos obtener la conversión excepto a través de la Consagración. Por lo tanto, a menos que Rusia sea consagrada en tiempo, entonces todo el mundo será esclavizado por Rusia.

Como mencioné, los errores de Rusia no se originan en Rusia sino que vienen de afuera. Es un hecho conocido de la Primera Guerra Mundial que los Germanos llevaron a Lenín desde Suiza. Eso era parte de su guerra contra Rusia. Y los financieros de América hicieron pasar el oro para pagar la Revolución Rusa.

Pero una vez que el error de Rusia –esto es el Comunismo- se estableció, no podrá ser extirpado sino por la Santísima Virgen, por medio de Rusia consagrada. ¿Así, como explicar los supuestos cambios en Rusia?

Permítanme presentarles un libro de Anatoly Golitsyn llamado Nuevas Mentiras de Siempre. En ese libro, publicado en 1984, él hizo 148 predicciones de lo que Rusia haría. Para 1993, el 94% de esas predicciones se habían hecho ciertas.

El Sr. Golitsyn no es un profeta. El no reivindica ninguna visión religiosa. Pero el fue un Mayor de la KGB, y como tal fue afectado al plan Comunista de treinta años para la dominación mundial. En los 60’s, el dijo que para 1988, ellos aparentaban estar débiles. (El see equivocó por un año.) Con este subterfugio, ellos están siguiendo la enseñanza de Sun Tzu, el gran genio chino de la guerra, quien dijo que toda guerra está basada en el engaño.

El segundo principio de Sun Tzu es: cuando usted está débil, aparente estar fuerte; y cuando está fuerte, finja estar débil. Pero si usted va a aparentar que está débil, usted debe estar muy fuerte. Los Rusos planearon hacer eso, y en 1989 comenzaron a jugar su charada ante el mundo, aparentando estar débiles. Pero ellos están muy fuertes, muchas veces más fuertes de lo que están los Estados Unidos. Ellos solo están esperando el momento óptimo.

Nuestra Señora nos dice que los errores del Rusia –el Comunismo-  serán derrotados solo por la Consagración de Rusia. Asi, para parafrasear lo que Nuestra Señora dice a los líderes de la Iglesia, usted está rodeado de enemigos que quieren matarlo, tal como a Moisés, pero debe usar Mi arma, tal como Moisés.Usted debe consagrar Rusia y Rusia se convertirá. El Mar Rojo se abrirá ante usted. Y Rusia misma, cuando esté consagrada, estará a su lado y, si es necesario, matará a sus enemigos si ellos no se convierten sino que continúan insistiendo con matar a la Iglesia.

Ustedes tienen también la profecía de San Juan Bosco. Don Bosco tuvo muchos sueños proféticos, y uno de ellos fue una visión de Rusia invadiendo Francia. Cuando así lo hizo, llevó una bandera negra. Mientras estuvo en Francia, el estandarte cambió a blanco y Rusia permaneció en Europa del Este para defenderse. San Juan Bosco dijo, “La salvación viene del norte, el peligro viene del sud”.

A lo que todas las profecías parecen estarnos llevando es que si la Iglesia Católica –los obispos, los sacerdotes, los fieles – no atendieran lo suficiente a Nuestra Señora, nosotros veremos una más sangrienta invasión de Europa. Esta será muy corta. Pero luego, finalmente, la sabiduría de los santos –quienes por centurias han estado señalando a nuestro tiempo, a esta generación, a estos precisos años- nos permitirá reconocer que hay una solución, que es consagrar Rusia al Inmaculado Corazón, lo cual ellos harán. Lo cual a su vez cambiará entonces el estandarte de Rusia de negro a blanco. Y Rusia se detendrá para salvar a la Cristiandad, pero solo por los méritos de la Santísima Virgen María.

Rusia ha sido profanada por el crimen de los hombres que odian a Dios –los Satanistas- quienes introdujeron el Comunismo para derrotar a la Iglesia, para derrotar la Fe, para perder a las almas. Ellos mintieron que lo estaban haciendo por los pobres, cuando lo estaban haciendo para los super-ricos. Su crimen es, antes que nada, no tanto contra el hombre –aunque es ciertamente contra el hombre- sino contra Dios.

Y, ¿qué es un crimen contra Dios? Si usted toma una familia de, digamos, diez hijos y un hijo decide organizar a sus hermanos para pelear contra sus padres, él usa los recursos materiales que el padre provee a su casa, y recluta a sus hermanos y hermanas, o a alguno de ellos, para pelear contra sus propios padres. Este es un gran acto de impiedad de parte del aquel hijo rebelde.

Lo que ocurrió en Rusia es que el diablo hizo entrar a sus hombres para apoderarse de los recursos del pueblo de Rusia para luchar contra Dios, para exportar y propagar su doctrina satánica del Comunismo. Así, en primer lugar, el crimen es contra Dios.

Nosotros vemos que en la primera y en la tercera visiones del ángel en 1916. El ángel se presentó a Lucía, Francisco y Jacinta antes que la Santísima Virgen, y la primera cosa que él hizo fue enseñar a los niños a rezar: “Dios mío, yo creo en Ti, Te adoro, espero en Ti y Te amo. Yo pido perdón por todos aquellos quienes no creen en Ti, no Te adoran, don esperan en Ti y no Te aman.”  

Asi, el primer crimen de nuestro siglo es principalmente contra Dios: falta de fe, esperanza y caridad y adoración. Y nosotros vamos a hacer actos de fe, esperanza y caridad y adoración en reparación por estos pecados de la humanidad de nuestros días.

También vemos que en la tercera aparición del ángel, este dá a los niños la Santa Comunión. Antes de darles la Comunión, él deja la Hostia y el Cáliz suspendidos en el aire y se postra en tierra, ante el Santísimo Sacramento, y dice, “Oh Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, Te adoro profundamente, y te ofrezco los preciosísimos Cuerpo y Sangre, Alma y Divinidad del mismo Hijo, Jesucristo, presente en todos los tabernáculos del mundo, en reparación por las blasfemias, los ultrajes y las indiferencias por la cuales El es ofendido. Y te pido por los infinitos méritos del Sagrado Corazón de Jesús y del Inmaculado Corazón de María que tu quieras convertir a los pobres pecadores”.

Estos son los fundamentos que ustedes deben dar a los fieles –niños o adultos, hombres y mujeres-  para ofrecer sacrificios y oraciones por la conversión de los pecadores. Y de allí atraer los infinitos méritos de Nuestro Señor, quien murió en la Cruz. El nos dejó estos méritos para “ negociar”, por así decirlo, con Dios Padre la converesión de los pecadores, y para que comprendamos que tesoro es el que El nos ha dado en el Mensaje de Fátima.

Me gustaría darles algún contexto político. Leí recientemente un artículo en el Wall Street Journal que decía que en un año, los países del llamado Tercer Mundo gastaron aproximadamente u$s. 798.000 millones comprando armanento a los Estados Unidos. Eso es en solo un año.

He escuchado que solamente China gasta u$s. 800.000 millones todos los años solo en equipos militares. Ellos poseen uno de los más sofisticados armamentos. En realidad, después de los Rusos, los Chinos tenen el mejor torpedo en el mundo.

En contraste, los militares de U.S. son básicamente dependientes de la carrera espacial. La carrera espacial puede extender la Fuerza Aérea de U.S. alrededor de todo el mundo.

El tendón de Auiles de la carrera espacial es, por supuesto, el torpedo. Los Rusos tienen un torpedo, el Topa, que puede ir tan rápido como la velocidad del sonido bajo el agua. Los Chinos tienen uno que solo va a 200 nudos bajo el agua. No hay ninguna defensa contra el torpedo Ruso.

El submarino que se hundió el 12 de Agosto de 2000 con 118 hombres a bordo, el Kursk, contenía el torpedo Topal. Los Británicos y los Noruegos tenían los medios mecánicos que podía haber permitido salvar ese submarino, pero los Rusos no lo permitirían porque ellos no querían que ellos encontraran el torpedo, esa es su clave para la dominación mundial.

En ese navío también había algunos Chinos. Los Rusos no quisieron dejar que el mundo supiera todavía que los Chinos estaban en estrecha alianza con ellos.Ellos estaban aún propagando la falsedad de que había una ruptura entre China y Rusia desde 1967. Finalmente en el 2002, ellos lo reconocieron ante el mundo.

Lo que nosotros enfrentamos es la destrucción masiva de (dicen algunos) tanto como las dos terceras partes de la población mundial. Eso sería alrededor de cuatro mil millones: eso es un montón de gente asesinada. Nuestra Señora habla de esto como la “aniquiación de varias naciones”. Nosotros, signficando humanidad colectivamente, tenemos los medios para destruir todo el mundo, y ciertamente para destruir las dos terceras partes de él.

Hay un monumento al Nuevo Orden Mundial levantado por una rama de la Masonería en Elberton, Georgia que clama por el asesinato de tantos como 500 millones de personas, lo cual significa que ellos quieren matar al 87% de la humanidad. Todo eso está pedido en nombre de la protección ecológica de la humanidad, porque ellos piensan que hay demasiada gente. (Ver “Exterminación de las 9/10 partes de la Población Mundial”, en www.fatimacrusader.com/crww/cr55pg02.asp) Lo que ellos están dicendo, verdaderamente es “nosotros no podemos controlarlo a usted, nosostros queremos gobernar el mundo, así toda esa gente debe irse”.

Hay una ilustración de este monumento en nuestro libro Fatima Priest. Es un monumento de granito que pesa unas 240 toneladas, con sus “Diez Mandamientos” de los objetivos del Nuevo Orden grabados en ocho idiomas. El primero de estos “Diez Mandamientos” es “mantener la humanidad en quinientos millones de personas. Es una forma eufemística de decir: matemos 5.500 millones de personas.

Nuestra Señora vs. Satán

Implacable contra Satán es la Santísima Virgen. Le ha sido dejada a Ella la derrota de Satán. En el Génesis nosotros leemos: “Pongo perpetua enemistad entre ti y la mujer, y entre tu linaje y el suyo; Ella aplastará tu cabeza, y tu acecharás por Su talón.” (Génesis, 3:15)

La Vulgata Latina de San Jerónimo señala que es ella quien aplastará la cabeza de la serpiente. Finalmente, por supuesto, es Su Hijo, porque cualquier cosa que la Santísima Virgen hace es por la gracia y el poder de Su Hijo. Sin embargo, esto ha sido reservado a ella, personalmente, por Su Hijo, aplastar la cabeza de la serpiente.

Esa profecía de hace 6.000 años será realizada en nuestros tiempos por medio de la Consagración de Rusia, eso no ocurrirá de otra manera.

Dice el Salmo 32, vers. 11 que el plan del corazón de Dios es para todas las generaciones. Dios no ha cambiado su plan. El Sagrado Corazón ha decretado que será el Inmaculado Corazón quien tendrá la victoria.

Aquí en España, la guerra civil estalló en julio de 1936. (Todos sabemos que la Guerra Civil Española fue financiada y armada por Rusia) En Mayo de aquel año, la Hernana Lucía, que vivía en esta ciudad de Tuy se dio cuenta que la revolución iba a ocurrir. Y Lucía, luego de siete años (1929 a 1936) de tratar de hacer realizar la Consagración, fue consultada por su confesor, un muy inteligente Jesuíta, “¿Debo insistir, todavía, con la Consagración de Rusia?” Y Lucía contestó la pregunta más que inusualmente. Considerando lo que dijo el año anterior, ella pareció casi contradecirse. Ella dijo “No se”. El año anteriror ella casi ciertamente había insistido sobre ello.

“No se”, dijo ella, “pero recientemente estuve hablando con Nuestro Señor y le pregunté por qué El no convertía Rusia sin esa Consagración. Y Nuestro Señor le contestó. El dijo “Porque quiero que toda Mi Iglesia reconozca esa Consagración como un triunfo del Inmaculado Corazón de María para que más tarde Mi Iglesia ponga la devoción al Inmaculado Corazón de María al lado de la devoción a Mi Sagrado Corazón.” El quiere que tanto Su Corazón y el Inmaculado Corazón de Su Madre sean venerados juntos.

Nosotros tenemos el ejemplo de San Juan Eudes, cuya fiesta es tradicionalmente el 19 de Agosto. El fue el primer santo en promover la devoción tanto del Sagrado como del Inmaculado Corazón juntos. Esto es lo que Dios Nuestro Señor mismo quiere y que El realizará por medio de la Consagración de Rusia.

Hay alagunas predicciones en la Sagrada Escritura de las que tanto el Papa Paulo VI como el Papa Juan Pablo II hablaron cuando fueron a Fátima. Está en el Apocalipsis, Cap. 12, versículos 1-4- Paulo VI cuando fue a Fátima en 1967, citó el versículo “Apareció en el Cielo una señal grande: una mujer envuelta con el sol, con la luna debajo de sus pies y y sobre la cabeza una corona con doce estrellas”. (Apoc. 12:1) El nos dice que esa es la Santísima Virgen.

El Papa Juan Pablo II volvió al mismo tema cuando visitó Fátima en el 2000. Yo creo que ese versículo, en realidad el primero de los cuatro versículos, está citado en el Secreto que aún no le ha sido revelado.

En toda la historia registrada, unos 6.000 años, hay más de 14.000 guerras. Eso viene a ser unas 2,5 guerras por año. Obviamente, la humanidad no ha podido alcanzar la paz. E incluso esta misma noción de paz, más que solo la ausencia de guerra, es lo que Nuestra Señora promete. “Si mis pedidos son atendidos muchas almas serán salvadas y habrá paz”. Y ella dice, “Al fin, mi Inmaculado Corazón triunfará. El Santo Padre Me consagrará Rusia, Rusia será convertida y un período de paz será dado a la humanidad”.

Nosotros no  hemos tenído aún una era de paz dada a la humanidad. Está relatado que cuando nació Jesucristo toda la humanidad estaba en paz. Pero eso no duró mucho. Nuestra Señora está prometiendo un período de paz para toda la humanidad.

Los profetas del Antiguo Testamento hablaron sobre esto, pero aún no lo hemos visto. Se nos dijo que el león descansará junto con el cordero, el niño estará con la culebra, y el cordero y el niño estarán ilesos.

Se nos dijo en la Sagrada Escritura que ellos convertirán sus espadas en arados.  Los u$s. 798.000 millones gastados por los países del Tercer Mundo solo en los Estados Unidos, no habrían sido gastados en armamentos sino mejor en medicina, educación o comida u otras cosas útiles. Ellos convertirán sus espadas en arados.

Uno de los profetas dice que ellos ya no aprenderán el arte de la guerra. El arte de la guerra siempre ha sido enseñado de generación en generación. Este período de paz durará por más de una generación, porque ellos ya no aprenderán el arte de la guerra. Esa será una era de paz que la humanidad aún no ha visto. Esa es la era de paz que ocurrirá gracias al Inmaculado Corazón de María y solo gracias al Inmaculado Corazón de María – y solo por la Consagración de Rusia al Inmaculado Corazón de María.

La Consagración de Rusia debe hacerse tanto pública como solemnemente. No es suficiente si no le damos el honor que le corresponde. Debe verse que sea vista como una Consagración; como un acto público. Y obviamente requiere toda la solemnidad que la Reina de los Cielos merece. Así, este debe ser un acto público, solemne, realizado por el Papa y los obispos unidos a él.

¿Obedecerán los Obispos?

Los Secretarios de Estado Vaticano, tanto el Cardenal Casaroli como el Cardenal Sodano, dijeron a los Papas –ciertamente al Papa Juan XXII y al Papa Juan Pablo II- que los obispos no obedecerían si se les mandaba hacer la Consagración. Bien, en esta cuestión estoy mejor informado que esos Cardenales.

Ahora hay un nuevo Secretario de Estado, el Cardenal Bertone. No estoy al corriente de si él dijo que los obispos no obedecerían. Le he escuchado decir en el pasado que la Consagración ha sido hecha. Eso podría ser, simplemente, porque él no está al corriente del material sobre el tema, para probar lo contrario. Pero en cualquier caso, decir que los obispos no obedecerían es falso.

Yo escribo a los obispos regularmente. Trato de hacerlo una vez al mes. He escrito a los obispos algo más de cien veces hasta ahora. Los obispos, como el resto de nosotros, son mortales, y así unos ciento diez obispos mueren cada año y son reemplazados con otros obispos. Pero yo he escrito a todos los obispos durante muchos años hasta el presente. Y más de la mitad de ellos nos han contestado.

Por mi parte, tengo 1.549 obispos que me escribieron para decirme que ellos harían la Consagración. Los obispos que se oponían a hacer la Consagración –aquellos quienes tuvieron el coraje de decirme que estaban contra eso- pueden contarse con los dedos de una mano.

Y eso no es porque yo hubiera estado ocultándome o no se pudiera encontrame. Yo he escrito a los obispos cada mes. Mi dirección está aquí y quienquiera, en cualquier parte del mundo puede encontrarme.

No he cambiado lo que he dicho desde 1983, cuando primero estalló la controversia por la Consagración entre Hamish Fraser y John Haffert del Ejército Azul. He publicado las posiciones de ambos y lo investigué por mi mismo y me di cuenta que Fraser estaba en lo cierto.

Hamish Fraser fue el hombre a quien le aterrizó una paloma blanca en su cabeza en una conferencia en París. Cuando ellos liberaron las palomas, ellas fueron a la estatua de Nuestra Señora, pero una vino y se posó sobre su cabeza. Fraser había sido un combatiente Comunista en España, del lado de los Comunistas. El fue convertido al aceptar un desafío para probar que la Iglesia Católica y la Cristiandad estaban equivocadas. En realidad, se le probó que estaba equivocado y abrazó la Fe.

Los obispos de Portugal consagraron su país al Inmaculado Corazón de María en 1931 y otra vez en 1938. El Cardenal Patriarca de Lisboa reconoció que en los 40’s que Nuestra Señora había obrado varios milagros a Portugal por estos actos de Consagración.

En 1931, el año posterior al que el Mensaje de Nuestra Señora fuera aprobado, ellos consagraron su país al Inmaculado Corazón. Como resultado de esa consagración –y esto es públicamente reconocido por los obispos de Portugal –ellos fueron librados de la Guerra Civil Española, que tuvo lugar entre los años 1936 y 1939. Aproximadamente el 15% de la población de España murió violentamente en esa guerra.

Los líderes mundiales a lo largo del globo, creyeron todos que Portugal sería arrastrada a la Guerra Civil Española, entre las fuerzas Comunistas y la Iglesia Católica, que fuera simbolizada por la “ejecución” de la estatua del Sagrado Corazón en una plaza pública en España. Los Comunistas tomaron el control de la ciudad, alinearon a sus hombres con sus rifles y ejecutaron la estatua, y luego fue incendiada. Tal acto simbolizó que la guerra era realmente contra la Iglesia Católica y la Fe Católica.

Todos en ambos bandos estaban al tanto de eso y supieron cuales fueron los resultados. Todos los implicados pensaron que la misma guerra llegaría a Portugal, pero el país fue librado por la consgración hecha por todos los obispos.

Tambien tenemos el ejemplo del Obispo de Sevilla, quien consagró su diócesis al Inmaculado Corazón de María. El no necesitó que los otros obispos se unieran al él; el consagró Sevilla por si mismo. Y a diferencia del resto de España, no hubo una muerte violenta, ninguna víctima de la guerra civil en Sevilla.

En 1938, los obispos de Portugal consagraron nuevamente su país al Inmaculado Corazón de María. Como resultado de eso, como la misma Hermana Lucía les dijo, ellos fueron librados de los horrores de la Segunda Guerra Mundial. Ningún soldado Portugués fue a la guerra y ningún Portugués fue víctima de la guerra, como resultado de la Consagración de Portugal en 1938.

Así, nosotros tenemos enfrente dos elecciones: podemos ignorar a Nuestra Señora, o podemos pensar que nosotros somos más inteligentes y que podemos negociar con nuestros enemgos. Cualquiera de esas elecciones es equivocada. Hay una tercera elección. Nosotros podemos obedecer a Nuestra Señora y hacer lo que Ella pide.

El Acuerdo Vaticano-Moscú

Hasta ahora, los Secretarios de Estado han predominado en la Iglesia para elaborar tratados. Hay un acuerdo llamado Acuerdo Vaticano-Moscú. No esta registrado en el papel, tanto como conozco, pero es un hecho, y se han publicado relatos historicos de él.

El Consejo Mundial de Iglesias se reunio en Delhi, India, en Noviembre de 1961. Entre los asistentes estaba el Patriarca Ruso, Nikodm, segundo en el orden de la jerarquía Ortodoxa. Nikodim tenía entonces unos treinta años de edad. Unos pocos años antes, ellos habían destituido a alguien a quien se había probado ser un oficial de la KGB, a favor del joven Nikodim quien era considerado una estrella en ascenso.

Fue Nikodim quien planteó los términos por medio de los cuales Rusia asistiría al Concilio Vaticano Segundo. El negoció con el Cardenal Tisserant y el Arzobispo Willebrands, quien luego se convirtiera en Cardenal Willebrands. Las negociaciones comenzaron en Metz, una ciudad cercana a la frontera Francesa con Alemania, y fueron concluidas por el Arzobispo Willebrands yendo a Moscú. Los términos del acuerdo fueron que la Iglesia Católica no denunciaría los errores del Comunismo.

Los dignatarios de la Secretaría de Estado y muchos otros más –hubo algunas excepciones- han sostenido ese acuerdo desde 1962 hasta el presente. En otras palabras,  ellos han negciado, y en sus negociaciones ellos han perdido, aunque muchos de ellos todavía no lo reconozcan.

Ustedes deben saber que cuando los Comunistas llegaron al poder en Polonia en 1949, fueron al principio solo una parte de un gobierno de coalición. Y ellos pidieron solo dos condiciones: una fue que se les diera el control del ministerio a cargo de la policía, al igual que el ministerio a cargo de los militares; la segunda fue que no se denunciara al Comunismo en el parlamento polaco. Como resultado de darles esas dos condiciones pudieron apoderarse de Polonia.

El silencio de los líderes contra los errores de Rusia, del Comunismo, y además de otros errores, es suficiente para los Comunistas –sus propagdores, sus infiltradores, sus defensores- para poder vencer al resto de la oposición.

Eso está simbolizado por la historia del sacerdote, Padre James Francis Carney S.J. en el prefacio (pag. 18) del libro de Malachi Martín Los Jesuítas, Carney era un sacerdote de Chicago, un hombre joven, y bien educado. Pero aparentemente, el no había escuchado hablar de los males del Comunismo. A causa del Acuerdo Vaticano-Moscú, donde el Vaticano acordó no denunciar los errores del Comunismo, esta sacerdote no habría escuchado denunciar al Comuismo por sus superiores Vaticanos desde 1963 hacia adelante.

Aparentemente, él era un bastante buen lider militar. El tomó las armas en 1971, inspirado por la Teología de la Liberación, y peleó del lado de los Marxistas en Honduras; y por los próximos 12 años, vivió la vida de un guerrillero, todo el tiempo creyendo que estaba al servicio del Evangelio. El finalmente encontró la horma de su zapato en Setiembre de 1983, cuando las tropas de Honduras, encabezadas por un general que fue por largo tiempo su oponente pudo capturarlo a él y a todo su grupo comando de nueve hombres. Carney penso que estaba al servicio del Evangelio. Para mi, los 12 último años malgastados de la vida del P. Carney –que inutilmente, murió trágica muerte al servicio del Marxismo, de la Revolución Comunista –muestra la consumada estupidez del Acuerdo Vaticano-Moscú.

Aquí vemos que los negociadores Vaticanos han sido completamente embaucados por los agentes Comunistas de la KGB puestos como clero de la Iglesia Rusa Ortodoxa controlada por Moscú, quienes embarcaron al Vaticano en ese peligroso acuerdo inútil.

Usted ve que lo que ocurrió es esto. El Vaticano guarda silencio por el Acuerdo Vaticano-Moscú. Este oculta la verdad sobre los errores del Marxismo, del Comunismo. Mientras tanto, los propagandistas e infiltradores Comunistas –en los seminarios, en los profesorados, en los periódicos, libros, etc.- propagan su red de mentiras. El Padre Carney fue intelectualmente enredado por estos Marxistas. Sus líderes naturales, sus superiores religosos en el Vaticano, no lo ayudaron a desenredarse- en su lugar, ellos tratarían de silenciar cualquier Anticomunista dentro de la Iglesia, y ellos guardaron su propio silencio. Carney ni siquiera leyó sobre estos errores Marxistas-Comunistas en los periódicos Católicos ni escuchó sobre ellos en los sermones Católicos, y aparentemente, él ni siquiera supo que había caído en una trampa. El resultado unos 20 años más tarde: él murió violentamente al servicio del mal, pensando que estaba sirviendo a Jesucristo.

Que tragedia, que pérdida, que devastación –y está todavía continúa con el engaño de millones de Católicos, clérigos y laicos. Esos tan engañados están cayendo en la trampa –porque ellos son ciegos, llevados por ciegos. Ambos cayeron en la trampa. La caída del Padre Carney es más dramática que algunas otras, sin embargo, ¡muchos más todavía están cayendo hasta el día de hoy!

Cuando en 1922, el Cardenal Ratti se convirtió en Papa Pío XI, uno de sus primeros pronunciamientos fue sobre los males del Comunismo. Antes de su muerte, en 1937, él publicó su encíclica Divini Redemptoris. En ella dijo, “He hablado de los males del Comunismo hace quince años. Pero sería abandono de mi deber no hablar otra vez sobre este tema”. Entre otras cosas él dijo, “El Comunismo es intrínsecamente perverso y cualquiera que quisiera salvar a la civilización Cristiana no podría colaborar con él en cualquier forma que fuera.” Estas fueron las palabras dichas por el Papa Pío XI, pero entendiendo que hubo un período de quince años,desde1922 a 1937, en el cual el guardó silencio, e incluso dijo que “Yo, el Papa, estaría descuidando mi deber como Papa por no hablar claro otra vez”.

Ahora nosotros lo hemos venido denunciando desde 1962 hasta el presente, lo cual significa cuarenta y cuatro años , en cuyo tiempo el Comnismo no ha sido denunciado a causa del Acuerdo Vaticano-Moscú,el cual, básicamente es inmoral conservar. Yo no puedo hacer un voto para robar a alguien, ni puedo hacer un voto de guardar silencio cuando es mi deber hablar.

La palabra “obispo” significa guardián. A Ezequiel le transmitió Dios los deberes de un guardián. Para poner la historia en Inglés modeno, Dios dijo a Ezequiel,”Yo te he nombrado atalaya. Mas si el atalaya, por el contrario, viendo llegar la espada, no toca la trompeta para que la gente se aperciba, y, llegando la espada, hiere a alguno de ellos, este quedará preso en su propia culpa, pero yo demandaré su sangre al atalaya.” (Ezequiel  33)

Así, es malo para nosotros mantener el Acuerdo Vaticano-Moscú , como lo he dicho bastante públicamente un número de veces.

Como dijo un amigo mío, un sacerdote Jesuíta llamado Vicente Micelli, “Además de eso, está probado que ellos no han cumplido los términos del trato de ninguna manera”. Esto es, los Comunistas –desde el mismo principio- no han guardado su acuerdo de detenenr la persecución de la Iglesia Católica y de los fieles Católicos.

La persecución de la Iglesia Católica:
Una Doctrina Comunista

En lugar de haber dirigido la persecución de la Iglesia desde sus cuarteles centrales, ellos han ordenado hacerlo a sus gobernadores provinciales locales, para perseguir a la Iglesia localmente, así aquellos en la cima pueden decir que ellos no tiene nada que ver.

La persecución de la Iglesia es más sutil en estos días que en tiempos pasados,  pero es todavía como la que dijo Nuestra Señora que ocurriría, si ellos no prestan atención – la persecución de la Iglesia y la persecución del Santo Padre. Cuesta un poco más de esfuerzo ver la persecución hoy, pues los persecutores saben que por perseguir abiertamente, ellos alinearán a la gente del lado de sus enemigos. Por lo tanto, ellos lo hacen silenciosamente y por intermedio de sustitutos, así no es tán fácilmente visto.

Si usted ve en la historia de la humanidad, y en la historia de la Iglesia ¿qué ha ocurrido desde 1960? Nosotros hemos visto en la historia de la Iglesia que había unos 455.000 sacerdotes Católicos en 1965. Hoy, tomando las estadísticas oficiales de la Iglesia, nosotros tenemos unos 405.000. Cincuenta mil sacerdotes han dejado el minsterio durante ese tiempo y nunca han sido recobrados ni reemplazados.

En los Estados Unidos y en Canadá, y tal vez en todas partes, las iglesias Católicas se están vendendo. Y aunque la población está creciendo, el numero de gente que va a la iglesia es está volviendo más y más pequeño. Comprendo que en Europa menos del 10% de los fieles va a Misa todos los domingos. Antes del 1960, el 75% de los Católicos asistía a la Misa dominical regularmente. Ahora el número –otra ver, de estadísticas oficiales- es solo de un 25%. En 1960, el número de religiosas mujeres estaba bien por encima del millón; ahora, creo, es algo menos de la mitad. Estamos en una guerra, de proporciones nunca vistas antes. Estamos viendo la acumulación de todos los enemigos de la Iglesia unirse para matar a la Iglesia, como si eso fuera posible.

Alguna gente piensa que nosotros no debemos preocuparnos porque Nuestro Señor dijo que las puertas del infierno no prevalecerán contra la Iglesia. No quiero minimizar esa afirmación o decir que eso no es cierto. Por supuesto que es cierto. Sin embargo, hay algunas suposiciones en eso con las que nosotros debemos ser muy ciudadosos.

San Agustín, durante su vida, tenía una muy floreciente civilización Cristiana y de la Iglesia Católica en el Norte de Africa. Poco después de su muerte, la Iglesia fue barrida por fuerzas militares, no habiéndose recobrado aún unos dieciseis siglos más tarde.

Por eso, aún cuando Nuestro Señora ha prometido que las puertas del infierno no prevalecerán contra la Iglesia, no hay ninguna promesa para mi país o el suyo de que la Iglesia permanecerá como la conocemos hoy.

Debe tomarse en cuenta que la Iglesia consta de Católicos. ¿Pero que hace Católica a una persona? Creer en el Evangelio, creer en la Fe Católica,  ser bautizado y reconocer la autoridad de la Iglesia, del Papa. Esas son las cinco marcas de lo que hace a una persona Católica. Pero si usted destruye su fe, si a usted lo hace negar la fe, apostatar, entonces ya no hay Católicos. La promesa para esas gentes ya no es aplicable porque han dejado la Iglesia. Así las puertas del infierno no prevalecerán contra la Iglesia. Pero eso no significa que las puertas del infierno no prevalecerán contra nosotros como indivíduos, como miembros de una comunidad, como ciudadanos de nuestro país. Así, nuestra Señora viene a proteger las almas individuales, tanto como a proteger a la Cristiandad, a la civilización Cristiana. Y la carga de la tercera parte del Secreto es que la Iglesia misma irá a la Apostasía por no atender a Nuestra Señora.

Esa no es solo mi opinión. Ustedes tienen también la opinión del Cardenal Ciappi, quien fue hasta su muerte en 1996, el teólogo personal de los Papas Pío XII, Juan XXIII, Paulo VI, Juan Pablo I y Juan Pablo II. El Cardenal Ciappi no dice que “En el Tercer Secreto está profetizado, entre otras cosas, que la Gran Apostasía en la Iglesia comenzará por la cima”. Esas fueron las palabras del Cardenal Ciappi.

Hay mucho en el Mensaje de Fátima, que me ha tomado veinte años de estudio y comprensión. El hecho es que, el Mensaje es muy direferente de lo que usted puede esperar encontrar en él.

El Mensaje de Fátima, en su simplicidad, antes que nada nos dice que debemos rezar el Rosario. Nosotros, ciertamente debemos rezar el Rosario todos los días, y debemos usar el Escapulario Marrón de Nuestra Señora del Carmen. Debemos consagrarnos al Inmaculado Corazón de María. Y debemos guardar los Mandamientos y cumplir con nuestro diario deber. Eso es, usted podría decir, el primer nivel del Mensaje de Fátima.

Pero cuando usted accede a su nivel institucional o a la visión mundial, hay mucho más que ver, y el Mensaje de Fátima es la única solución a los problemas de la Iglesia y del mundo de hoy.

El presidente Bush nos dice que él piensa que tendremos guerra durante los próximos veinte años. Con las políticas que él está siguiendo, si la humanidad puede sobrevivirlas, pienso que no será por veinte años. Porque el hecho está en que ningún lider mundial tiene en su lugar un plan para la paz. El Sr. Bush ni siquiera sabe que objetivo alcanzará en el tiempo en que esa guerra termine. Sostener una guerra contra el terrorismo es como sostener una guerra contra un cañón, o una guerra contra una táctica; usted debe tener un objetivo identificable.

El plan de los enemigos de Dios es transformar la Iglesia en algo más que lo que para lo que esta estaba destinada, y usarla como una parte de su plan para dominar al mundo. El propósito de la Iglesia es salvar almas, pero sus enemigos quiseran convertir a la Iglesia en algo más. Ellos quieren hacer de la Iglesia un “facilitador de la cooperación humana”, un facilitador de un sistema que busca servir al hombre antes que a Dios, hacer un paraíso mundial aquí en la tierra pero sin Dios, mientras tanto engañar a los fieles haciéndoles pensar en que ellos son todavía Católicos.

El ideal Masónico es “Nosotros no nos preocupamos si usted es Católico, si usted es Protestante, si usted es Judío, si usted es Indú, o si usted es Budista; eso no nos importa. Si su primer nombre es Católico, su último nombre es Francmasón. Si su primer nombre es Protestante, su último nombre es Francmasón. Si su primer nombre es Judío, su último nombre es Francmasón. Eso no nos importa a nosotros mientras usted tenga nuestra doctrina como un substrato, mientras que usted sea fiel a nuestros principios antes que a cualquier otro principio”.

Ese es el ideal del juramentado enemigo de la Iglesia, la bestia del Apocalipsis. Esa es la bestia que será muerta por Rusia cuando esta sea consagrada, si aquellos Masones no están convertidos.

La importancia de la
Devoción al Inmaculado Corazón de María

Pero la conversión de Rusia y la derrota de cualquier enemigo restante de la Iglesia después de esa conversión no ocurrirá sin que Nuestra Señora reciba el crédito, ya que esto corresponde a Ella. Dios ha reservado a Ella la gracia de la Paz Mundial y la conversión del mundo. Nuestra Señora dice que “Al fin, Mi Corazón Inmaculado triunfará. El Santo Padre me consagrará Rusia, y esta (Rusia) será convertida, y un periódo de paz será otrogado al mundo”.

Nuestra Señora no está hablando solo de la conversión de Rusia a la Fe Católica. Ella está hablando de la conversión de todo el mundo, lo cual incluye a los Judíos y a los Musulmanes también, a la Fe Católica.

¿Cómo podemos deducir eso? Es muy simple. En la Escritura nosotros encontramos que Dios quiere todo el mundo para El mismo. El mundo está hecho para el hombre, el hombre es para Cristo y Cristo es para Dios. Cristo es el Rey de reyes y el Señor de los señores. El es para reinar como Rey sobre los presidentes y los reyes del mundo, y sobre los parlamentos y sobre los consejos regionales y municipales. El será reconocido como Rey porque Sus leyes serán reflejadas en sus leyes.

Nosotros no podemos tener paz excepto por el Autor de la creación, porque nos dicen Santo Tomás y San Agustín, que la paz es la tranquilidad en el orden. La tranquilidad en el orden es lo que Dios quiere que tengamos, pero nosotros no podemos tener el orden que Dios quiere sin que el Reinado de Cristo sea reconocido públicamente.

Nosotros no podemos vivir los Mandamientos de Dios sin la gracia de Dios Nosotros no tendremos la gracia de Dios sin que venga a través de Nuestro Señor Jesucristo. Y nosotros no tendremos esa gracia sin la Iglesia Católica y sin los Sacramentos.

Consecuentemente, cuando Nuestra Señora promete un período de paz, Ella quiere significar que todo el mundo vivirá de acuerdo a las leyes de Dios – la ley natural que Dios ha puesto en el corazón del hombre. Así no habrá aborto, eutanasia, asesinatos y demás, porque esas cosas son contrarias a la ley de Dios.

Nosotros estamos viviendo en el peor momento de la historia, con 50 millones de bebés asesinados cada año en la guerra contra los aún no nacidos. Eso no tiene en cuenta las otras guerras que hoy tienen lugar, y hay abundancia de ellas. Mientras estén matando 50 millones de bebés por año, nosotros no podemos decir que estamos en estado de paz.

Cuando triunfe la Santísima Virgen, todo esto será detenido y comenzará una era de paz. Pero esta solo ocurrirá por medio de la devoción al Inmaculado Corazón de María. Esta es una muy simple verdad que nosotros debemos hacer que todos comprendan y aprecien, para que ellos puedan luego adherir al íntegro, completo y total Mensaje de Nuestra Señora de Fátima.

Esa es la clase de pensamiento al que nosotros nos enfrentamos. Es duro de comprender cuan mala puede ser la gente cuando la guía Satán. Nuestro Señor dijo que Satán es asesino y mentiroso desde el principio.


Home | Speakers | Topics | Sites | Transcripts | Video