Homepage
Cruzada
Perspectivas
Sobre Fátima
Noticias
Recursos
Tercer Secreto
Consagración
Oración
Librería
Homepage
Apostolado
Para hacer un donativo
Más información
Nuestra señora de Fatima en línea
ImageMap for Navigation ¿Por qué Fátima? Mapa del sitio Contactar
Perspectivas Sobre Fátima
Perspectivas sobre Fátima

El Padre Nichols lanza una bomba:

Sugiere un nuevo procedimiento de Derecho Canónico para corregir a un Papa perverso

por Christopher A. Ferrara
el 18 de agosto de 2017

Con una sinceridad cada vez mayor, la prensa católica establecida ha llegado a reconocer que el pontificado bergogliano presenta un peligro claro y actual para la Iglesia.

Ahora el resolutamente establecido Catholic Herald entra en combate con un artículo que informa sobre los comentarios explosivos del Padre Aidan Nichols, autor y teólogo de renombre, que es uno de los firmantes de una carta de 45 sacerdotes y teólogos al Colegio de los Cardenales respecto de los errores manifiestos en Amoris Laetitia (AL).

Según el Catholic Herald, el Padre Nichols, hablando a la conferencia anual de un grupo ecuménico – lo que parece sorprendente – propone que, considerando las declaraciones del Papa sobre temas como el matrimonio y la ley moral, la Iglesia tal vez necesitase “un procedimiento para llamar al orden a un Papa que enseña el error”.

El Catholic Herald informa que Nichols ha señalado que tal procedimiento “‘disuadiría a los Papas de cualquier tendencia a desviarse doctrinalmente o a caer simplemente en negligencia’ y respondería a algunas ‘ansiedades ecuménicas de anglicanos, ortodoxos y otros que temen que el Papa tenga carta blanca para imponer doctrina alguna. De hecho, puede ser que la actual crisis del magisterio romano esté providencialmente destinada a llamar la atención de los límites de la primacía a este respecto’”.

¡Qué suprema ironía, observar que los anglicanos y los ortodoxos se preocupan por la posibilidad de un Papa extraviado pensando que tiene el derecho de imponer cualquier doctrina que se le venga a la cabeza!

Hablando por primera vez públicamente sobre AL (visto que la carta de los 45 fue divulgada a la prensa), el Padre Nichols “ha mencionado algunas de las mismas preocupaciones de la carta; ha señalado, por ejemplo, que Amoris Laetitia  parece sugerir que la vida monástica no es un estado de más perfección que el matrimonio – un punto de vista condenado como herético por el Concilio de Trento”.

Cuanto a la interpretación de AL de que “los divorciados y re-casados pueden recibir la Sagrada Comunión sin hacer por vivir ‘como hermanos’”, que es claramente la interpretación que el Papa Francisco está defendiendo insistentemente, parece apoyar lo que Nichols ha descrito como “un estado de vida hasta ahora nunca visto. Hablando francamente, este estado de vida es el concubinato tolerado”.

Peor todavía en AL, observa el Padre Nichols, es la “descripción de una conciencia que ‘reconoce que una tal situación no corresponde objetivamente a las exigencias del Evangelio’, sino que ve ‘con una cierta seguridad moral… lo que por ahora es la respuesta más generosa [que puede ser dada a Dios]”. Así, AL parece declarar “que los actos condenados por la ley de Cristo a veces pueden ser moralmente ciertos o hasta pedidos por Dios”.

Peor aún, dice Nichols, es la espantosa afirmación de AL de que alguien “puede conocer muy bien la regla [la ley moral, incluso el Sexto Mandamiento], y sin embargo… estar en una situación concreta que no le permite actuar de forma diferente y decidir de otra manera sin pecar más”. Por el contrario, señala Nichols, “el Concilio de Trento había condenado solemnemente la proposición de que ‘hasta para un hombre que esté justificado y en gracia, es imposible observar los Mandamientos de Dios’”.

La consecuencia desastrosa de la aprobación evidente que AL hace del relativismo moral, concluye Nichols, es que “ninguna esfera de la moral cristiana puede quedar incólume”. Y mientras, según el Catholic Herald, Nichols “ha dicho que sería preferible pensar que el Papa ha sido simplemente ‘negligente’ en su lenguaje, antes que enseñar deliberadamente un error…esto parece dudoso, considerando las noticias de que la Congregación para la Doctrina de la Fe había sugerido correcciones a Amoris Laetitia, y él ha hecho caso omiso”. (énfasis añadido).

“El Papa”, dijo también, “puede ser el supremo juez de apelación de la Cristiandad…pero esto no lo hace inmune para perpetrar errores doctrinales. Sorprendentemente, o tal vez no tanto así, dada la piedad que ha rodeado a las figuras de los Papas desde el pontificado de Pio IX, este hecho parece ser desconocido a muchos que tienen la obligación de saberlo”.

Y así cada día que pasa cada vez está más claro para los católicos de buena voluntad que, al presente, estamos presenciando una catástrofe pontificia sin precedentes.

Todavía resta saber cómo acabará. Sin embargo, podemos estar ciertos de que su resolución está conectada al Mensaje de Fátima integro.




amigable a su impresora
Pagina inicial

imagemap for navigation Página inicial Mapa del sitio Contactar Buscar