Perspectivas sobre Fátima

La cuadrilla del Sínodo prepara otro asalto contra la Iglesia

Puesta al día del III Falso Sínodo:
¡Preguntemos a los "jóvenes" lo que Jesús quiere

por Christopher A. Ferrara
el 23 de septiembre de 2017


El Cardenal Lorenzo Baldisseri, (por apodo "el Ladrón de Libros")

Está claro que nunca ha habido la mínima duda de que el próximo Falso Sínodo, titulado “Los Jóvenes, la Fe y el discernimiento vocacional”, será un ataque más contra la enseñanza moral católica. El Falso Sínodo del 2018 ha seguido al último Falso Sínodo, un espectáculo cuidadosamente montado que escondía una intención preconcebida de acomodar el divorcio y el “re-casamiento” dentro de la Iglesia, y de derrumbar, en la práctica, la prohibición doble-milenaria de la Iglesia del acceso a la Sagrada Comunión de adúlteros públicos que viven en “segundos matrimonios”.

Al frente del Falso Sínodo de 2018 estará el Cardenal Lorenzo Baldisseri (“el  Ladrón de Libros”), cuya manipulación brutal de la dirección del “Sínodo sobre la Familia” (que incluye el hecho de haber confiscado el “Libro de los Cinco Cardenales” que defendía la enseñanza tradicional de la Iglesia sobre el matrimonio) ha dado origen a su apodo y ha desencadenado una sublevación abierta, liderada por Cardenal Pell. (Sin embargo, el Papa Francisco ha obtenido, al fin, el resultado que se pretendía desde el principio, con la publicación de Amoris Laetitia).

Bastan dos frases simplemente del documento preparatorio para el Falso Sínodo del 2018 para avisarnos de que la Iglesia sufrirá un asalto más:

“Tal como en los días de Samuel (cf. 1 Sam. 3:1-21) y de Jeremías (cf. Jer. 1:4-10), los jóvenes saben cómo discernir las señales de los tiempos indicados por el Espíritu. Escuchando sus aspiraciones, la Iglesia puede entrever el mundo que está ante nuestra frente y los caminos que la Iglesia está llamada a seguir. (Introd.)”

Sí, es verdad, Baldisseri y su cuadrilla van a “escuchar a los jóvenes”, a enseñar a los más viejos lo que la Iglesia debería hacer. Por lo menos esto es el pretexto oficial. Sin embargo, lo que ellos en verdad van a hacer es fingir que “escuchan a los jóvenes” mientras se preparan para ejecutar el plan que sin duda ya han cocinado sobre la próxima concesión de la enseñanza católica. Y, como es evidente, no irán a escuchar a los jóvenes que en gran número convergen a las Misas Tradicionales en latín y procuran la Fe auténtica de sus antepasados. Eses jóvenes, declara Francisco, son “rígidos” y sufren de alguna especie de disturbio emocional, de modo que se debe “cavar, cavar” para comprender que es lo que esos jóvenes rígidos están “escondiendo”.

 El Falso Sínodo de 2018 está empleando el modus operandi previo de un “cuestionario preparatorio” online que es de por sí tendencioso, y para ser contestado por cualquier José, Toni o Manuel que tenga acceso a él. Este falso cuestionario es utilizado para informarnos de que los “jóvenes” quieren cambios en la Iglesia; grandes cambios. Vea lo que informa la página web española ‘Religión Digital’:

“Muchos de los jóvenes aún ven la Iglesia como un ‘lugar de prohibiciones’. Ésta es una de las conclusiones de una estandarización previa de las respuestas al cuestionario preparatorio para el Sínodo de Obispos del 2018 sobre ‘Los Jóvenes, la Fe y el discernimiento vocacional’, de acuerdo con su Secretario General, el Cardenal Lorenzo Baldisseri”.

Baldisseri es citado del siguiente modo: “Necesitamos mirar a los jóvenes no solo para que ellos nos ayuden a saber proclamar el Evangelio, sino también para que tengamos una mejor comprensión de aquello que Jesús exige de Su Iglesia, de lo que Él espera de Ella, y de lo que debe ser extirpado [quitado, eliminado] para una tal misión”.

Siendo así que – según afirma, el Ladrón de Libros – a los “jóvenes” anónimos (¿Sabemos realmente qué edad tendrán ellos?) que han completado el cuestionario online no les gustan todas esas “prohibiciones” en la Iglesia, y están diciéndonos aquello que Jesús quiere que se haga – especialmente aquello de lo que “Él” quiere que la Iglesia se libre.

Aquí estamos nosotros de nuevo, al mismo tiempo que la apostasía en la Iglesia alcanza su zenit en una batalla final contra el Demonio sobre el matrimonio y la familia, tal y como Sor Lucía avisó al fallecido Cardenal Caffarra que sería, a la luz del Tercer Secreto de Fátima.

No obstante, hay esperanza en esta evolución de acontecimientos: en este preciso momento de la Historia de la Iglesia, el Demonio está abandonando sus sutilezas, provocando así una reacción cada vez mayor entre los Fieles que ven el fraude sinodal en curso tal y como realmente lo es.  Y la Virgen Santísima – nos recuerda Sor Lucía – ya aplastó la cabeza de la serpiente. Todos los acontecimientos están siendo alineados hacia el Triunfo final del Inmaculado Corazón de María, que se seguirá de la Consagración de Rusia, aunque pueda concretizarse en medio de acontecimientos muy dramáticos, tanto para la Iglesia como para toda la Humanidad.