Homepage
Cruzada
Perspectivas
Sobre Fátima
Noticias
Recursos
Tercer Secreto
Consagración
Oración
Librería
Homepage
Apostolado
Para hacer un donativo
Más información
Nuestra señora de Fatima en línea
ImageMap for Navigation ¿Por qué Fátima? Mapa del sitio Contactar
Perspectivas Sobre Fátima
Perspectivas sobre Fátima

Dictadores de la Misericordia

por Christopher A. Ferrara
el 20 de noviembre de 2017

Se puede confiar en que Joseph Tobin (a la izquierda) y Blase Cupich (a la derecha), ambos elevados al Cardenalato por el Papa Francisco, son pro-“gay”, pro-Sagrada Comunión para adúlteros públicos y pro-política de fronteras abiertas a la inmigración. También proponen la insidiosa burla de “prenda sin costuras”, que reduce la santidad de la vida humana en todo momento a un asunto no más importante que el número de inmigrantes aceptados por los Estados Unidos.

En señal de esperanza para la Iglesia de los Estados Unidos, que está en gran decadencia, Cupich ha sido derrotado en su tentativa ascender a jefe de la comisión para las actividades pro-vida de la Conferencia Episcopal de EEUU, que él habría prontamente neutralizado, convirtiéndola en una operación de “prenda sin costuras”. Los obispos estadounidenses, quebrando el protocolo, han elegido para ese cargo, no al Cardenal que se esperaba, sino el Arzobispo Joseph Naumann de Kansas City, que, tal y como el órgano modernista Crux magazine lamenta, “está más en línea con una visión tradicional que se concentra en el aborto”. O sea, la opinión tradicional de que evitar el asesinato de inocentes es más importante que las preocupaciones liberales de moda sobre “justicia social”. En otras palabras, la visión católica.

Pero como la Crux señala con satisfacción, “con 65 y 68 años, respectivamente, Tobin y Cupich son bastante jóvenes en términos eclesiásticos y continuarán siendo jugadores importantes en una Iglesia en la que el Papa Francisco está intentando reformar y rehacer”. Pero hay un problema con el plan de Francisco de “rehacer” la Iglesia a la imagen de Tobin y Cupich: esos fastidiosos católicos, con sus irritantes blogs católicos, continúan  levantando obstáculos porque señalan que “rehacer” la Iglesia – una clásica iniciativa modernista – implica desvíos radicales de la doctrina y práctica tradicionales, cuyos resultados solo pueden ser fracaso y tragedia.

Así, Cupich se queja: “No creo que las personas estén escandalizadas del Papa. Pienso que les están diciendo que deben escandalizarse. Pienso que hay una diferencia”. Sí, aquellos maliciosos blogeros católicos están persuadiendo a las personas de que el “rehacer” la Iglesia, está siendo atentado, está causando grave perjuicio, cuando en verdad es un “maravilloso éxito” – ¡tal como ocurría en las comunas soviéticas! Por lo tanto, tiene que hacerse alguna cosa con estos negativistas y su interferencia en el “rehacer” de la Iglesia.

Por su lado, Tobin se queja de que “el internet, que supuestamente debería ser un maravilloso mercado de ideas y una plaza pública en la que podríamos hablar unos con los otros, ha reforzado y aumentado de muchas maneras la polarización” – es decir, que ha dado a los católicos la posibilidad de tocar la alarma sobre lo que Tobin, Cupich y otros andan haciendo.

De especial preocupación para Tobin y para sus colegas ‘Dictadores de  Misericordia’ son sacerdotes como el Padre Thomas Weinandy – antiguamente en el alto liderazgo del departamento doctrinal de la Conferencia Episcopal de EEUU – cuya carta abierta histórica, protestando contra los abusos de este pontificado, ha alcanzado una publicidad instantánea a escala mundial por medio de Internet, comenta la Crux, con una grave preocupación sobre esta explosión insolente del catolicismo ortodoxo.

Tobin ha informado a la Crux que “cree que, aunque internet presente oportunidades increíbles para la evangelización, también presenta dilemas particulares para los Obispos y sacerdotes, y pidió a su consejo presbiteral que considerase una política sobre la mejor manera de orientar a los sacerdotes y a los Obispos sobre el uso de los medios de comunicación social…Pienso que, como sacerdotes, hay ciertas cosas que no podemos hacer. O moralmente no deberíamos”.

Traducción: ¡estos padres entrometidos con su alarmismo sobre la doctrina y práctica sanas, deben ser silenciadas! Empezando con el Padre Weinandy, que ha sido despedido de su posición actual como consultor doctrinal de la Conferencia Episcopal de EEUU al día siguiente de la publicación de su carta.

Para ese fin, la Crux proporciona un titular a propósito para esta propaganda totalitaria: “Combatir a los que intimidan; crear una cultura del encuentro”. Que, en verdad, debería leerse: “Combatir a los ortodoxos; crear una cultura del miedo”.

He aquí los rostros gemelos de la Dictadura de la Misericordia: suprimir la verdad e imponer el conformismo de las mentiras, al mismo tiempo sonreir a cada paso con lo que ellos piensan que es su marcha de conquista de la Iglesia bajo la bandera del Papa Francisco. Pero bajo la bandera de Nuestra Señora de Fátima habrá un resultado dramáticamente diferente.

Ella le llama el Triunfo de Su Inmaculado Corazón.




amigable a su impresora
Pagina inicial

imagemap for navigation Página inicial Mapa del sitio Contactar Buscar