Homepage
Cruzada
Perspectivas
Sobre Fátima
Noticias
Recursos
Tercer Secreto
Consagración
Oración
Librería
Homepage
Apostolado
Para hacer un donativo
Más información
Nuestra señora de Fatima en línea
ImageMap for Navigation ¿Por qué Fátima? Mapa del sitio Contactar
Perspectivas Sobre Fátima
Perspectivas sobre Fátima

Lawler todavía no entiende (o no quiere entender)

por Christopher A. Ferrara
el 18 de diciembre de 2017

Al momento en que se prepara para lanzar su libro criticando lo que él mismo llama “este Papado desastroso”, titulado sensacionalmente “El Pastor perdido: Cómo el Papa Francisco está engañando a su rebaño”, parece que Philip Lawler continua aún a agarrándose a los últimos jirones que restan de la narrativa “normalista”.

Respondiendo a las críticas de catholicculture.org por no haber proporcionado ningún comentario sobre la publicación de la carta del Papa a los Obispos de Argentina, sobre la implementación de Amoris Laetitia (AL) en las Acta Apostolicae Sedis (AAS), juntamente con un rescrito papal declarando que la carta es “Magisterio autentico”, Lawler niega que este desarrollo tenga alguna importancia real. Según él, “No se ha cambiado mucho con la publicación de la carta del Papa en las Acta Apostolicae Sedis, o con la información del Cardenal Parolin de que la declaración papal es magisterial”.

Lawler continúa manteniendo que “una carta privada del Papa no puede ser entendida al mismo nivel que un documento papal formal, aún si esa carta es más tarde hecha pública”. Qué va.  El Papa Francisco hizo más que dar al público una carta privada, y Lawler sabe que es así. El rescrito papal declara que la misiva ha llegado a ser elevada al estatus de una “carta apostólica” y que la “carta apostólica” juntamente con las directrices argentinas que aprueba, son “Magisterio autentico”.

Claro que, a pesar de la etiqueta que Francisco le está aplicando, la carta apostólica no es “Magisterio autentico” – no porque la carta sea “privada”, sino porque contradice lo que el Magisterio siempre ha enseñado con respecto al acceso a los Sacramentos por los divorciados y “re-casados”. Pero Lawler no va por ahí. En vez de eso, insiste en que “Si el Papa Francisco ha hecho una declaración magisterial sobre el matrimonio, la ha hecho en Amoris Laetitia”.

¿En serio? Francisco ha declarado expresamente que su carta a los Obispos de Argentina es una “carta apostólica”, y que su aprobación a la interpretación de AL que ellos han hecho es “Magisterio autentico”. Pero Lawler rehúsa aceptar las implicaciones de la etiqueta que el Papa Francisco ha colocado en su novedad, en una tentativa transparente de forzarnos a aceptarla como doctrina católica autentica sobre la fe y la moral.

Citando el punto de vista del canonista Ed Peters, de lo que yo trato aquí, Lawler a continuación arguye que, a pesar de la aprobación evidente por parte de Francisco de una lectura heterodoxa de AL como la única interpretación correcta, “el Código de Derecho Canónico (específicamente el Canon 915) exige que los sacerdotes rehúsen dar la Sagrada Comunión a los católicos en estas circunstancias. Nadie disputa la autoridad del Papa Francisco para cambiar el Derecho Canónico, pero él no ha cambiado [énfasis suyo] el Canon 915, que, por lo tanto, continua en fuerza, con su propia ‘autoridad magisterial’.

Al igual que Peters, por tanto, Lawler simplemente parte del principio de que, desde que Francisco no “ha cambiado el Derecho Canónico” expresamente “anulando” el Canon 915, los divorciados y “re-casados” continúan impedidos de recibir la Sagrada Comunión sin enmendar la vida. Pero el Papa Francisco no puede simplemente “cambiar el Derecho Canónico” en este caso porque, como Juan Pablo II insistía, el Canon 915 está enraizado en la Ley Divina y no está sujeto a cambio.

Lawler concluye con el siguiente argumento:

“El Pontífice Romano puede hablar con autoridad en cuestiones de fe y moral, pero no puede invalidar las leyes de la lógica. En su carta a los Obispos argentinos, aplaudiendo su comprensión de su carta apostólica, el Papa Francisco ha declarado: ‘No hay otras interpretaciones’. Pero hay otras. Algunos Obispos dicen que Amoris Laetitia mantiene la doctrina tradicional de la Iglesia: otros dicen que el documento altera esas doctrinas. Estas interpretaciones son incompatibles. El documento de los Obispos argentinos, así como la exhortación apostólica del Papa, deja sin contestar cuestiones cruciales. Hasta que esas cuestiones sean claramente contestadas, no se consigue mucho pretendiendo que la confusión reinante tiene ‘autoridad magisterial”.

Perdóneme, pero ahora Lawler – contradiciendo la línea “normalista” de costumbre sobre la autoridad papal – parece poner a algunos Obispos contra el Papa Francisco, porque ellos rechazan lo que Francisco afirma ser la única interpretación correcta de AL, interpretación esa que él ahora declara “oficialmente” tratarse de “Magisterio auténtico” Pero ¿cómo es que algunos Obispos pueden rechazar el “Magisterio autentico” si realmente fuese el Magisterio auténtico?

Los argumentos de Lawler son apenas una maniobra para evitar la cuestión real: que el Papa Francisco ha pronunciado una doctrina falsa que está intentando presentar como “Magisterio auténtico”, dándole falsamente esa designación. No se trata apenas de una “confusión” o de un conflicto de interpretaciones. Francisco ha sido perfectamente claro: lo que él quiere es imponer el error a la Santa Iglesia – si tal fuere posible. Y Lawler no hace ningún bien a la Iglesia fingiendo que no es así. Y su posición en este asunto es aún más enigmática, si consideramos el subtítulo de su próximo libro: “Cómo el Papa Francisco está engañando a su rebaño”.




amigable a su impresora
Pagina inicial

imagemap for navigation Página inicial Mapa del sitio Contactar Buscar