Homepage
Cruzada
Perspectivas
Sobre Fátima
Noticias
Recursos
Tercer Secreto
Consagración
Oración
Librería
Homepage
Apostolado
Para hacer un donativo
Más información
Nuestra señora de Fatima en línea
ImageMap for Navigation ¿Por qué Fátima? Mapa del sitio Contactar
Perspectivas Sobre Fátima
Perspectivas sobre Fátima

El Cardenal Maradiaga lo niega todo,
pero las preguntas continúan sin respuesta

por Christopher A. Ferrara
el 27 de diciembre de 2017

Ha Explotado un nuevo escándalo en la escena del Vaticano, y amenaza ridiculizar todo el programa de “Francisco, el Gran Reformador”, confirmando la declaración en El Papa Dictador de que la corrupción dentro de los muros del Vaticano está peor que nunca.

Como el LifeSiteNews informa, citando una revelación ahora publicada en el diario italiano L’Espresso, el Cardenal Óscar Andrés Rodríguez Maradiaga (vulgarmente llamado por su último apellido, a pesar de la convención hispana) está ahora sometido en acusaciones de impropiedad financiera y corrupción con ella relacionada. Maradiaga, jefe del “Consejo de Cardenales” del Papa e irónicamente llamado “Vice-Papa”, es acusado de “apropiación de millones de dólares de fondos pertenecientes a la Universidad católica y a su Archidiócesis…incluso transferencias personales de 40.000 dólares al mes de la Universidad católica de Honduras, Tegucigalpa, y más de un millón de dólares transferidos a una compañía financiera de la que se sospecha que se vino abajo rápidamente después de perder parte de los fondos en Alemania”.

También está el asunto de un millón y 300 mil dólares en fondos gubernamentales transferidos a la Archidiócesis para proyectos relacionados con la Iglesia, pero que, como Pentin también informa, “fueron supuestamente desencaminados a las manos del Obispo Auxiliar Juan José Pineda, de Tegucigalpa, gran amigo del Cardenal, [para los cuales] no existe contabilidad que indique cómo el dinero fue gastado”. Pinedo es acusado de “dar apoyo financiero [de sustentar] a su compañero del sexo masculino utilizando fondos arquidiocesanos” y de tener “un apartamento construido en el campus de la Universidad de Honduras para alojar a su compañero”, señala Pentin (con referencia a un informe de la Catholic News Agency).

Y como Edward Pentin informa en el National Catholic Register, las alegaciones de corrupción han compelido el Papa Francisco a enviar el Obispo argentino Alcides Jorge Pedro Casaretto en una visita apostólica a Honduras. El Obispo Casaretto “quedó chocado con la extensión de la corrupción que descubrió, incluso relatos de abuso sexual perpetrado contra sacerdotes y seminaristas”. El informe que presentó a Francisco es sustentado por las declaraciones de 50 testigos.

L’Espresso, que evidentemente tenía acceso a una copia hecha del informe, alega que “Cuando acabó de leer el informe escrito por el enviado apostólico [El Obispo Casaretto] que él mismo había enviado a Honduras en mayo pasado, el Papa Francisco levantó las manos a la cabeza. Había acabado de descubrir que su amigo y consejero principal – el poderoso Cardenal Óscar Maradiaga, fiel sustentador de una Iglesia pobre y pauperista y coordinador del Consejo de Cardenales después de haber sido nombrado en 2013 – había recibido durante años de la Universidad católica de Tegucigalpa cerca de 41.600 dólares americanos al mes, con un bonus de más de 64.200 dólares en diciembre.

Se dice que Francisco recibió ya en mayo el informe del Obispo Casaretto, sin embargo, Maradiaga continúa en el lugar de “Vice-Papa”. Además de eso, Pentin señala, el Obispo Pineda recibió órdenes de irse a un retiro con los Jesuitas en Madrid – que es una señal cierta de que hay alguna cosa terriblemente impropia en Honduras.

Como la fuente de Pentin en el Register ha informado: “El Cardenal [Maradiaga] es conocedor de todo”. Pero Maradiaga lo niega todo y atribuye las alegaciones a una conspiración para bloquear las “reformas” de Francisco. Alega él que los fondos en cuestión fueron todos aplicados a las necesidades de la Archidiócesis, pero este artículo publicado en Honduras, que incluye registros de contabilidad con los números de cheques y los nombres de los portadores, muestra que, sólo en 2015, se le pagó directamente a Maradiaga en persona, el equivalente a cientos de miles de dólares.

Además de eso, la negación general de Maradiaga no consigue proporcionar una refutación específica de las acusaciones y en su defensa, no ha presentado una contabilidad de los fondos. Como Philip Lawler observa, y con razón:

“No se preocupen, explica la Arquidiócesis, los fondos no eran para uso personal del Cardenal; eran para las necesidades generales de la Arquidiócesis de Tegucigalpa. Oh, así está bien.

“Pero esperad un minuto. ¿Cómo sería, que una Universidad católica en un país empobrecido, dispone de 40.000 dólares al mes? Todos sabemos que hay escuelas católicas que son subsidiadas por la Diócesis local. ¿Pero alguna vez habéis oído hablar de una diócesis católica que está siendo subsidiada por una escuela local?

“No tiene sentido.

“Puede haber una explicación inocente para los fondos enviados a las cuentas del Cardenal Maradiaga. Pero no es esta”.

Maradiaga completa 75 años este viernes (29 de diciembre), edad en la que las reglas de la Iglesia exigen que él presente su renuncia. Preveo que el Papa Francisco no la aceptará y permitirá que Maradiaga se mantenga en el lugar. No puede arriesgarse a proceder de otra manera, porque la caída del “Vice-Papa” Maradiaga significaría el colapso de toda la campaña de relaciones públicas promoviendo la “Iglesia de los pobres” liderada por el “Papa del pueblo” que “va a las periferias”. Por esa misma razón, siguiendo la presentación del informe condenatorio del Obispo Casaretto, Francisco (como Pentin señala) “ha decidido tomar en sus propias manos el asunto, en vez de dejar que una comisión o una visita apostólica más extendida se ocupase más de ella…”

En efecto, Maradiaga ha relatado alegremente al Vatican News, del aparato de relaciones públicas del Vaticano, que el Papa Francisco le ha telefoneado para decirle: “Perdona todo el mal que han hecho contra ti”. ¿Quién son “ellos” – los cincuenta testigos que han verificado el informe del Obispo Casaretto? ¿Qué mal han hecho “ellos” a Maradiaga? El único mal hecho parece haber sido cometido por los amigos de Maradiaga con su pleno conocimiento, si no por él mismo, personalmente. Parece estar preparándose una tentativa de encubrimiento.

Pero Dios hará salir un mayor bien de todos los males. En este caso, el mayor bien es una revelación de la verdad, no sólo sobre este pontificado, sino de toda la “renovación” fraudulenta de la Iglesia según el “espíritu del Vaticano II”. Es toda una ilusión. Y esa ilusión, con sus consecuencias desastrosas, es precisamente lo que tiene que ver con el Tercer Secreto de Fátima.




amigable a su impresora
Pagina inicial

imagemap for navigation Página inicial Mapa del sitio Contactar Buscar