Homepage
Cruzada
Perspectivas
Sobre Fátima
Noticias
Recursos
Tercer Secreto
Consagración
Oración
Librería
Homepage
Apostolado
Para hacer un donativo
Más información
Nuestra señora de Fatima en línea
ImageMap for Navigation ¿Por qué Fátima? Mapa del sitio Contactar
Perspectivas Sobre Fátima

Los "Misioneros de Misericordia":
La anatomía de un truco de relaciones públicas

por Christopher A. Ferrara
El 18 de marzo de 2016

Ya que 1000 “Misioneros de la Misericordia” han sido lanzados en misión por el Papa Francisco, la pregunta surge: ¿qué es exactamente lo que se pretende que hagan que los párrocos normales no pueden hacer? La respuesta ya se ha hecho evidente: nada en absoluto, como se muestra en un informe inadvertidamente revelador de la agencia de noticias católica (ANC).

Tal y como el informe dice, según el Vaticano, a los “Misioneros de la Misericordia” (MDMs) les ha sido dada la facultad de “absolver pecados en casos que están reservados a la Santa Sede”. Una vez más vemos la confusión entre la absolución de “pecados reservados a la Santa Sede”, de los cuales no hay realmente ninguno según el código de la ley canónica de 1983, y la absolución de sanciones adjuntas a pecados, tales como la excomunión, que en algunos casos está aún reservado al Vaticano incluyendo pecados que han sido absueltos localmente por un párroco.

A este respecto, la prensa católica ha hecho caso omiso al significado de la aclaración” vaticana como la ANC informa:

Aunque hay varios de tales pecados, la Santa Sede ha aclarado que las facultades de los Misioneros de la Misericordia están limitadas a apenas cuatro.

Son los siguientes: Profanación de las especies eucarísticas por robarlas o guardarlas para un propósito sacrílego; el uso de la fuerza física contra el Pontífice Romano; la absolución de un copartícipe en un pecado contra el Sexto Mandamiento (“no cometerás el adulterio”) y una violación directa por un confesor contra la privacidad sacramental.

Observad que dos de los cuatro pecados son cometidos sólo por clérigos, y que uno – robar la Eucaristía para profanarla – es una ofensa que muy pocos laicos hayan cometido alguna vez , casi todos ellos son cometidos por satanistas.

Observad también lo que está faltando de la lista: el aborto, o sea la latae sententiae (automática) excomunión adjuntada al aborto bajo el Canon 1398. ¿Por qué es que el aborto no está en la lista? Respuesta: no hay ningún “pecado reservado a la Santa Sede”, ni ninguna sanción reservada a la Santa Sede respecto al aborto. Cualquier párroco puede absolver el pecado y el mismo sacerdote puede quitar la sanción con una facultad otorgada por su Obispo.

El lector recordará que la información de que los medios de comunicación mundiales dicen que Francisco, a quien los medios constantemente anuncian como “el Papa de la misericordia” humillando así a sus predecesores supuestamente inclementes, ha autorizado a los MDMs para “perdonar el pecado del aborto”. ¿De dónde han sacado esta idea? ¡De Francisco mismo! Como ha declarado en su carta ampliamente publicada al Arzobispo Fisichella, Presidente del Concilio Pontificio por la Promoción de la Nueva Evangelización:

Por este motivo también, he decidido conceder, no obstante cualquier disposición en contra, a todos los sacerdotes para el Año Jubilar la licencia de absolver el pecado del aborto a aquellos que lo hayan procurado y que, con corazón contrito, buscan el perdón por ello.

Habéis leído correctamente: Francisco “ha concedido” a los sacerdotes para el “Año de la Misericordia” la licencia que ya tenían, encogiendo así implícitamente la amplitud de misericordia ya disponible en el confesionario. Uy. Por lo tanto, la “aclaración” tardía de que Francisco, efectivamente, no ha concedido facultad alguna, para “perdonar el pecado del aborto”.

Con respecto a las cuatro sanciones detalladas encima, ¿qué le impediría a Francisco conceder simplemente a cada párroco del mundo la facultad de remitir las sanciones conforme al tema de la misericordia “sin límites” de Dios? Nada en absoluto.

Así, entonces, ¿qué servicio a la Iglesia prestan los MDMs que no puedan del mismo modo ser proporcionados sin el tiempo y gastos que se necesitan para llevar centenares de sacerdotes a Roma para recibir su “mandato” especial como MDMs? Ninguno en absoluto. Cuán superfluo es lo que son los MDMs se muestra en el propio informe de la ANC:

Los obispos podrán entrar en contacto con los Misioneros de la Misericordia cercanos e invitarlos a entrar en sus diócesis.

El Padre Landry [uno de los MDMs] dijo que cuando los misioneros fuesen invitados por un Obispo a venir a una diócesis, las cosas concretas que realmente harán dependerán de lo que quiere el Obispo en particular.

“Cada pastor, cada Obispo que invita a un Misionero de la Misericordia tendrá una idea general de cómo servirse de él de la mejor manera”, ha dicho, explicando que en la mayoría de los lugares a lo mejor serían invitados a predicar y a oír las confesiones en foros tales como congresos, convenciones juveniles, eventos para las familias y peregrinaciones.

En otros términos, más allá de remitir las cuatro sanciones que Francisco pudiese haber autorizado a cualquier párroco a remitir, los Obispos tendrán que inventar tareas para que los MDMs tengan algo que hacer, si hasta deciden incluir a un MOM en sus programaciones diocesanas. Pero todas las funciones que ha mencionado Landry pueden ser, y ya son, ejecutadas por sacerdotes normales.

¿Es esto una broma? No. Es un truco de relaciones públicas en servicio de un eslogan: “La revolución del Papa Francisco de ternura y amor”, como el Cardinal Kasper tan desvergonzadamente lo describe. Durante los últimos 50 años – pero hoy más que nunca – la Iglesia ha sido gobernada por tales eslóganes revolucionarios y “acontecimientos” en vez de por la sustancia de la Fe católica. Y es esta efímera e inútil nube la que señala la crisis tal vez más grande de la historia de la Iglesia.




amigable a su impresora
Pagina inicial

imagemap for navigation Página inicial Mapa del sitio Contactar Buscar