Homepage
Cruzada
Perspectivas
Sobre Fátima
Noticias
Recursos
Tercer Secreto
Consagración
Oración
Librería
Homepage
Apostolado
Para hacer un donativo
Más información
Nuestra señora de Fatima en línea
ImageMap for Navigation ¿Por qué Fátima? Mapa del sitio Contactar
Perspectivas Sobre Fátima

Sobre aquellos "fundamentalistas"

por Christopher A. Ferrara
El 6 de abril de 2016

Como Barack (“aborto de nacimiento parcial”) Obama, de quien es bastante amigo, El Papa Francisco simplemente rehúsa admitir que toda la violencia terrorista que actualmente está estallando en el corazón de Europa está siendo perpetrada por musulmanes según los preceptos de una religión que Pío XI debidamente había llamado “la oscuridad del Islán”. Francisco continúa aludiendo a estos malos practicantes de la religión inventada de Mahoma como misteriosos “fundamentalistas”, habiendo infamemente afirmado ya que “tenemos algunos – muchos – en la Iglesia Católica”.

Ahora, ¿qué es lo que caracteriza al fundamentalismo islámico? Las siguientes cosas entre otras: la yihad perpetua, la violación, la decapitación, crucifixión y quema de personas vivas, la esclavitud, el  trato de las mujeres como objetos, lo que incluye la mutilación de sus genitales, las matanzas por honor, apedreando y enterrando a personas vivas para tales ofensas como el adulterio, la pena de muerte para aquellos que salen de la religión o “insultan al Profeta” (hasta en naciones árabes industrializadas), leyes que criminalizan la exposición pública de religiones no-musulmanas y la prohibición de la construcción de iglesias (de nuevo, incluso en naciones árabes desarrolladas), y, por supuesto, incontables matanzas de víctimas inocentes con bombas y armas automáticas esgrimidas por musulmanes que gritan el nombre de Alá mientras llevan a cabo la matanza.

Y ¿qué es lo que caracteriza a los “fundamentalistas” de quienes Francisco pretende hacer creer que hay  “muchos” en la Iglesia Católica? Ninguno de estos males, antes la adherencia estricta a la verdad, como Francisco mismo dejó claro hablando sobre la cuestión de la violencia musulmana:

El fundamentalismo es una enfermedad que hay en todas las religiones. Entre nosotros católicos tenemos algunos – y no sólo algunos, muchos – que creen [que ellos están en] la verdad absoluta y que ensucian a sus prójimos con la calumnia, la desinformación, y haciendo el mal. Ellos hacen mal. Lo digo porque es mi Iglesia.

Lo que es revelador es que Francisco nunca ha distinguido a los “fundamentalistas” supuestamente católicos del “fundamentalismo” en general. Por lo tanto, cuando él emplea el término “fundamentalismo cruel” para describir los perpetradores de la matanza de Bruselas, intencionalmente evita dar cualquier indicio de que el Islán está detrás de la violencia. Sino que la matanza más reciente perpetrada por musulmanes ha sido atribuida al mismo “fundamentalismo” genérico que es una “enfermedad… en todas las religiones”. Según Francisco, no hay nada, en absoluto, propio en el Islán que conduzca a la violencia – aunque toda la historia de la religión de Mahoma es una epopeya de la conquista violenta.

He aquí un paralelo curioso con Obama y el liderazgo de las naciones europeas actualmente bajo el ataque de los terroristas musulmanes: la negativa tenaz hasta de mencionar alIslán en conexión con la violencia perpetrada enteramente por musulmanes y hecha precisamente para que el Islán avance en Europa. “Con la ayuda de Alá, os conquistaremos”, cantó una muchedumbre de musulmanes en la ciudad alemána de Duisburg. En Bruselas, musulmanes bailaron en las calles después de la matanza perpetrada por sus correligionarios musulmanes. Ahora hay unas 900 “no entra” zonas en ciudades europeas donde el dominio musulmán efectivamente ha creado mini-estados islámicos a través de la Unión Europea.

La reconquista musulmana de Europa está avanzando. Sin embargo, ni el Papa ni las autoridades seglares de occidente una vez cristiana nombran al enemigo que abiertamente jura destruirles. Esto es en verdad uno de los misterios de la iniquidad que caracteriza la era tal vez más asombrosa de la historia de la Iglesia. Y todo fue vaticinado en el Secreto que la Madre de Dios confió a tres pastorcitos en un campo fuera de la aldea nombrada por una princesa musulmana que se convirtió al cristianismo – en un tiempo en que la Iglesia aún reconocía el mal del Islán y deseaba luchar contra él.




amigable a su impresora
Pagina inicial

imagemap for navigation Página inicial Mapa del sitio Contactar Buscar