Homepage
Cruzada
Perspectivas
Sobre Fátima
Noticias
Recursos
Tercer Secreto
Consagración
Oración
Librería
Homepage
Apostolado
Para hacer un donativo
Más información
Nuestra señora de Fatima en línea
ImageMap for Navigation ¿Por qué Fátima? Mapa del sitio Contactar
Perspectivas Sobre Fátima

¿Es Francisco un incauto voluntario de Islán radical?

por Christopher A. Ferrara
el 22 de julio de 2016

Los lectores recuerden tal vez que Francisco tuvo recientemente una charla en el Vaticano con un musulmán “moderado” Sheik Ahmed el-Tayeb, el “Gran Imán” de la Universidad Al-Azhar en El Cairo, y tal vez el erudito más autorizado del Islán sunita que una vez sirvió como nada menos que como el “Gran Muftí” de Egipto.

Pienso recordando ese momento ¿“Moderado? ¡Gorda mentira”! Pensaba que el viejo Ahmed había llamado a matar infieles en uno de sus escritos o alocuciones, porque apenas estaría de acuerdo con el código legal islámico “moderado” de Egipto y de otros estados “moderados” islámicos. Pero dejé el asunto caer porque nadie puede estar al tanto de todos los acontecimientos del circo bergogliano.

Sin embargo, alguien ha hecho el trabajo por nosotros. Raymond Ibrahim, nacido de padres cristianos coptos en Egipto, una autoridad en el Islán, y fluido tanto en inglés como en árabe, ha revelado lo siguiente en su sitio web:

La semana pasada en su programa televisivo visto a través de Ramadán, el Dr. Ahmed al-Tayeb – que había sido invitado recientemente al Vaticano y había sido calurosamente abrazado por el Papa Francisco y descrito en los medios de comunicación occidentales como “moderado” – ha dicho que “la apostasía contemporánea se presenta a sí misma bajo la apariencia de crímenes, asaltos, y grandes traiciones, por lo tanto, la tratamos ahora como un crimen que debe ser combatido y castigado”.

Mientras su punto principal fue que aquellos que no siguen Islán son propensos a ser criminales, enfatizó en especial que aquellos cuya apostasía es evidente son un “gran peligro para la sociedad islámica. Y es porque su apostasía es el resultado del odio hacia el Islán y un reflejo de su oposición contra él. En mi opinión, esto es gran traición”.

Sheikh al-Tayeb agregó lo que todos los musulmanes saben: “Aquellos estudiosos de Islán [al-fuqada] y los imanes de las cuatro escuelas de jurisprudencia consideran la apostasía un crimen y están de acuerdo que el apóstata debe o renunciar su a su apostasía o ser ejecutado”.

Finalmente, por añadidura, citó un hadiz, o tradición, del profeta del Islán que permite la ejecución de compatriotas musulmanes bajo tres circunstancias: el adulterio, el asesinato, y la apostasía.

El sitio web islámico anti-radical Mahound’s Paradise señala que el Instituto del Cairo para los Estudios de Derechos Humanos ha exigido que el-Tayeb se retractase de sus afirmaciones, pero no ha recibido respuesta alguna. El instituto ha señalado además un hecho que Francisco, en el ejercicio de la prudencia razonable en cuanto a musulmanes “moderados”, debería de haber sido consciente: que la universidad donde al-Tayeb es Gran Imán “adopta dos alocuciones contradictorias: una es abierta y dirigida hacia el exterior, mientras la otra apoya el extremismo violento, y es dirigida hacia dentro”.

El autor de Mahound’s Paradise conjetura que “el Papa no comprende lo que el-Tayeb realmente cree o más significativamente, no le importa”. Yo creo en el la segunda alternativa, porque explicaría mucho, incluso la demanda de Bergoglio de permitir la verdadera invasión islámica de Europa y su reacción curiosamente callada ante el genocidio continuo de cristianos de manos de musulmanes a lo largo y ancho del mundo hoy en día.

Está la declaración muy increíble de Francisco de que “No me gusta cuando [algunos] hablan de genocidio de cristianos en el Medio Oriente: Es un reduccionismo”. ¡Por amor de Dios, hasta el gobierno estadounidense lo llama genocidio!

¿Es Francisco un incauto voluntario de Islán radical? ¿Apostaríais cualquier suma sustancial de dinero a que no lo es?

Hasta qué punto el elemento humano de la Iglesia ha caído desde los días en que una mujer musulmana capturada llamada Fátima se convirtió a la Fe durante la reconquista de Portugal y su liberación de la tiranía de Islán, se casó con su propio apresador, que se había enamorado de ella, y llegó a ser la Princesa Oureana (su nombre cristiano). Es por ella que la aldea de Fátima es así llamada.

Hoy, sin embargo, el Papa mismo se inclina ante Imanes y Muftís mientras el Islán resurge en Europa con el aplauso del Vaticano, cuyos representantes asistieron a la inauguración de la primera mezquita en Roma en 1989.

Parece que sólo la directa intervención divina puede poner fin a esta locura. ¡Nuestra Señora de Fátima, ruega por nosotros!




amigable a su impresora
Pagina inicial

imagemap for navigation Página inicial Mapa del sitio Contactar Buscar