Homepage
Cruzada
Perspectivas
Sobre Fátima
Noticias
Recursos
Tercer Secreto
Consagración
Oración
Librería
Homepage
Apostolado
Para hacer un donativo
Más información
Nuestra señora de Fatima en línea
ImageMap for Navigation ¿Por qué Fátima? Mapa del sitio Contactar
Perspectivas Sobre Fátima

Francisco pone todo el aparato vaticano
sobre el Matrimonio y la Familia
bajo dos prelados subversivos a ambos

por Christopher A. Ferrara
el 18 de agosto de 2016

Hoy (el 17 de agosto) el Vaticano ha anunciado que por motu proprio (su propia iniciativa), Francisco ha edificado formalmente el nuevo “super-dicasterio” del Concilio Pontificio para los Laicos, la Familia y la Vida (CPLFV), efectivo el 1 de septiembre. El nuevo dicasterio absorberá (y así abolirá) a los Concilios Pontificios para la Familia y el Laicado y también traspasará la función de la aún existente Academia Pontificia para la Vida, cuyo miembro, el filósofo alemán Josef Siefert había publicado una crítica devastadora de la desastrosa Amoris Laetitia, pidiendo a Francisco corregir sus errores contra la Fe.

Francisco ha nombrado como líder del CPLFV a Mons. Kevin Joseph Farrel de Texas, un prelado “pro-gay” extensivamente denunciado por haber instalado como cura de una parroquia en Texas a un sacerdote homosexual que participó en una página de internet explícitamente “gay” para clérigos y religiosos homosexuales. (El sacerdote se suprimió apenas después de una clamorosa protesta pública contra el nombramiento).

Farrel claramente acepta como norma que haya sacerdotes homosexuales en el ministerio pastoral. Citando comentarios hechos por Francisco cuanto al “respeto” para con “personas homosexuales” Farrel declaró aquí que “La Iglesia aún tiene la expectativa de que los sacerdotes deben comprometerse a una vida de castidad como célibes tanto si son homosexuales o heterosexuales”. ¿Aún? ¿La expectativa? ¿Si son homosexuales o heterosexuales?

Así terminamos con la enseñanza y practica constantes de la Iglesia, afirmada por Benedicto XVI, que hombres que se consideran a sí mismos “gays” no pueden ser admitidos a los seminarios porque su condición intrínsecamente desordenada les hace indignos para el sacerdocio, que es configurado a la persona de Cristo, el varón por excelencia.

Cuanto a la aún existente Academia Pontificia para la Vida, ésta se ha entregado al Arzobispo “pro-gay” Vincenzio Paglia que reemplaza como Presidente al obispo español Ignacio Carrasco de Paula. Paglia también tomará el cargo del Instituto Juan Pablo II para los Estudios sobre el Matrimonio y la Familia, reemplazando como principal Canciller al Vicario General de Roma el Cardenal Agostino Vallini. Vallini denunció la difusión de preservativos en las escuelas públicas italianas como “una iniciativa [que] apenas puede ser combatida por la Iglesia de Roma y las familias cristianas seriamente afectadas por la educación de sus hijos”.

Paglia ha alabado infamemente la serie televisiva de propaganda “gay” que se llama “Familia Moderna” y fue él quien “fue también responsable por invitar el año pasado a parejas homosexuales al Encuentro Mundial de Familias. En su defensa de la invitación Paglia declaró: “Estamos siguiendo precisamente la Instrumentum Laboris del Sínodo. Todos han sido invitados, y a nadie se excluye”.

No es de extrañar que Paglia también apoya la causa favorita de Francisco de hallar una manera de admitir a la Sagrada Comunión, a adúlteros públicos en “segundos matrimonios”, habiendo publicado entre sesiones del risiblemente mal-nombrado “Sínodo sobre la Familia” un libro promoviendo el derrocamiento de la enseñanza y disciplina contrarias en defensa de la indisolubilidad del matrimonio, afirmado bajo Juan Pablo II, especialmente en Familiaris consortio. En efecto, como Edward Pentin ha informado, miembros del Instituto Juan Pablo II, conocidos por la defensa de su enseñanza a este respecto, en las dos sesiones del Sínodo fueron sistemáticamente excluidos de participación alguna.

Con la creación de este nuevo “super-discasterio” y estos dos nombramientos, Francisco en efecto ha puesto todo el aparato vaticano en cuanto al Matrimonio y la Familia bajo el control de dos prelados que son manifiestamente subversivos a ambos.

Con cada día que pasa, Francisco confirma aún más la advertencia calamitosa de Sor Lucía de Fátima que “la batalla final entre el Señor y el reino de satanás será sobre el Matrimonio y la Familia…Cualquier persona que trabaje a favor de la santidad del Matrimonio y de la Familia siempre será combatida y contrariada en todos los sentidos, porque ésta es la cuestión decisiva”. ¿Pero quién habría pensado que la oposición estaría auxiliada e instigada por la propia persona que ocupa la Silla de San Pedro?




amigable a su impresora
Pagina inicial

imagemap for navigation Página inicial Mapa del sitio Contactar Buscar