Homepage
Cruzada
Perspectivas
Sobre Fátima
Noticias
Recursos
Tercer Secreto
Consagración
Oración
Librería
Homepage
Apostolado
Para hacer un donativo
Más información
Nuestra señora de Fatima en línea
ImageMap for Navigation ¿Por qué Fátima? Mapa del sitio Contactar
Perspectivas Sobre Fátima

Últimas noticias sobre los “disparates ecuménicos”
Francisco es desairado por los ortodoxos en Georgia:
Un desenlace irónico.

por Christopher A. Ferrara
el 3 de octubre de 2016

Mientras escribo esta columna, el Papa Francisco está en la República Democrática de Georgia, ubicada entre el Mar Negro y el Mar Caspio. La razón de si este reciente viaje papal era necesario está muy lejos de ser evidente, aunque esto sea igualmente verdad respecto de virtualmente todos los viajes papales que se han emprendido desde el Concilio Vaticano II. El jet-set Papal es apenas aún otra de las novedades indignas que han disipado la energía y recursos de la Iglesia a lo largo de los pasados 50 años.

Estaba prevista otra inútil reunión ecuménica en un estadio de deportes de la capital georgiana de Tbilisi con la Iglesia ortodoxa georgiana participando en la Misa pontificia, por medio de delegados de obispos. Pero ninguno de ellos compareció, y apenas 3.000 personas estuiveron presentes en un estadio que puede acomodar 27.000 personas. ¿Qué pasó?  

Pues bien, como UPI informa, parece que los ortodoxos de Georgia no quieren tener nada que ver con los espectáculos ecuménicos que fingen una concordia que no existe en realidad: “Se preveía que Líderes de la Iglesia ortodoxa georgiana enviasen delegados a la ceremonia, pero ninguno de los obispos de la Iglesia ortodoxa compareció. El Portavoz vaticano, Greg Burke, dijo que las reglas ortodoxas los mantuvieron fuera. En una declaración publicada en la página web de la Iglesia ortodoxa, la Iglesia decía a sus seguidores que no podían participar en la misa”.

Cuán irónico. Hubo un tiempo, no hace tanto tiempo – en verdad menos de sesenta años – cuando las reglas católicas prohibían la participación católica en las liturgias de otras religiones. El Papa Pio XI, apenas 34 años antes de que el Vaticano II abriese el camino al caos en la Iglesia, hizo clara la razón de por qué existe en la Iglesia esta disciplina perene:

Bien claro se muestra, pues, Venerables Hermanos, por qué esta Sede Apostólica no ha permitido nunca a los suyos que asistan a los citados congresos de acatólicos; porque la unión de los cristianos no se puede fomentar de otro modo que procurando el retorno a los disidentes a la única y verdadera Iglesia de Cristo, de la cual un día desdichadamente se alejaron; a aquella única y verdadera Iglesia que todos ciertamente conocen, y que por la voluntad de su Fundador debe permanecer siempre tal cual El mismo la fundó para la salvación de todos. Nunca, en el transcurso de los siglos, se contaminó esta mística Esposa de Cristo, ni podrá contaminarse jamás, como dijo bien San Cipriano: “No puede adulterar la Esposa de Cristo; es incorruptible y fiel. Conoce una sola casa y custodia con casto pudor la santidad de una sola estancia”.

Fijados, Pio XI hablaba apenas de asambleas ecuménicas involucrando católicos y protestantes. La idea de la participación católica en ceremonias religiosas conjuntas con protestantes u otros acatólicos estaba explícitamente prohibida por la ley de la Iglesia bajo el predominante código de la ley canónica de 1917: “Es ilegal para los fieles asistir de cualquier manera activa, o de tomar parte en los servicios sagrados de acatólicos”. (Canon 1258.1) La única excepción era “la presencia pasiva o apenas material de católicos en los funerales y bodas de acatólicos…debido a deberes civiles o de honor, por un motivo grave que, en caso de duda, debe ser aprobado por el obispo bajo condición de que sea ausente el peligro de perversión o escándalo”. (Canon 1258.2)

Hoy, después de medio siglo de “ecumenismo”, la Iglesia está atormentada por una sucesión interminable de liturgias “ecuménicas” conjuntas de que los Papas ante-conciliares no podrían haberse imaginado ni siquiera en sus peores pesadillas. Pero llevando esta locura a un nivel nuevo, ¡Francisco está preparando para viajar a Suecia todavía este mes para participar en una liturgia conjunta con obispos postizos luteranos para “conmemorar” la rebeldía protestante y la vida del monje maníaco de Wittenburg, que la inició!

Dando crédito a la jerarquía ortodoxa de Georgia por algo que ha desaparecido de la jerarquía católica enredada en la peor crisis que la Iglesia católica alguna vez ha soportado: una celosa solicitud por la integridad de su religión, que no dejarán sea corrompida por su participación en una liturgia católica – una liturgia que, lo irónico que parezca, los ortodoxos ven como un horror liberalizado.

¿Qué podremos decir cuando obispos ortodoxos cismáticos tienen más solicitud sobre la integridad de su secta cismática que tienen los líderes de la única verdadera Iglesia sobre la integridad de la única verdadera religión? Sólo podemos decir que ésta es precisamente la crisis que sin duda el Tercer Secreto integro vaticina: la “desorientación diabólica” en la Iglesia, comenzando desde su vértice.

Y todo podría haberse evitado si Rusia hubiese sido debidamente consagrada al Inmaculado Corazón de María. Pero ahora, me parece, el Cielo tendrá que llevar a cabo la Consagración por el camino difícil: un castigo de la Iglesia y del mundo, como se ha predicho en la enigmática visión apocalíptica que el Vaticano quiere que creamos es el Tercer Secreto en su totalidad, que el corrupto Cardenal Sodano ha “interpretado” como siendo nada más que una representación de acontecimientos del Siglo XX. ¡Qué va!




amigable a su impresora
Pagina inicial

imagemap for navigation Página inicial Mapa del sitio Contactar Buscar