Homepage
Cruzada
Perspectivas
Sobre Fátima
Noticias
Recursos
Tercer Secreto
Consagración
Oración
Librería
Homepage
Apostolado
Para hacer un donativo
Más información
Nuestra señora de Fatima en línea
ImageMap for Navigation ¿Por qué Fátima? Mapa del sitio Contactar
Perspectivas Sobre Fátima

Otra semana, otra purga bergogliana

por Christopher A. Ferrara
el 31 de octubre de 2016

Inmediatamente después de una purga de todo el aparato vaticano que trataba del matrimonio y de la familia, cuyas oficinas están empaquetadas ahora con partidarios de la Sagrada Comunión dada a adúlteros públicos en “segundos matrimonios”, como discutí aquí y aquí, Francisco acaba de purgar ahora a todos los miembros de la Congregación para el Culto Divino (CCD), dejando apenas a su jefe, el Cardenal Robert Sarah, aislado e impotente.

La acción vino poco después de que el Cardenal Sarah se había atrevido sugerir que los sacerdotes deberían regresar a la celebración de la Misa frente a Dios en el altar. Como catholicculture.org informa con asombro obvio:

“En una acción pasmosa, el Papa Francisco ha sustituido a todos los miembros de la Congregación vaticana para el Culto Divino, el cuerpo que se encarga de las cuestiones litúrgicas. Es algo ordinario para el Pontífice romano nombrar algunos nuevos miembros en cada congregación vaticana, echando fuera miembros que han servido ya durante varios años. Pero el 28 de octubre el Vaticano anunció que el Papa Francisco había nombrado 27 nuevos miembros de la Congregación para el Culto Divino, transformando completamente la composición de ese cuerpo”.

“Los nuevos nombramientos dan un carácter visiblemente más liberal” a la CCD, el informe continúa. ¿Por qué es que no estoy sorprendido? Nos llena de temor leer la lista de los miembros sustituidos, comparándola con la lista de los que fueron extirpados.

Los nuevos miembros incluyen una manada de liberales certificados: el Cardenal Pietro Parolin que es Secretario de Estado; el Cardenal Beniamino Stella que es el Prefecto de la Congregación para el Clero; y el Cardenal Gianfranco Ravasi, el presidente ambicioso, sudo-intelectual del Concilio Pontificio para la Cultura.

Pero, lo peor de todo, Francisco ha gestionado el regreso al poder sobre la liturgia al Arzobispo Piero Marini (que no debe confundirse con Guido Marini, el actual maestro papal de las ceremonias litúrgicas), que se cuenta entre los nuevos miembros de la CCD. Marini era un discípulo del infame Annibale Bugnini, arquitecto de la Nueva Misa, que fue saqueado y exiliado a Irán después de que el Pablo VI hubiese leído un dosier documentando alegaciones sobre la afiliación masónica de Bugnini (un dosier cuya existencia Bugnini había admitido en su autobiografía de 800 páginas de auto-elogio, a la vez que negaba que era masón).

Como ha observado el Padre Brian Harrison, un respetado teólogo-sacerdote y amigo mío de siempre en un comentario enviado por email y publicado por Catholic Family News, Marini es:

“…un oponente vocifero a las tendencias tradicionales en la liturgia. En el tiempo de Juan Pablo II había orquestado novedades litúrgicas tales como lectoras con los pechos al aire en una Misa papal en Papúa Nueva Guinea, y una variedad de otras formas dudosas de ‘inculturación’. En la Misa papal de 1995 en Sydney para la primera beatificación en Australia (de la Bendita, ahora Santa, Mary McKillop), en confabulación con las monjas liberales y sin hábitos que dominan la congregación ya disminuyendo fundada por la Madre McKillop, Marini sustituyó el Credo por una arreglada letanía eco-amigable, reemplazó el rito penitencial por un baile pagano hecho por un semi-desnudo y pintado hombre indígena en el que dicho hombre expulsaba los espíritus malignos con la ayuda de una lata de aluminio fumígena, y tuvo a un enorme grupo de ministros eucarísticos laicos elevando durante la consagración ciborios llenos de Hostias, casi como si fueran ‘concelebrando’”.

A la vez, la más reciente purga begogliana elimina a todos los conservadores litúrgicos de la CCD, incluidos Cardenales Raymond Burke, Angelo Scola y George Pell – todos los tres oponentes al esfuerzo implacable de Francisco de admitir adúlteros públicos a los Sacramentos – Marc Ouellet, Angelo Bagnasco y Malcolm Ranjith tal vez el más conservador de todos ellos.

Como el Padre Harrison observa:

“Esta eliminación casi completa de la totalidad de los miembros votantes de una congregación, hecha de golpe y plumazo – algo sin precedentes en la historia del Vaticano, nos parece – lo es también, realmente, un desaire agudo contra el Papa Emérito Benedicto XVI, porque el foco de su legado pontificio ha sido una restauración de la tradición, la dignidad, y el latín en la Sagrada Liturgia. Estamos llenos de un profundo presentimiento tenebroso en cuanto a qué cambios habrá sobre la manera en la que se supone que prestaremos culto, y qué pasará quizás con respecto a la manera en que será socavada la liberación por Benedicto del Rito Latino Tradicional a causa de la asombrosa purga papal que ha sucedido hoy”.

¡Sí, cómo no! Y para aumentar nuestra preocupación, mientras escribo esta columna [el 28 de octubre] Francisco se está preparando para viajar a Lund, Suecia, donde participará en una “conmemoración” pasmosa y totalmente escandalosa de Lutero y la Sublevación Protestante, con indicios tormentosos en el aire sobre una apertura catastrófica a la “inter-comunión” con luteranos en “ciertos casos” – en el mismísimo momento en que los adúlteros públicos en “ciertos casos” están siendo permitidos ya (en ciertos lugares) a recibir la Sagrada Comunión mientras continúan viviendo en adulterio.

Si esto no es el despliegue del Tercer Secreto de Fátima, entonces no puedo imaginar lo que Nuestra Señora hubiese confiado a los videntes después de que les dijese, al inicio del Secreto, “En Portugal, el dogma de la fe será conservado siempre”.

¡Qué Dios nos ayude!




amigable a su impresora
Pagina inicial

imagemap for navigation Página inicial Mapa del sitio Contactar Buscar