Homepage
Cruzada
Perspectivas
Sobre Fátima
Noticias
Recursos
Tercer Secreto
Consagración
Oración
Librería
Homepage
Apostolado
Para hacer un donativo
Más información
Nuestra señora de Fatima en línea
ImageMap for Navigation ¿Por qué Fátima? Mapa del sitio Contactar
Perspectivas Sobre Fátima
Perspectivas sobre Fátima

El Jefe de la Academia Pontificia bergoglianizada
"para la Vida" elogia a un líder de la cultura de muerte

por Christopher A. Ferrara
el 28 de febrero de 2017

Algún día cercano, prometo que esta columna tratará sobre buenas noticias de la Iglesia Católica tal y como he hecho en el pasado. El problema temporal, sin embargo, es que el torrente de malas noticias importantes que emanan del Vaticano bergogliano no da señal alguna de detenerse. A partir de esta perspectiva de Fátima, existe el deber de concienciar a nuestros lectores del desarrollo asombroso más reciente en línea con la profecía del Tercer Secreto, para mejor confirmar la precisión de la profecía para aquellos que, por acaso, todavía duden de ella.

Los lectores de esta columna recordarán que Papa Bergoglio ha esencialmente destruido la Academia Pontificia para la Vida, eliminando su requisito de un juramento pro-vida al redactar con otras palabras sus estatutos y convertir la Academia en un grupo de investigación de “desarrollo integral” que involucra a acatólicos y hasta ateos, y al destituir a todos los miembros antiguamente nombrados.

El Arzobispo Vincenzo Paglia, nuevo jefe de la ya neutralizada Academia, proviene de las filas de progresistas seudo-intelectuales seleccionado personalmente por Francisco para llevar a cabo su programa, y es así confiadamente “gay”-amigable y a favor de que la Sagrada Comunión s concedida a adúlteros en “segundos matrimonios”. El aspecto de este hombre es típico de esta especie de persona:

Con previsible tristeza, Paglia ha confirmado el cambio destructivo del propósito de la Academia al proferir un elogio entusiasta de un gran “héroe” de la cultura de muerte en Italia. Hoy (el 27 de febrero), LifeSiteNews informó que a principios de este mes Paglia había hecho un elogio de 20 minutos sobre el fundador difunto del Partido Radical de Italia, Marco Pannella, durante una discusión de la bibliografía de Pannella recientemente publicada.

Como LifeSite observa, Pannella:

“Encabezó la Liga italiana para el divorcio, aprovechándose exitosamente del agitprop estilo-leninista para hacerlo legal en 1970. Pannella participó con todas las ganas en la cultura de muerte – tanto si fuese ó no, exitoso – como la legalización del aborto, las uniones homosexuales, la blasfemia, el amor libre, los derechos transgéneros, etc. Quería terminar con la prohibición contra el exhibicionismo y el uso recreativo de drogas y soñaba con vaciar las prisiones italianas con una amnistía general. Pannella era proponente de la no-violencia y el socialismo, el nudismo y la abolición del concordato entre Italia y la Iglesia católica. Su Partido Radical apoyaba todo eso y más aún”.

Pannella, que se había revelado a ser “bisexual”, no podía hacer mal alguno, según la opinión de Paglia. En su elogio, Paglia alabó al político malévolo – que falleció sin haberse reconciliado con la Iglesia – como “un hombre de gran espiritualidad” cuya muerte era “una gran pérdida, no sólo para la gente del Partido Radical, sino también para nuestro país”.

¿Qué perdió exactamente Italia por el fallecimiento de este ideólogo, que promovía lo mal radical en todos los ámbitos? Esto es el diletantismo intelectual del peor tipo: un reconocimiento dado a los engaños del “pensamiento radical” como una construcción intelectual, cuyo “atrevimiento” y “convicción” merecen la estimación del diletante, sin hacer referencia al bien o al mal.

¿Y qué quería decir Paglia por “espiritualidad”? Apenas el acostumbrado disparate seudo-intelectual: que Pannella fervorosamente creía en sus “valores”, lo que le hacía una “persona espiritual”. Como Paglia lo expresó: “Su vida muestra como un hombre puede ayudar a avanzar la historia hacia la defensa de la dignidad de todas las personas, en especial de las que son marginalizadas. … Me complace mucho decir que Marco era un hombre verdaderamente espiritual que luchaba y esperaba contra toda la esperanza…”

La “defensa de la dignidad de todas las personas” es, por supuesto, imposible de reconciliar con el asesinato de niños en el seno materno, las uniones homosexuales, la blasfemia, el amor libre, y el abuso de drogas. Pero no lo es – para un prelado llanamente moderno como Paglia. Para Paglia, la defensa de la dignidad humana no significa la defensa del orden moral, o hasta de la santidad de la vida, sino de la “libertad” en el sentido moderno y totalmente corrupto del término. Por eso es, que Pannella luchaba “contra toda esperanza” – es decir, contra los códigos morales y legales que restringen la “libertad” – ipso facto significando así, que luchaba por la “dignidad humana”.  

La “espiritualidad” de Pannella, según Paglia, incluía su sueño de “un convento que sería establecido no con base en las reglas de otros, sino con base a sus propias reglas, las del pensamiento radical... Estaba en contra de la transcendencia, diría que las reglas no descienden del Cielo, es el Hombre quien las crea y quien asegura que estén aplicadas. ¡Si por la palabra transcendencia estaba designando algo que es exterior, distante o platónico, es obvio que debemos de estar de acuerdo con Marco, en que las ideas deben encarnarse en nuestra propia carne”!

Hubo más disparates seudo-intelectuales: o sea, la proposición absurda de que alguien que niega la existencia de un reino espiritual y transcendente era un hombre espiritual. Pues bien, aserciones incoherentes son la cuña del pensamiento modernista que suspende el principio de la no-contradicción para continuamente negar lo que es afirmando o afirmar lo que es negado.

La risa es la única respuesta apropiada a la afirmación de Paglia de que “hoy Marco, que está lleno del espíritu, aún está soplando y pidiéndonos ayudar al espíritu cuyo aliento mueve la historia… ¡Me alegra que el espíritu de Marco pueda ayudarnos a movernos en aquella misma dirección”! ¿A dónde exactamente, piensa Paglia, que ha ido Pannella? ¿A algún universo alternativo donde puede emprender la radical agitación izquierdista por toda la eternidad? ¿Imagina él que el “espíritu” de Pannella en el más allá, está aún liderando los esfuerzos de la Izquierda radical de Italia? ¿Cree Paglia en los Cuatro Novísimos? ¿O se ha deshecho de la Muerte, el Juicio, el Cielo y el Infierno a favor de alguna vaga idea del más allá habitado por almas difuntas que continúan siendo lo mismo que eran en esta vida?

Qué podemos pensar de este tributo absurdo al “espíritu de Marco” sino que es un disparate personal de Paglia. Pennella, LifeSite observa además, “había recibido varias llamadas del Papa Francisco”; y cuando Pennella estaba moribundo, Francisco instruyó a Paglia “Ve allá en seguida y salúdalo de mi parte…” ¿Y esto podría interpretarse como un sacerdote que es enviado al lecho de muerte de Pannella como un esfuerzo para salvar su alma? No se menciona eso. Lo importante, evidentemente, era el “saludo” de Francisco.

Pero “Marco”, dice Paglia, “vivía como un creyente preparado para pagar el precio con su propio ser por aquello en lo que creía”. Sin embargo, en lo que creía era completamente malo, incluso la idea de que los niños puedan ser asesinados en el seno materno, y este hecho evidentemente no tiene importancia para el nuevo jefe de lo que una vez fue la Academia Pontificia para la Vida.

No obstante, esto no es apenas un disparate personal de Paglia. Como LifeSite recuerda: “la presentación del Arzobispo recuerda mucho a un elogio semejante hecho por el Papa Francisco a Emma Bonino, otro miembro prominente e histórico del Partido Radical. Era una de las “grandes olvidadas” del país, dijo Francisco en febrero de 2016, sobre la principal promotora del aborto en Italia”.

El informe de LifeSite concluye por observar que “Riccardo Cascioli, editor de La nuova Bussola Quotidiana, uno de los periódicos más conservadores de Italia, llamó al autor de este elogio alucinante [Paglia]: ‘el presidente de la “Academia Pontificia para la Muerte’”. En este momento en el pontificado bergogliano, ¿se puede decir que la afirmación de Cascioli era una simple ironía y no literalmente la verdad?

¡Nuestra Señora de Fátima rescatad vuestra Iglesia!




amigable a su impresora
Pagina inicial

imagemap for navigation Página inicial Mapa del sitio Contactar Buscar