Homepage
Cruzada
Perspectivas
Sobre Fátima
Noticias
Recursos
Tercer Secreto
Consagración
Oración
Librería
Homepage
Apostolado
Para hacer un donativo
Más información
Nuestra señora de Fatima en línea
ImageMap for Navigation ¿Por qué Fátima? Mapa del sitio Contactar
Perspectivas Sobre Fátima
Perspectivas sobre Fátima

Actualización sobre "Las locuras ecuménicas"

Las "vísperas" anglicanas en San Pedro:
Otra exhibición una falsa de "unidad" que no es tal.

por Christopher A. Ferrara
el 13 de marzo de 2017


El chiste a expensas de la Iglesia católica

Estoy aquí en Roma para reunirme con el equipo de respuesta rápida de The Fatima Center para dar testimonio contra la más reciente de esta serie interminable de atrocidades ecuménicas que han seguido el Concilio Vaticano II y su inyección del virus paralizante de “ecumenismo” hacia el interior de la Iglesia.

Estoy refiriéndome al acontecimiento que tendrá lugar hoy – el 13 de marzo – en el mismísimo altar de San Pedro, debajo de la Silla de San Pedro en el corazón de la Iglesia católica visible: la Basílica de San Pedro. Allá un grupo de ministros anglicanos profanará ese lugar sagrado llevando a cabo su equivalente de las Vísperas católicas (lo que ellos llaman Evensong). Esto, evidentemente, es lo que Papa Bergoglio determina ser apropiado para el aniversario de su elección como sucesor de San Pedro. Pero ¿qué pensaría San Pedro sobre esto? La pregunta se responde por sí sola.

A partir del momento en que esta columna aparece en línea, el sacrilegio ya habrá sido perpetrado, y comunicaré lo que yo habré atestiguado en la columna del martes. Para ahora, proporciono alguna información antecedente al espectáculo triste:

La foto encima retrata al Papa Bergoglio riéndose con algunas anglicanas en la “Iglesia” Todos los santos en Roma, durante su visita del 26 de febrero – la primera jamás hecha por un Papa a una “parroquia” anglicana. El video del acontecimiento, orgullosamente publicado por el centro anglicano de Roma, muestra a Bergoglio participando en una liturgia en conjunto con “sacerdotes” y “obispos” anglicanos.

He puesto las comillas en el párrafo anterior para hacer el punto que los anglicanos no poseen una iglesia ni parroquias, tampoco sacerdotes u obispos. Como el Papa León XIII pronunció infaliblemente en su bula Apostolicae Curae, que es misteriosamente omitida de sus bulas papales del archivo vaticano:

“Por eso, adhiriéndonos estrictamente, en esta materia, a los decretos de los Pontífices, Nuestros predecesores, y confirmándolos más plenamente, y, por decirlo así, renovándolos por Nuestra autoridad, por Nuestra propia iniciativa y certero conocimiento, Nos pronunciamos y declaramos que las ordenaciones llevadas a cabo conforme al rito anglicano han sido, y son, absolutamente nulas y sin efecto.

Como los anglicanos no tienen sacerdocio ni episcopado válidos, no pueden poseer una iglesia propiamente hablando, como hasta Juan Pablo II enseñó en Dominus Iesus: “las comunidades eclesiales que no han preservado el episcopado válido y la sustancia genuina e integral del misterio Eucarístico no son iglesias en el sentido propio…”

Más bien, lo que tienen los anglicanos es una organización apenas humana, una especie de club, fundado hace 500 años por un rey rebelde que había querido el divorcio de su primera esposa y, para conseguirlo, se hizo jefe de lo que ahora se llama “la Iglesia de Inglaterra”, conduciendo así a toda Inglaterra por el camino del cisma y a de la herejía de las cuales nunca se ha curado.

Hoy la “Comunión anglicana” exhibe los escombros espirituales y morales de una organización humana que ha ido a la deriva con la marea de la historia, desprovista de la protección del Espíritu Santo contra el error. En su original “Libro de oración en común” y Los 39 artículos de religión están repletos de herejías, incluso la negación de la primacía papal y la enseñanza perenne del Magisterio como una fuente de autoridad junto con la Biblia, la negación de la existencia de los Siete Sacramentos, la negación de la existencia de Purgatorio, y el error luterano sola fide – la salvación por la fe y confianza sola sin necesidad de las buenas obras. El camino inicial hacia la herejía ha conducido inevitablemente, hoy, a la pretendida ordenación de mujeres y de homosexuales practicantes.

La enseñanza moral de la “Comunión anglicana” es una burla a Dios y a Su ley: no sólo el error original del divorcio, sino también la anticoncepción, el aborto, la sodomía y las uniones homosexuales – todo esto ha hallado aceptación en la “Comunión anglicana”.

Tan decrépita ha llegado a ser la “Comunión anglicana” que el clero y el laicado anglicanos la han abandonado en grandes números para hacerse católicos, juntándose con los “ordinariatos” establecidos por Benedicto XVI donde antiguos ministros anglicanos están instruidos en la Fe católica y después válidamente ordenados como sacerdotes (evidenciando así que es mentira la idea falsa ecuménica de que eran ministros válidos de Cristo antes de su conversión).

¿Por qué es que el Papa Bergoglio – en línea con Juan Pablo II, hay que decirse –  continúa a sustentando la decadente y moribunda “Comunión anglicana” por prestar la dignidad del oficio pontificio a su pompa litúrgica y clérigos falsos, a la vez que hace caso omiso a su herejía e inmoralidad groseras? ¿Por qué será que el elemento humano de la Iglesia ha abandonado abruptamente la enseñanza perenne de la Iglesia que, como Pío XI afirmó apenas 37 años antes del Vaticano II: “la unión de los cristianos no se puede fomentar de otro modo que procurando el retorno de los disidentes a la única y verdadera Iglesia de Cristo, de la cual un día desdichadamente se alejaron”?

Consideradlo como uno de los misterios de iniquidad mencionado por la Virgen en su mensaje/advertencia, comúnmente conocido como el Tercer Secreto de Fátima.

Más desde en Roma mañana.




amigable a su impresora
Pagina inicial

imagemap for navigation Página inicial Mapa del sitio Contactar Buscar