Homepage
Cruzada
Perspectivas
Sobre Fátima
Noticias
Recursos
Tercer Secreto
Consagración
Oración
Librería
Homepage
Apostolado
Para hacer un donativo
Más información
Nuestra señora de Fatima en línea
ImageMap for Navigation ¿Por qué Fátima? Mapa del sitio Contactar
Perspectivas Sobre Fátima
Perspectivas sobre Fátima

Más sobre esa "corrección formal"

por Christopher A. Ferrara
el 28 de marzo de 2017

La columna de ayer trataba de la inutilidad de una “corrección formal” de los errores de Amoris Laetitia (AL) por parte de los cuatro cardenales porque no identifica realmente esos errores para corregirlos, sino que apenas explica lo que es la enseñanza tradicional de la Iglesia. Los lectores razonables tal vez piensen que he sido demasiado duro con los cuatro cardenales, y comprendo esta objeción. Pero una columna de John-Henry Westen de LifeSite News, también publicada ayer, demuestra que cualquier aproximación que no llegase a ser una corrección de verdad de los errores específicos del documento sería inadecuada para enfrentar la crisis sin paralelo que ha incitado AL.

Como observa Westen, Francisco permanece callado frente a las dubia de los cuatro cardenales, aunque AL ha hecho posible un escenario, al parecer, imposible en el cual “los obispos de Alemania hacen caso omiso al divorcio y re-casamiento mientras que al pasar la frontera de Polonia esto es mortalmente pecaminoso”. Nada igual ha sucedido en la historia de la Iglesia. Por eso, como concluye Westen:

“La dicotomía es la prueba clara de que el Papa mismo, al rehusar aclarar a pesar de la petición formal y pública de los cuatro cardenales y súplicas asociadas por incontables clérigos y laicos católicos, es culpable de traicionar a toda la Iglesia. Por dejar que esta farsa continúe, ha diseminado la confusión en los corazones de los fieles. Esta confusión podría conducir al pecado mortal y por eso a la condenación eterna.

“El Papa Francisco está en efecto jugando con fuego. El fuego del infierno”.

Westen tiene razón: Francisco ha traicionado a la Iglesia. AL ha diseminado la confusión en los corazones de los fieles. Su implementación por obispos progresistas, con su bendición, ha puesto las almas en peligro de condenación eterna por tolerar relaciones que son objetiva y mortalmente pecaminosas y por invitar a personas involucradas en esas relaciones a recibir la Sagrada Comunión de modo sacrílego. Permitir que suceda esto es literalmente jugar con el fuego del infierno.

Aunque estas acusaciones parezcan asombrosas, reflejan la situación innegable que este Papa está presidiendo. Y no es una exageración describir como apocalíptico este estado de cosas, en el sentido de “catastrófico y de suma importancia”.

Por eso no será suficiente presentar la enseñanza correcta junto a la enseñanza de AL. Porque AL es nada menos que nefasta, como demuestran sus efectos morales catastróficos que están rápidamente realizándose. Lo necesario para combatirlo, por lo tanto, es nada menos que una condena, lo que quiero decir “el acto de...denunciar”.

AL debe ser denunciado en la misma manera como un grupo valiente de teólogos preocupados ya han hecho: por una exposición y censura meticulosas de sus errores específicos contra la fe. La defensa de la Iglesia exige nada menos. Y la primera línea de esa defensa, me parece, debe ser aquellos que son llamados sus Príncipes, ellos que usan el rojo del mártir, y que oyen esta admonición del Papa que le han elevado:

“A la gloria de Dios Todopoderoso y al honor de la Sede Apostólica, recibe este birette escarlato como señal de la dignidad del cardenalato, significando tu disponibilidad de actuar con valentía, hasta el derramamiento de tu sangre, para el aumento de la fe cristiana, por la paz y tranquilidad de la gente de Dios y para la libertad y crecimiento de la Santa Iglesia Romana”.

Espero que los cuatro Cardenales, si por acaso sean conscientes de mis opiniones sobre este tema, comprenderán el espíritu en que les están proferidas.




amigable a su impresora
Pagina inicial

imagemap for navigation Página inicial Mapa del sitio Contactar Buscar