Homepage
Cruzada
Perspectivas
Sobre FŠtima
Noticias
Recursos
Tercer Secreto
Consagraciůn
Oraciůn
LibrerŪa
Homepage
Apostolado
Para hacer un donativo
MŠs informaciůn
Nuestra seŮora de Fatima en lŪnea
ImageMap for Navigation ŅPor quť FŠtima? Mapa del sitio Contactar
El Secreto de F√°tima...revelado - II Parte

El Secreto de Fátima...revelado

Segunda Parte

No puedo prolongarme aqu√≠ en lo que contin√ļa siendo un misterioso episodio en la historia del Tercer Secreto: En 1957, la Santa Sede pidi√≥ el texto del Secreto, el cual hab√≠a permanecido hasta entonces en el palacio del Obispo de Leiria/F√°tima. ¬ŅQui√©n tom√≥ esta iniciativa? ¬ŅCon qu√© prop√≥sito? Un an√°lisis detallado de los hechos me ha permitido formular una hip√≥tesis plausible, aunque no he logrado alcanzar ninguna certidumbre.

A mediados de marzo de 1957, el Obispo da Silva le encarg√≥ a su Obispo Auxiliar Venancio la responsabilidad de entregar el preciado documento al Obispo Cento, el entonces Nuncio Apost√≥lico en Lisboa. El Obispo Venancio le implor√≥ a su obispo que finalmente leyera el Secreto y que sacara una copia del manuscrito antes de mandarlo a Roma, pero el anciano obispo persisti√≥ en su negativa. El Obispo Venancio, quien me relat√≥ esto en F√°tima el 13 de febrero de 1983, se tuvo que contentar con mirar el sobre mientras lo sosten√≠a contra la luz. Pudo ver una peque√Īa hoja dentro del sobre, de la cual midi√≥ el tama√Īo exacto. Es as√≠ que sabemos que el Tercer Secreto no es muy largo, probablemente consista de unos 20 √≥ 25 renglones, es decir, aproximadamente tan largo como el Segundo Secreto. Esto nos permite rechazar como no aut√©nticos varios textos de mucha mayor longitud que algunos falsificadores han tratado de presentarle al p√ļblico para que los acepte como el verdadero Secreto de F√°tima.

El 16 de abril de 1957, el sobre sellado lleg√≥ a Roma. ¬ŅQu√© pas√≥ con √©ste? Fue depositado en la oficina del Papa P√≠o XII, en un peque√Īo cofre que dec√≠a ‚ÄúSecreto de la Santa Sede‚ÄĚ.(3) Fue la Madre Pascalina quien le dijo esto al periodista Robert Serrou, quien a su vez confirm√≥ recientemente este hecho.

¬ŅLey√≥ el Secreto el Papa P√≠o XII?

Aunque parezca sorprendente, la respuesta es casi con certeza que No. Al igual que el Padre Alonso, doy varios argumentos s√≥lidos para apoyar esta conclusi√≥n; notablemente los testimonios del Cardenal Ottaviani y de Monse√Īor Capovilla, Secretario del Papa Juan XXIII, quien nos declar√≥ que el sobre a√ļn estaba sellado cuando el Santo Padre lo abri√≥ en 1959, un a√Īo despu√©s de la muerte del Papa P√≠o XII.

Uno entiende, por tanto, las palabras solemnes con las que la Hermana Lucía se dirigió al Padre Fuentes el 26 de diciembre de 1957, quien tenía a su cargo la postulación de la beatificación de Jacinta y Francisco. La Hermana Lucía dijo: “La Santísima Virgen está muy triste, pues nadie le da ninguna importancia a Su Mensaje ... Ni los buenos ni los malos ...

"Los buenos contin√ļan su camino pero sin prestar atenci√≥n al Mensaje ... No puedo dar m√°s detalles, debido a que a√ļn es un secreto ... S√≥lo el Santo Padre y su Excelencia el Obispo de F√°tima podr√≠an conocerlo, de acuerdo con el deseo de la Sant√≠sima Virgen ... Pero no han querido conocerlo dado que ellos no han querido ser influenciados."

Por esta raz√≥n, sin duda, el Papa P√≠o XII prefiri√≥ esperar hasta 1960, pero muri√≥ antes de ese a√Īo. ¬°Qu√© p√©rdida para la Iglesia!(4)

La Anticipación Unánime y Ferviente

Al acercarse el a√Īo de 1960, toda la gente Cristiana, recuerdan los m√°s ancianos, esperaba con confianza la prometida revelaci√≥n del Secreto. Y ustedes los italianos (aqu√≠ presentes) sin duda sab√≠an que en 1959 hab√≠a en todo el pa√≠s un gran movimiento de devoci√≥n al Coraz√≥n Inmaculado de Mar√≠a. Durante varios meses, la Virgen de F√°tima cruz√≥ la pen√≠nsula, atrayendo en su camino multitudes entusiastas y esparciendo por todas partes Sus prodigios de gracia, fervor extraordinario, milagros de conversiones, milagros de palomas(5) ... El 13 de septiembre de 1959, todos los Obispos del pa√≠s consagraron solemnemente a Italia al Coraz√≥n Inmaculado de Mar√≠a. Desafortunadamente, el movimiento fue tan poco alentado por el Papa Juan XXIII, que su silencio y reserva no pudieron pasar desapercibidos.

El Papa Juan XXIII Lee el Secreto de F√°tima y se Niega a Divulgarlo


Sabemos que el Papa hizo que el sobre le fuera entregado en Castelgandolfo el 17 de agosto de 1959, por Monse√Īor Philippe, quien era entonces oficial de la Santa Sede. Tengamos en cuenta que de esta manera la transmisi√≥n del Secreto al Soberano Pont√≠fice tom√≥ un car√°cter oficial y gener√≥ a su alrededor cierta solemnidad, lo cual muestra la estima en que se ten√≠a a F√°tima en aquella √©poca. El Papa Juan XXIII no abri√≥ el sobre inmediatamente. Se content√≥ con declarar ‚ÄúEstoy esperando para leerlo con mi confesor‚ÄĚ. ‚ÄúLa lectura del Secreto‚ÄĚ, expres√≥ con precisi√≥n Monse√Īor Capovilla, ‚Äúfue hecha unos d√≠as m√°s tarde. Pero debido a las dificultades ocasionadas por las peculiaridades del idioma, se pidi√≥ la asistencia del traductor de portugu√©s de la Secretar√≠a de Estado, Monse√Īor Paulo Jose Tavarez‚ÄĚ, quien despu√©s ser√≠a nombrado Obispo de Macao. Posteriormente, el Papa Juan XXIII, hizo que le leyeran el Secreto al Cardinal Ottaviani, Prefecto de la Santa Sede.

Abramos ahora un peque√Īo par√©ntesis. Ciertamente sabemos bien que el juzgar ‚Äúrevelaciones privadas‚ÄĚ es algo que le concierne a la Jerarqu√≠a. En 1960 era evidente que la Iglesia ya hab√≠a reconocido oficialmente la autenticidad Divina de las apariciones de F√°tima, probadas, adem√°s, m√°s s√≥lidamente que ninguna otra aparici√≥n por profec√≠as incontestables y milagros deslumbrantes, como nos lo acaba de recordar el Padre Gruner. De acuerdo con la orden de la Sant√≠sima Virgen que fue transmitida a trav√©s de la Hermana Luc√≠a, los dos prelados a cargo, el Obispo de Leiria y el Patriarca de Lisboa, hab√≠an asumido p√ļblicamente el compromiso de revelar su contenido completo a m√°s tardar en 1960. Durante m√°s de 15 a√Īos, no se hab√≠a dado ninguna declaraci√≥n autorizada, para rebatir estas promesas repetidas a trav√©s del mundo entero por Cardenales, Obispos y expertos sobre F√°tima, tan renombrados como el can√≥nigo Galamba, el can√≥nigo Barthas o el Padre Messias Dias Coelho. La revelaci√≥n de los primeros dos Secretos en 1942 bajo el consentimiento del Papa P√≠o XII estableci√≥, adem√°s, un precedente. Es as√≠ como los fieles ten√≠an perfectamente el derecho de esperar de la autoridad suprema esta prometida revelaci√≥n. Ten√≠an al menos el derecho a una explicaci√≥n exacta y directa por parte del Santo Padre.

El 8 de febrero de 1960 se supo s√ļbitamente por medio de un simple comunicado de prensa que el Tercer Secreto de F√°tima no ser√≠a revelado. Fue una decisi√≥n an√≥nima que es, por su naturaleza misma, totalmente irresponsable. ¬ŅCu√°les fueron las razones que la motivaron? El comunicado del Vaticano solamente hab√≠a ofrecido disculpas inconsistentes, incluso contradictorias. El comunicado an√≥nimo de prensa incluso termin√≥ en traici√≥n: ‚ÄúAunque la Iglesia reconoce las apariciones de F√°tima, no tiene el deseo de asumir la responsabilidad de garantizar la veracidad de las palabras que los tres pastorcitos dijeron que la Virgen Mar√≠a les hab√≠a dirigido‚ÄĚ.(6) Es as√≠ que, aparentemente, el Vaticano no s√≥lo asumi√≥ como propia la posici√≥n insostenible del Padre Dhanis (la exposici√≥n y an√°lisis detallados de esta incoherente tesis est√°n en el primer volumen),(7) sino que dicho comunicado fue a√ļn m√°s lejos. ¬°P√ļblicamente y sin ninguna raz√≥n v√°lida, puso en la m√°s ignominiosa sospecha la credibilidad de la Hermana Luc√≠a y del Mensaje de F√°tima en su totalidad!

De acuerdo con Monse√Īor Capovilla, varios Prelados Romanos hab√≠an sido consultados. Pero lo que es cierto es que las autoridades portuguesas a cargo fueron ignoradas de manera odiosa. Ni el Obispo Venancio ni el Cardenal Cerejeira hab√≠an sido consultados o notificados por Roma.

Despu√©s de releer y analizar este lamentable comunicado de prensa del 8 de febrero de 1960 o, todav√≠a m√°s, mediante el estudio del miserable art√≠culo publicado en junio por el Padre Caprile en Civilta Cattolica, uno se encuentra descorazonado por los masivos ejemplos de incoherencia, las inexactitudes y falsedades pronunciadas por autoridades responsables en la misma Roma acerca del tema de F√°tima. Esto nos dice qu√© tan injustificada e injusticiable es la decisi√≥n de no atender a la voluntad expresa de la Virgen Inmaculada, Reina de los Ap√≥stoles, quien demand√≥ que Su Secreto fuera revelado a m√°s tardar en 1960. Tambi√©n es cierto que caus√≥ inmenso da√Īo a la causa de F√°tima.

Se puede decir que fue desde la fecha en que el ‚ÄúSecreto de Mar√≠a‚ÄĚ fue ignorado p√ļblicamente, que la devoci√≥n a la Sant√≠sima Virgen comenz√≥ a decrecer de manera perceptible y despu√©s alarmante en el seno mismo de la Iglesia Cat√≥lica. M√°s que nunca, las palabras de la Hermana Luc√≠a se pueden aplicar: ‚ÄúLa Sant√≠sima Virgen est√° muy triste, pues nadie le presta atenci√≥n a Su Mensaje‚ÄĚ. Y esta falta, debemos atrevernos a decirlo, iba a tener consecuencias incalculables. Porque al ignorar las profec√≠as y las peticiones de F√°tima, fue la Virgen Mar√≠a, fue Dios mismo quien fue ignorado, quien fue ridiculizado frente al mundo. El castigo condicional anunciado a trav√©s de la maternal advertencia de La Inmaculada iba a ser entonces llevado a cabo tr√°gica e inevitablemente.

Contin√ļe leyendo
¬°El Tercer Secreto Revelado!



amigable a su impresora
Pagina inicial

imagemap for navigation P√°gina inicial Mapa del sitio Contactar Buscar